'Car Sharing': La movilidad compartida como solución al problema de las grandes ciudades

La demanda de los coches de alquiler por minutos aumenta ante las restricciones al tráfico por los niveles de emisiones

Car2Go /

Los sistemas de movilidad de las grandes ciudades están cambiando. Eso ya no lo ponemos en duda. Cada vez más, los ciudadanos apuestan por dejar atrás el coche particular y desplazarse en una de las múltiples opciones más sostenibles que tienen a su alcance. Medios de transporte público cada vez más modernos y desarrollados, bicicletas, patinetes eléctricos y motos y coches de alquiler por minutos.

En el caso concreto del ‘Car Sharing’, el número de empresas que ofrecen este servicio ha aumentado exponencialmente en los últimos años ante la alta demanda de usuarios. Una de las compañías que ofrecen este servicio en España es ‘Car2Go’ que, con sus vehículos eléctricos 100% libres de emisiones, se postula como una de las opciones de transporte favoritas de los ciudadanos de Madrid, donde según los últimos datos, se superan los 200.000 usuarios.

Orazio Corva, Location Manager de Car2Go, ha asegurado a Cadena SER que el coste económico del uso de vehículos compartidos es mucho menor que el de un coche privado, lo que anima a muchos ciudadanos a convertirse en usuarios: “Si echamos cuentas de cuánto gasta anualmente un coche privado y de cuanto se gasta con otras opciones de movilidad, como la movilidad compartida, al final se ahorra dinero y se opta por esta segunda opción”.

Libre circulación frente a las restricciones

Estos coches eléctricos, que se mantienen libres de circular cuando hay restricciones de tráfico por los altos niveles de contaminación, se están convirtiendo en la opción de aquellos que no tienen más remedio que desplazarse en coche. En esos momentos, según Corva, se experimenta “una subida en el uso” y un notable aumento en el número de clientes registrados.

Además, con la nueva aplicación de la ordenanza de movilidad de la capital solo los vehículos que reciban el distintivo ambiental de la DGT podrán aparcar y circular por el Área de Prioridad Residencial en el que se enmarcará todo el centro de la ciudad. El acceso quedará restringido a los coches de gasolina matriculados antes del año 2000 y a los diésel matriculados antes del año 2006. Las empresas de vehículos compartidos, por su parte, pueden respirar tranquilas. Las cero emisiones de sus coches garantizan su circulación y pueden aparcar en cualquiera de las zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado.

El asunto de las restricciones de circulación a vehículos, junto con el impuesto al diésel que el Gobierno ya anunció que incluiría en los nuevos Presupuestos Generales del Estado, “hace que los ciudadanos se lo piensen de verdad” a la hora de “plantearse cambiar el vehículo o comprar uno”, y más frente a las “opciones” que se tienen, ha indicado Orazio Corva. Según el máximo dirigente de Car2Go en España, este contexto “tendrá el efecto de que el número de clientes que usa el servicio de vehículos compartidos aumente”.

 

 

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?