La Vuelta promete

  • El tridente del Movistar ya ha confirmado asistencia, y Vincenzo Nibali, Richie Porte y Rigoberto Urán han anunciado su deseo de participar en la ronda española
  • Thomas es la máxima duda, mientras que Froome prácticamente se autodescarta

Mikel Landa, durante el Tour / ()

Tras el Tour de Francia, la Vuelta a España representa la última gran carrera del calendario ciclista antes del Mundial en Ruta, que este año se celebrará en Innsbruck. Muchos corredores intentan salvar la temporada en la ronda española, mientras que otros la usarán para llegar en las mejores condiciones posibles a la cita mundialista.

El Movistar Team ya anunció que su 'tricefalia' irá al completo a la Vuelta, igual que han hecho en la ronda gala. En el caso del combinado español, la Vuelta es una oportunidad de oro para redimirse y olvidar un Tour que no ha sido como ellos esperaban.

Mikel Landa y Nairo Quintana son los más necesitados del trío. El primero llegaba como gran estrella y reclamaba para sí el liderato del equipo, pero solo ha conseguido una victoria de etapa en la Tirreno Adiático en todo el año. El colombiano por su parte está en una situación similar. Una victoria en Suiza y otra en un Tour en el que se tuvo que conformar con el décimo puesto, de nuevo muy lejos de los esperado.

Valverde llegará sin presiones. En España ya lo ha hecho todo: ha ganado la Vuelta, ha conseguido seis pódiums, tres regularidades, tres combinadas y nueve etapas. El murciano seguramente esté más liberado que en Francia, pero estará con la vista puesta en el Mundial en Ruta, donde a pesar de tener más medallas que nadie (6) ninguna de ellas es de oro.

De ser bajas en el Tour a favoritos en la Vuelta

Otros de los corredores que llegan a España con la necesidad de ganar y de salvar la temporada son precisamente aquellos que han acabado abandonando el Tour. Vincenzo Nibali es el máximo ejemplo de ello. El italiano fue derribado y cayó al suelo, teniendo que abandonar la carrera. Aunque no lo ha confirmado al cien por cien, ha asegurado que su intención es estar en una Gran Vuelta que ya conquistó en 2010.

Richie Porte y Rigoberto Urán son dos ejemplos más. Ambos prepararon el Tour a conciencia y ambos tuvieron que abandonar por desafortunadas caídas. Ambos han manifestado públicamente sus deseo de estar en la Vuelta, y si llegan en buenas condiciones pueden ser claron candidatos a conquistar la carrera.

Froome se baja del carro

El que parece que no va a estar en la Vuelta este año es su actual campeón, Chris Froome. El británico se dio a conocer allí en 2011 y solo faltó en 2013 (en 2015 abandonó). Tras correr el Giro, se especuló con que si ganaba el Tour intentaría el 'triplete', pero tras tener que conformarse con el tercer lugar ha afirmado que "quizá" este año haya que renunciar a la carrera.

El que sí puede que esté es Geraint Thomas, reciente ganador de la ronda gala, aunque no aún no está claro. El galés tenía la Vuelta en su calendario, pero la victoria en Francia puede haber cambiado los planes para él.

De una forma u otra, la carrera estará más abierta e igualada que nunca y el menos dominio del Sky en la ronda española hace que los ciclistas se suelten, se vean más ataques y más espectáculo. Tendremos que esperar para ver quién irá definitivamente a la carrera, pero en un principio, parece que la Vuelta a España promete.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?