El estreno de Pedro Sánchez

En su primer balance como presidente del Gobierno, a tan solo dos meses de haber llegado a La Moncloa, se ha preocupado mucho de rebajar el tono hacia Cataluña anunciando, entre otras cuestiones, que no judicializará la vida política

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hace balance de su gestión en el Ejecutivo justo antes del parón del mes de agosto. / ()

Las cosas que pasan estos días y desde hace dos meses en el palacio de La Moncloa, por mucho que nos suenen del pasado, son todas nuevas. Al menos para sus protagonistas. Y hoy es uno de esos días en los que uno de ellos, nada menos que el actor principal, lo ha vivido en sus propias carnes.

La historia se remonta a la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Ejecutivo. Corría el año 2004. El expresidente socialista inició una tradición que luego han continuado Mariano Rajoy y ahora Pedro Sánchez. Aquella práctica democrática y periodísticamente saludable de hacer balance del curso político antes de disfrutar de una o dos semanas de descanso en el mes de agosto.

Pedro Sánchez ha querido seguir la tradición y lo ha hecho además volviendo a la sala de prensa del Consejo de Ministros. Y es que Rajoy prefirió para esas ocasiones la llamada Sala de Tapices del complejo de La Moncloa, que, sin duda, es mucho más elegante y solemne que la sala de prensa, ya muy familiar para la audiencia.

Sea como sea, Sánchez se estrenaba este viernes y lo ha hecho además con una gran expectación por parte de los medios. Desde que accediera a la presidencia del Gobierno tras ganar la moción de censura a Mariano Rajoy todavía no se había plantado sólo y ante los periodistas, “a calzón quitao”, para dejarse preguntar y repreguntar lo que éstos quisieran.

Es cierto que ha ofrecido algunas ruedas de prensa, pero siempre en cumbres en el extranjero y, a veces (casi siempre) con límite de preguntas y acompañado de otro mandatario. Así que los periodistas teníamos ganas de poder preguntar al presidente por cosas más domésticas. Y así ha sido.

Casi una hora y veinte minutos ha durado la conferencia, entre su discurso inicial y las preguntas de los reporteros. Y se le ha preguntado de todo: sobre Cataluña, sobre la inmigración, sobre la senda de estabilidad (sí, ese tema tan apasionante), sobre los taxistas, las elecciones, Franco...

Pero si quitamos toda la paja, está claro que Sánchez traía para su estreno en este balance, dos mensajes muy claros que quería repetir una y otra vez. Uno, el de rebajar la tensión con Cataluña. El presidente no ha escatimado en utilizar todo tipo de sinónimos de diálogo, consenso, colaboración... para tratar de seguir destensando la cuerda con la Generalitat.

Lo más llamativo ha sido que sin saber lo que va a ocurrir en el futuro poco menos que se ha comprometido a no presentar ni un recurso o denuncia más contra el gobierno de Quim Torra. Y no sólo eso, sino que deja claro que una solución para el conflicto catalán pasa por una votación. Claro que todo ello con la Constitución en la mano.

El otro mensaje con el que Sánchez ha querido atraer la atención ha sido con la inmigración. Y lo ha hecho anunciado la creación de un mando único para coordinar las labores de vigilancia y protección relacionadas con la inmigración en las fronteras y en el Estrecho.

De hecho, este ha sido el principal anuncio, la principal novedad de una extensa rueda de prensa en la que poco ha hablado del futuro. “Tenemos una hoja de ruta clara”, ha repetido varias veces, pero esa hoja de ruta se la ha quedado de momento en su cabeza.

Lo que sí ha dejado claro es que agotará la legislatura. Además sin “aguantar”, sólo “avanzando”. Pero claro, con un panorama en el Congreso de los Diputados que no le augura muchos avances, veremos hasta cuándo podrá mantener esa previsión de llegar hasta 2020 en La Moncloa.

El de hoy ha sido el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones. Ahora las señoras y los señores ministros podrán descansar un par de semanas. Porque el 24 de agosto, tres días antes de que el presidente inicie una gira por varios países de Latinoamérica, volverán al tajo. Y entonces seguro que pasará alguna otra cosa que a todos nos parecerá nueva. Aunque sea una tradición.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?