Los 'IG Nobel' premian a un médico que se realizó una colonoscopia a sí mismo

Como cada año, la parodia de los Nobel da a conocer los proyectos más extravagantes

Así fue la gala IG Nobel. / YouTube

El doctor japonés Akira Horiuchi ha sido el gran vencedor de la 28ª edición de los 'Premios Ig Nobel', la parodia al prestigioso galardón que reconoce las investigaciones, los descubrimientos o las contribuciones a la humanidad. Todo gracias a un informe médico, que fue presentado por el propio Horiuchi sobre el escenario situado la Universidad de Harvard, en el que se revela cómo se realizó una colonoscopia a sí mismo. Un informe que le ha ayudado a llevarse a casa el galardón en la categoría de Educación Médica.

A pesar de reconocer una "ligera molestia" al llevar a cabo la intervención, Horiuchi aseguraba ante el público asistente que hacerse una autocolonoscopia a sí mismo puede llegar a ser mucho más fácil y "eficiente" que una tradicional: "Si vierais un vídeo de mi autocolonoscopia pensarías que llevar a cabo una colonoscopia es simple y fácil". Para demostrarlo, subió al escenario junto a su colonoscopio y se sentó sobre una silla para explicar el proceso. No obstante, declinó a realizar una segunda colonoscopia ante el público asistente.

El médico muestra cómo se hizo la colonoscopia. / AMERICAN SOCIETY FOR GASTROINTESTINAL ENDOSCOPY

Pero los premios IG Nobel fueron mucho más. A lo largo de la gala, el jurado ha destacado otros proyectos como el análisis que demuestra que los chimpancés imitan a los humanos con la misma frecuencia y tanto acierto como los humanos imitan a los chimpancés (Premio en la categoría de Antropología) o el estudio que determina que la ingesta calórica de una dieta de canibalismo humano en el Paleolítico era significativamente menor que otras dietas tradicionales de carne de la época (Premio en el campo de Nutrición). Estos han sido los grandes vencedores:

Los vencedores del IG Nobel

Un año más (y ya van cinco de forma consecutiva) España se lleva un galardón en esta popular gala. En esta ocasión, el premio ha sido para un grupo de investigadores de tráfico de la Universidad de Valencia, que se ha impuesto en la categoría 'Nobel de la Paz' por "medir la frecuencia, la motivación y los efectos de gritar e insultar al conducir un automóvil".

En su estudio, publicado en la revista de divulgación científica Journal of Sociology and Anthropology, los investigadores afirman que un 26% de los conductores encuestados reconoce que en algunas ocasiones grita o insulta al volante. Mientras que un 66% dice no gritar casi nunca mientras conduce, el 7% lo hace mucho o casi siempre. Por esa misma razón, los galardonados piden hacer el amor en el coche y no la guerra.

En el campo de la economía, el jurado premió a un grupo de especialistas que estudiaron si es efectivo para los empleados apuñalar muñecos de vudú para vengarse de sus jefes. En el de la química, un equipo portugués se llevó el premio por medir el grado en el que la saliva humana es un buen agente limpiador. Mientras tanto, el galardón de literatura fue para un grupo de expertos en diseño industrial que llegaron a la conclusión que la mayoría de la gente que usa productos complicados no lee el manual de instrucciones.

¿De qué manera influye que una mosca se haya posado en tu copa de vino? Un grupo de expertos catadores de vino han demostrado ser capaces de detectar la presencia de una mosca en la copa de vino únicamente por el olor. Un análisis mediante el que han sido galardonados en el campo de la biología.

Por último, el jurado también ha premiado a un grupo de investigadores que ha estudiado si los pacientes con posible diagnóstico de impotencia tienen erecciones nocturnas (Premio Medicina Reproductiva) y a dos estadounidenses que analizaron si el uso de montañas rusas puede acelerar la expulsión de cálculos renales (Medicina). Por lo tanto, unos premios muy repartidos en una gala que ha vuelto a estar a la altura de las expectativas.

Origen de los IG Nobel

En 1991, la revista de humor científico Annals of Improbable Research (AIR)celebraba la primera edición de los 'Premios Ig Nobel', una parodia estadounidense de los Premios Nobel que buscan aquellos proyectos científicos que "primero hacen reír a la gente, y luego la hacen pensar". En aquella primera edición, los organizadores premiaron aquellos descubrimientos que "no podían, o no debían, ser reproducidos".

A raíz del éxito de aquella primera edición, los organizadores decidieron continuar con esta tradición que se remonta hasta la actualidad. Este jueves, el Teatro Sanders de Harvard se ha vestido de gala una vez más para presenciar alguno de los trabajos científicos más disparatados del año y repartir los diez premios correspondientes a las diez categorías del certamen.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?