¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Colombia comienza la era Duque

  • Colombia se prepara para cuatro años de un presidente conservador, heredero directo de Uribe, que quiere mantener el vínculo con él, pero también crear su propia impronta alejado del expresidente
  • Al nuevo presidente le esperan muchos frentes abiertos, asesinatos de líderes sociales y una preocupantes polarización social del país

El presidente electo colombiano, Iván Duque, junto a su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez. / ()

Iván Duque ha tomado posesión de su cargo como Presidente de Colombia para los próximos cuatro años con un panorama preocupante, además del futuro del polémico plan de paz con las FARC que firmó Santos, muchos frentes abiertos y un país que necesita modernizarse y adecuar su economía alejándola de los cultivos ilegales.

Duque, abogado de 43 años, ha formado un gabinete paritario, con la mitad de las carteras ministeriales en manos de mujeres, aunque ha señalado que han sido elegidas por sus méritos y no por el hecho de ser mujeres. Un buen número de los nuevos ministros son personas muy cercanas al ex presidente Uribe, lo que se analiza en Colombia como el control de Uribe en el nuevo gabinete de Duque. Recordar que Alvaro Uribe, está siendo investigado por la Corte Suprema de Justicia de Colombia por una presunta manipulación de testigos en el caso contra Ivan Cepeda.

El asunto del acuerdo de paz con las FARC y la negociación con el ELN que ha abierto su predecesor, el presidente Juan Manuel Santos, también está en la cuerda floja. Duque ha dicho que quiere modificar partes de ese acuerdo con las que no comulga. Otra cosa es que las FARC estén por la labor. En el otro lado, está el ELN que tiene 1.500 combatientes y una red tentacular de apoyos, que tiene el proceso negociador paralizado y se mantiene a la expectativa de lo que pueda decidir el nuevo gobierno.

Durante su toma de posesión, la oposición ha convocado una marcha en protesta por las muertes de activistas sociales y defensores de derechos humanos en Colombia. Esto en lo que se refiere al escenario nacional, pero sin ir muy lejos, Duque tiene en la vecina Venezuela, a su peor azote. Nicolás Maduro ha acusado en varias ocasiones al ejecutivo colombiano de estar detrás de los intentos de boicot para hacer caer a su gobierno.

Precisamente a la frontera con Venezuela, viajará Duque esta misma semana con la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley. Una visita que en principio está destinada a que la diplomática norteamericana vea de primera mano la crisis humanitaria que está provocando la huida masiva de venezolanos que buscan refugio en Colombia y para quien piden ayuda internacional las autoridades de Bogotá, que se ven desbordados por la avalancha de gente. Por otro, es una afrenta para el régimen de Maduro que ve esta visita como una prueba más de la injerencia Colombiana en los asuntos de Venezuela, arropados por Estados Unidos.

Al ex presidente Uribe, le grababan en una conversación supuestamente privada con representantes norteamericanos a los que pedía que colaboraran para echar a Maduro del poder con la colaboración del ejército, y establecer en Venezuela un régimen democrático con elecciones libres y transparentes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?