El Gobierno estudiará prohibir el uso de los dispositivos móviles en las aulas

España estudiar seguir la estela de Francia, que este curso ha desterrado los móviles de los colegios

El Gobierno estudiará prohibir el uso de los dispositivos móviles en las aulas /

El Gobierno tiene previsto estudiar una regulación del uso de dispositivos móviles como los smartphones en las aulas, según han informado fuentes del Ministerio de Educación y Formación Profesional a Europa Press, siguiendo la estela de otros países como Francia, que este curso ha desterrado los móviles de los colegios.

Desde el pasado lunes 3 de septiembre, fecha del comienzo del curso escolar en Francia, sus alumnos tiene prohibido usar los dispositivos móviles dentro de un centro educativo. La medida afecta a estudiantes de entre 6 y 16 años, y figuraba en el programa electoral del actual presidente francés, Emmanuel Macron.

En España, el 25% de los niños y niñas de 10 años utiliza un teléfono móvil, según los datos de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística el año pasado. Según esta encuesta, el porcentaje de uso del móvil aumenta hasta el 45,2% en los menores de 11 años, y asciende hasta el 75% con 12 años. Cuando cumplen 15 años, el 94% de los jóvenes españoles disponen o tienen acceso a un smartphone.

En una entrevista concedida a la agencia EFE, la propia ministra de Educación, Isabel Celaá, ha confirmado esta información. Según la ministra portavoz del gobierno de Pedro Sánchez, Educación estudia la posibilidad de prohibir el uso de los móviles en los centros educativos.

La vuelta al cole en Francia conlleva la prohibición del uso de móviles hasta los 15 años en los centros. ¿Se plantea el Gobierno una iniciativa similar?

Es una cuestión interesante y a estudiar porque tenemos demasiados adolescentes muy adictos a la tecnología. Hay que reflexionar sobre si el tiempo escolar debe estar libre de esa adicción. Hemos encontrado opiniones fuertemente encontradas. Lo vamos a estudiar con expertos. En algunos casos el móvil ayuda —no suelen llevarlo a los exámenes, solo faltaba—, pero si prohibirlo en los centros sirve para disminuir la adicción digital, merece la pena valorarlo.

Dentro de esas voces críticas, está la del conseller de Educación de la Generalitat de Cataluña, Josep Bargalló. Desde el Govern rechazan la prohibición de los móviles en las aulas, como ha planteado el Gobierno, al considerar que su uso con fines pedagógicos es positivo. Bargalló ha recordado que el Consejo Escolar de Cataluña dictaminó en 2015 que "el uso de móviles por motivos didácticos y pedagógicos es positivo", por lo que, en esta comunidad, es cada centro docente el que debe decidir su uso y regulación en las aulas.

Según el conseller, su departamento está de acuerdo con el dictamen del Consejo Escolar y considera que el uso del teléfono móvil en clase es positivo y debe ser "regulado y determinado" por cada centro docente, por lo que son contrarios a "prohibirlos", como plantea el Gobierno.

Padres y profesores, favorables a la prohibición

En la actualidad, es cada centro el que decide si permite o no el uso de estos dispositivos dentro del recinto y no hay una regulación ni a nivel estatal ni autonómico.

Desde el sindicato STES, su portavoz José Luis López Belmonte ha subrayado  que se trata de un "debate complejo" ya que, por un lado, el móvil dificulta el ambiente de trabajo que se desarrolla en las clases, pero por otro podría ser una herramienta de trabajo, aunque el actual sistema educativo español deja poco margen para ello. No obstante, López Belmonte ha afirmado que el móvil "entorpece" más que facilita la actividad docente.

También se ha referido este portavoz a la posibilidad de que eta medida sirva para evitar el acoso escolar, aunque ha recordado que el ciberbullying puede producirse fuera del horario escolar.

Pedro José Caballero, presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa), se ha mostrado a favor de la prohibición de móviles en las aulas y se ha ofrecido a trabajar con el Ministerio para estudiar alternativas que permitan aprovechar las nuevas tecnologías en las clases. Ha destacado que el uso de móviles está detrás de una buena parte de los casos de acoso escolar y se ha referido a distintos estudios que aseguran que el abuso de estos dispositivos está detrás de 15% de los casos de fracaso escolar y del bajo rendimiento de los menores en el colegio. "Queremos que se regule y cuanto antes mejor", ha aseverado Caballero.

Por su lado, el presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Antonio Rodríguez-Campra, ha afirmado que la opinión mayoritaria en los colegios que ellos agrupan es que "los móviles no aportan nada, perjudican bastante e influyen en la distracción de los alumnos". "En los colegios (en muchos concertados y privados) donde no se permite que haya móvil se ha comprobado que los resultados académicos han mejorado", ha asegurado.

Los sindicatos, contra el ejemplo francés

Por su parte, Maribel Loranca, de UGT, se ha mostrado partidaria de que sea cada centro quien regule o establezca el protocolo de uso de los móviles de acuerdo con la comunidad educativa y ha dicho: "en principio, no seríamos partidarios de una ley estatal como la que se ha hecho en Francia". "Creemos que debería ser una competencia de los centros decidir cómo se utilizan los móviles" dentro del proyecto de cada uno y de acuerdo con la comunidad educativa en la que intervienen los profesores, alumnos, padres y el personal de administración y servicios.

Mientras, desde el Sindicato de Estudiantes, Ana García cree que no existe en la actualidad "un gran problema" en las aulas por el uso de los móviles, "pero sí hay grandes problemas educativos por la falta de recursos, por los recortes y por las políticas clasistas del PP y que de momento no se han revertido".

El psicólogo educativo Jesús Ramírez ha considerado que "el uso controlado es lo más adecuado" porque facilita en gran medida la búsqueda de información y siempre que se regule su uso resulta muy positivo. "Naturalmente, en el aula no se deben utilizar los móviles salvo que el profesor lo requiera, por ejemplo, para regular tiempos o calcular fórmulas", ha aseverado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?