Veintiún años de cárcel por asesinar a su pareja de casi cien puñaladas en Getafe

La Audiencia Provincial de Madrid ha decidido condenar a más de dos décadas de presidio al septuagenario que el año pasado acabó con la vida de su pareja, María Raquel Castaño, en la localidad madrileña de Getafe en agosto de 2017

Pancarta en una manifestación contra la violencia machista /

La Audiencia Provincial de Madrid ha impuesto 21 años de cárcel a un vecino de la localidad madrileña de Getafe que en agosto de 2017 asesinó a su pareja, María Raquel Castaño, de casi cien puñaladas y acometidas con un cuchillo y con un destornillador. El tribunal, en una sentencia que ya ha sido recurrida, le atribuye un delito de asesinato y entiende que el acusado actuó tanto con alevosía por atacar por la espalda como también con ensañamiento al estar más de media hora apuñalando a su víctima.

La resolución declara probado que acusado y víctima vivían en la localidad del sur de Madrid de Getafe, en el barrio de San Idrio, y mantenían una relación sentimental desde hace veinte años. Fue en la madrugada del 1 de agosto del año pasado cuando, después de una discusión dentro de su casa, el acusado apuñaló a la mujer en la cabeza y el cuello usando un cuchillo de más de veinte centímetros de hoja para después seguir haciéndolo también con un destornillador más de cien veces y tapar el cadáver con un “vestido azul nuevecito”. Poco después acudió a comisaría, según declararon los agentes, reconociendo el crimen, afirmando que “la he liado, se me ha ido la mano, deténganme, la he matado”.

La mayoría del jurado popular encargado de juzgar el caso consideró probado el crimen que él mismo ha confesado desde el primer momento, rechazando sus alegaciones de defensa: no hay ninguna prueba, dicen, de que el supuesto síndrome de Diógenes que padecía la víctima ni las malas condiciones en las que vivían en la casa desencadenasen la agresión, negando que deba ser calificado como homicidio y no como asesinato. El acusado afirmó también desde el principio que la discusión se inició por temas de comida, que ella le dio un golpe y que para cuando recuperó la consciencia ella estaba muerta.

Minuto de silencio frente al consistorio por el asesinato de Raquel / Ayuntamiento de Getafe

La Audiencia Provincial descarta su línea de defensa frente al “demoledor resultado probatorio incriminador”, explica que ni sus declaraciones aportan ninguna prueba que permita considerar el crimen como un homicidio y no un asesinato y que los médicos forenses que han participado en el caso no han encontrado pruebas de “ningún tipo de alteración psiquiátrica que comprometa o haya podido comprometer sus capacidades”.

Alevosía y ensañamiento

La Audiencia Provincial de Madrid entiende que el condenado actuó tanto con alevosía, al atacar por la espalda y negando cualquier capacidad de defensa a la víctima, como también con ensañamiento, presentando la mujer casi cien heridas de cuchillo y destornillador, muchas en las manos al intentar defenderse. Según los médicos forenses del caso, el ataque “se tuvo que prolongar por un espacio mínimo de media hora”. Según informó entonces el consistorio getafense, la víctima había denunciado a su agresor en 2012 pero retiró la denuncia: María Raquel Castaño se convirtió en ese momento en la víctima número ocho de la violencia machista en Madrid en un año en que, según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Genero, ocho mujeres fueron asesinadas en la capital de España a manos de sus parejas o exparejas y un total de 51 víctimas mortales en todo el país.

Portal del barrio de San Isidrio de Getafe donde ocurrió el crimen / Google Street View

Además de los 21 años de cárcel, la sentencia también condena al acusado a indemnizar con 83.500 euros a la madre de la víctima y a pagar su entierro. Fuentes de su defensa explican a la Cadena SER que la sentencia ya ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y que su objetivo es intentar que la Justicia califique los hechos como homicidio y no como asesinato, una vez reconocido el crimen por parte del acusado. La Fiscalía, por el momento, ha pedido que siga en prisión provisional.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?