El CGPJ veta el reingreso en la carrera al juez que tumbó al gobierno de Rajoy

La Comisión Permanente del CGPJ ha denegado el reingreso al servicio activo al magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada Solaesa, quien formó parte del jurado del caso Gürtel que condenó al PP

Imagen de archivo de José Ricardo de Prada Solaesa (a la izquierda de la imagen) /

El Poder Judicial rechaza el reingreso de José Ricardo de Prada Solaesa "al no haber acreditado el cese en su cargo actual en el Tribunal Internacional que revisa la sentencia de Radovan Karadzic. Esta decisión complica sus aspiraciones a vocal del CGPJ y perjudica su colaboración como asesor del Ministerio de Justicia en materia de Jurisdicción Universal.

El consejo deniega su reincorporación al no haber aportado documentación justificativa, según explican en una nota informativa, "pese a que se le requirió el pasado 29 de agosto que acreditara su cese en el cargo que motivó su declaración el pasado 8 de marzo en la situación de servicios especiales –el de magistrado del Mecanismo Residual ante los tribunales internacionales de Naciones Unidas–. Tampoco ha acreditado el cese de la causa que determinó tal declaración, que según su propia solicitud era participar en la fase de sustanciación y resolución del recurso de apelación del fiscal contra Radovan Karadzic", Un asunto sobre el que todavía no se ha dictado sentencia.

La Comisión Permanente basa su decisión en el informe emitido por los órganos técnicos del CGPJ, que señala que el artículo 355 de la LOPJ establece que los magistrados deberán solicitar el reingreso al servicio activo "al cesar en el puesto o cargo determinante de la situación de servicios especiales". Según el informe, "no cabe, por tanto, una renuncia a la situación de servicios especiales para dejar de encontrarse en tal situación, sino que lo que debe acontecer es un cese en el puesto o cargo que se desempeña y para el que se ha sido nombrado (bien por renuncia o por cualquier otro motivo) o, en su caso, cese de la causa que motivó dicha situación".

De Prada fue uno de los jueces que promovió la declaración como testigo del expresidente Mariano Rajoy y firmó la condena del Partido Popular como partícipe a título lucrativo. Aspiraba a desempeñar uno de los puestos como vocal para la renovación del CGPJ prevista para diciembre, que puede verse complicada hasta que no forme parte, de nuevo, del escalafón activo de jueces y magistrados.

Forma también parte de la comisión de expertos elegida por la ministra Dolores Delgado para la restauración de la jurisdicción universal. El acuerdo ha sido aprobado con los votos del presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, y los vocales José Antonio Ballestero, Juan Martínez Moya, Juan Manuel Fernández y José Maria Macías. Los vocales Rafael Mozo y Pilar Sepúlveda han votado en contra.

Comunicado de José Ricardo de Prada Solaesa

El juez José Ricardo de Prada Solaesa, por su parte, ha enviado un comunicado a los medios de información para denunciar "la expulsión encubierta de la carrera judicial "que vulnera "sus derechos a la inamovilidad". Este es el documento:

  • Primero. En primer lugar debo manifestar, por razones de pura responsabilidad ético profesional, institucional y de respeto a los compromisos del Estado español con Naciones Unidas y con la Justicia Penal Internacional, mi imposibilidad de renunciar al Tribunal Penal Internacional al que pertenezco desde el año 2011 (Mecanismo Residual para los Tribunales Internacionales de Naciones Unidas -IRMCT-) y al Tribunal que conoce de la sentencia de apelación del caso contra Radovan Karadzic, que se encuentra en la última fase de la elaboración, lo que implicaría gravísimas e irreparables consecuencias para el funcionamiento de ese Tribunal de Naciones Unidas.
  • Segundo. Aunque, como manifesté por escrito ante el CGPJ, ya no es necesaria mi presencia física en la sede del Mecanismo (IRMCT) en la Haya, algunos miembros del CGPJ, en la decisión adoptada por la mayoría de su Comisión Permanente en el día de la fecha, han considerado que mi no renuncia al Tribunal Internacional era la oportunidad para impedir mi reingreso como magistrado en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Tal decisión impide, además, que pueda presentar mi candidatura por el turno judicial a la renovación del CGPJ, socavándose con ello mi derecho de libre acceso a cargos públicos.
  • Tercero. Con ello, igualmente, se me está sancionando encubiertamente con la expulsión de la carrera judicial durante un número indeterminado de meses, socavando mi derecho a la inamovilidad judicial como garantía implícita necesaria de la independencia judicial.
  • Cuarto. Por último, quiero dejar constancia de que a mi juicio se produce una lamentable situación de desentendimiento por parte del CGPJ de las obligaciones internacionales del Estado español para con los compromisos internacionales de colaboración con los Tribunales penales internacionales, afectando negativamente a la acción exterior del Estado, cuya dirección le compete en exclusiva al Gobierno; yendo directamente en contra de los compromisos de máxima colaboración adoptados por España con el propio IRMCT, entre ellos con ocasión de la visita de su Presidente a la sede del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas durante la pertenencia de España a dicho Consejo de Seguridad.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?