Últimas noticias Hemeroteca

Las críticas acaban con el concurso de Airbnb para alojarse en la Gran Muralla China

La plataforma decide dar por finalizado el concurso

Airbnb cancela su concurso para pasar la noche en la Gran Muralla China. / ()

El pasado jueves, la plataforma de reserva de alojamientos Airbnb ofrecía un concurso mediante el que un total de ocho viajeros tendrían la oportunidad de pasar la noche en la Gran Muralla de China, considerada una de las mayores maravillas de la arquitectura antigua y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Apenas una semana más tarde, y después de las críticas vertidas por opinión pública, la empresa se ha visto en la obligación de cancelar el sorteo, tal y como recogen los medios locales.

Hasta la fecha, la compañía había ofrecido concursos similares en algunos destinos como la Gran Barrera de Coral en Australia, el London Eye de Inglaterra o el Castillo de Drácula en Rumanía. Todo ello para brindar la oportunidad a sus usuarios de vivir de una experiencia única. Sin embargo, la opinión pública china ha criticado duramente la acción de Airbnb puesto que podría poner en peligro la Gran Muralla China.

Airbnb suspende el concurso

A través de un comunicado publicado en su página web, Airbnb ha dado a conocer que da por finalizado el concurso por las preocupaciones vertidas por la sociedad china. A pesar de que el evento contaba con el beneplácito de las partes relevantes, la empresa considera que la opinión pública es muy relevante. Por esa misma razón ha decidido cancelar el concurso y trabajar en nuevas experiencias para fomentar el turismo chino.

Sin embargo, la comisión cultural en el distrito de Yanqing, en Beijing, aseguraba este lunes a través de un comunicado que no estaba al tanto del concurso y que no había emitido su aprobación para llevar a cabo el mismo. De hecho, la comisión asegura que no apoya tales actividades puesto que no ayudan a conservar el patrimonio cultural.

Una experiencia única

A pesar de que no hay leyes que prohíban a las personas pasar la noche en el recinto, Airbnb revelaba que iba a ser la primera vez en la historia que alguien iba a pasar la noche en la Gran Muralla China. Para alojar a los ocho viajeros, la compañía iba a acondicionar una atalaya ubicada en la sección de Badaling, que iba a ser reconvertida en una habitación doble.

En la página web del concurso, Airbnb ofrecía una habitación que carecía de electricidad e incluso de un techo bajo el que dormir. Por lo tanto, los viajeros afortunados acamparían sobre uno de los tramos de la Gran Muralla China. Una experiencia única que no podrá llevarse a cabo por la opinión pública, que ha preferido conservar su gran tesoro arquitectónico.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?