Contra el olvido, 'El pan y la sal'

El Teatro Español abre su temporada con 'El pan y la sal', obra de teatro documental que recrea el juicio contra Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo

Andrés Lima, Natalia Díaz, Carme Portacelli y Alberto San Juan, en la presentación de 'El pan y la sal' / ()

"Tomé las decisiones que creí ajustadas a Derecho para investigar, perseguir y sancionar, por mí o por quien correspondiera en uso de la jurisdicción, los crímenes masivos de desaparición forzada de personas..." En 2012, el juez Baltasar Garzón pronunciaba estas palabras en el juicio que le sentó en el banquillo por un delito de prevaricación por investigar los crímenes del franquismo. El Tribunal Supremo absolvió al juez, pero en el juicio declararon los familiares de las víctimas, que narraron cómo desaparecieron sus padres y abuelos.

La obra 'El pan y la sal', escrita por Raúl Quirós, usa las mismas palabras que se escucharon en ese juicio, recreado en el escenario en un ejercicio de teatro documental, de memoria histórica y de reparación a las víctimas. Al frente del reparto, Nuria Espert, Mario Gas, José Sacristán, Alberto San Juan, Gloria Muñoz o Ramón Barea. En la dirección, Andrés Lima, que explica el origen del título: "forma parte de la declaración de Pino Sosa, canaria, que busca a su familia -son gente sencilla, trabajaban en el campo-, y cuando relata cómo se llevaron a sus familiares dijo: se llevaron el pan y la sal, nos dejaron sin el pan y la sal".

Dice su autor que 'El Pan y la Sal' trata "sobre el olvido que han sufrido las víctimas de la guerra y la dictadura… y de cómo ese olvido se convierte en herida profunda que debe ser sanada. El pan y la sal habla del desgarro de un país que debe ser reparado". Alberto San Juan pide también el fin del olvido: "uno de los precios en la Transición fue el olvido -reconocido por todos, por Felipe González o Marcelino Camacho- pero 40 años después de esa Transición supuestamente amenazada por los militares, seguimos en el olvido, y eso ya no puede ser".

La obra nos recuerda que en España hay cerca de 2.600 fosas comunes, en las que hay, al menos 120.000 hombres y mujeres desaparecidos. Una realidad que conocemos gracias al trabajo, desde hace décadas, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica que dirige Emilio Silva.

Quirós señala que con esta obra "no quería azuzar la dialéctica entre rojos y azules. Tampoco colocar en primer plano al juez Garzón. Lo que pretendo es revitalizar el debate sobre la dignidad de las víctimas del Franquismo, que tienen todo el derecho a saber y a recuperar los restos de sus seres queridos”.

La obra se estrena el próximo jueves en el Teatro Español de Madrid, aunque ya se pudo ver en 2015 en el Teatro del Barrio, que produce el montaje en colaboración con el Español, el Teatre Lliure de Barcelona y el Central de Sevilla, donde también podrá verse.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?