La pésima decisión tributaria del zar Pedro I

Tal día como hoy, un cinco de septiembre, Pedro I el Grande decidió crear un impuesto que terminó siendo muy impopular en Rusia. Impopular y también surrealista

Solo hace falta mirar cualquier revista de modas para ver que a día de hoy, la barba es un símbolo de modernidad. Y cuanto más larga, mejor. Pero esto no ha sido siempre el caso. Hace ahora justo 120 años, llevar barba en Rusia te habría salido muy caro. Porque el 5 de septiembre de 1698 el zar de Rusia, Pedro el Grande, decretó que se tendría que pagar un impuesto por llevar barba.

¿Por qué hizo eso? Pues Pedro, que estaba un poco picado porque su país no estaba a la altura de grandes potencias de la época, como Inglaterra o Holanda, se pasó un año viajando y trabajando de incógnito en estos países. A su vuelta, impuso diversas reformas, y muchas de ellas ayudaron a que se modernizara el imperio ruso.

Pero una de las reformas que más malestar causó fue que Pedro se diera cuenta que las barbas largas que tanto se llevaban en su país no eran tendencia en la Europa de la época. Así que a su vuelta, decidió cortar por lo sano. Literalmente. Convocó a sus ministros y cortesanos y procedió a afeitarles las barbas. Que es una pena que no se hubiera inventando la fotografía, porque el rey barbero sería un espectáculo digno de ver.

Viendo que este cambio de look no era muy bienvenido por la sociedad rusa, Pedro decidió usar una táctica algo más sutil, imponiendo un impuesto por llevar barba. Un impuesto que, por cierto, era progresivo, cuanta mas rico y mas barba tuvieses, mas pagabas.

Así que disfruta de tu barba si la llevas, y no te quejes del coste del barbero, que al menos no tienes que pagar impuestos por llevarla.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?