El Barcelona remonta y arruina el estreno de una buena Real Sociedad en Anoeta

  • Tras una primera parte absolutamente atascada, los de Valverde consiguieron dar la vuelta al gol de Elustando con dos fallos de Rulli en la segunda parte en dos saques de esquina consecutivos
  • Luis Suárez y Dembélé fueron los encargados de anotar los tantos de los visitantes

El Barcelona, sin un partido brillante, remonta un partido a la Real Sociedad (1-2) en el reformado estadio de Anoeta, donde los locales dispusieron de ocasiones para merecer mucho más.

Los porteros de ambos equipos se convirtieron en protagonistas del encuentro. Las paradas en momentos decisivos de Ter Stegen permitieron a los suyos darle la vuelta a un gol de Aritz Elustondo en la primera mitad. Por el otro lado, los dos fallos de Rulli en dos saques de esquina fueron penalizados por Luis Suárez y Dembélé. 

El partido comenzó con gol, incluso antes de que pitara el partido. Imanol Aguirretxe marcó el primer gol del nuevo estadio de Anoeta y el último de su carrera. Tras caer lesionado en 2015 cuando estaba en el mejor momento de su carrera, el delantero del conjunto donostiarra no volvió a recuperar su tono ni la forma para volver a competir a la exigencia que un equipo como la Real, su Real, necesitaba.

Con el partido ya en juego, se puede decir que el Barça tuvo una primera parte para olvidar. El partido comenzó con toda una Real Sociedad replegada en las cercanías de su área, dificultando un juego fluido para los blaugranas, sobre todo a la hora de intentar filtrar algún balón que resquebrajara un poco el esquema.

Los de Valverde tenían la posesión y parecía que aunque no consiguieran crear peligro, estaba controlado, hasta el minuto 13. Los de Garitano robaron e intentaron salir rápido en transición. Sergi Roberto, que pasaba por allí, tuvo que detener con falta a Oyarzabal que enfilaba en línea recta el área barcelonista. La Real ejecutó su plan a la perfección. Si en la contra no pudieron, lo hicieron a balón parado. Centro desde tres cuartos que Héctor Moreno salta a prolongar para que Elustando, completamente solo ante la laguna defensiva de Semedo, rematara de volea un balon a bocajarro al primer palo, imparable para Ter Stegen.

Aritz Elustondo escribía historia en el club txuri-urdín. No solo marcaba el primer gol oficial del nuevo Anoeta, sino que anotó el tanto número 3300 del club, entrando al club de Xabi Prieto que marcó el 3200 o Carlos Vela que hiciera el 3100.

El defensa de 24 años dedicaba el gol al Aguirretxe y se dio el gusto de ir a celebrar ese primer tanto para la leyenda con los aficionados, ahora cercanos al campo sin la pista de atletismo en el estadio.

A partir de ese momento, la tónica del partido prosiguió durante toda la primera parte. Un encuentro atascado para los de Valverde sin generar apenas ocasiones de peligro. Por su parte, los de Garitano quería seguir castigando a los blaugrana y continuar con su plan, repliegue y salida rápida con peligro.

El Barça estaba jugando lejos del área, sin posibilidad de romper el planteamiento de los locales y lo más preocupante de este primer asalto fue el tridente ofensivo. Messí, casi como cuarto central, teniendo que recibir demasiado escorado a la derecha o en el centro del campo, Luis Suárez desaparecido y Dembélé que no tuvo éxito en nada de lo que intentó.

Las mejores ‘oportunidades’ de los barcelonistas llegaron de córner. En el minuto 35 Piqué se lamentaba tras mandar desviado un cabezazo franco a la salida de un córner en el centro del área. Cinco minutos más tarde, el propio defensa volvía a intentarlo, esta vez tras un centro de Semedo que intentó controlar en el área, pero la zaga blaquiazul se echó rápidamente encima del 3 que cayó al suelo pidiendo penalti.

Valverde parecía que no le estaba gustando nada lo que estaba viendo y puso a calentar hacia el minuto 40 a Coutinho, quizás tratando de dar un aviso a sus pupilos, sobre todo, a Semedo, que titular en ese lateral derecho, demostró, y no solo en el gol, todas sus carencias defensivas.

El portugués solo había disputado 45 minutos contra el Alavés en LaLiga y no rindió al nivel esperado, provocando que Valverde decidiera darle relevo y antes de comenzar la segunda parte fuera sustituido por Coutinho. Sergi Roberto, hoy titular en el centro del campo, ocuparía su posición mientras que el brasileño trataría subir las revoluciones en la sala de máquinas del Barça.

La segunda parte comenzó igual que como se terminó el partido, o al menos eso parecía, hasta el minuto 60. Antes, a Valverde parecía no gustarle nada lo que estaba viendo y decidió llamar a Busquets para que entrase en el terreno de juego e intentar poner orden en el esquema y el juego del Barça. El mediocentro sustituyó a Rafinha tras un partido muy discreto del brasileño.

A partir de este momento todo cambio. El partido en apenas dos minutos se rompió y se pasó de dos ocasiones clarísimas para la Real al empate del Barça.

Primero, contra de libro de la Real que conduce Zurutuza y Oyarzabal en un mano a mano contra Ter Stegen la manda alta. El delantero vasco ganó la carrera a Jordi Alba, algo a tener en cuenta, y la Real avisaba que podía sentenciar.

Ter Stegen con tres paradas fue clave en la victoria del Barcelona en Anoeta / Javier Etxezarreta (EFE)

Theo y Juanmi tuvieron otras dos de manera prácticamente consecutiva. La más clara, la del extremo. Otro cara a cara de jugador blaquiazul contra Ter Stegen que saca el pie y salva al Barça. El extremo español le dio con el exterior de la pierna derecha para cruzarla, pero no pudo superar al alemán.

Las desdichas que tiene el fútbol. El Barça por medio de Messi remató su primer balón a puerta en el minuto 60. Rulli atrapó sin problemas, pero eso era solo el comienzo. Si en la primera mitad el peligro de los de Valverde vino por los saques de esquina, la remontada se confirmó en dos córners seguidos, con la inestimable ayuda del portero txuri-urdin en ambos goles.

En el primero, el guardameta argentino sacó un buen cabezazo de Piqué, pero no acertó a despejar. Tras tocar en algún jugador más, el rechace lo cazó Luis Suárez para meterla dentro de las redes. El 9 estaba desaparecido, pero hizo la labor de un delantero centro puro.

Entre medias, Coutinho avisaba que el Barça ya estaba a pleno rendimiento, y Rulli le sacó uno de esos golpeos tan típicos del brasileño, escorado desde la frontal al palo largo. El portero de la Real voló y la mandó fuera, a un saque de esquina que supondría el segundo del Barcelona.

Momento en el que Luis Suárez remata el balón mal despejado por Rulli. Suponía el empate a uno / PAUL HANNA (REUTERS)

Con suerte o estrategia, otro error del, de momento, portero titular de la Real no llegó a despejar y el balón repelido por la zaga le cae a Dembélé que remató de primeras y tras tocar en algunos jugadores acabó dentro. Remontada exprés del Barça y otro gol importante del francés con la camiseta blaugrana, consagrándose en ese nuevo temible tridente ofensivo.

Ya por delante en el marcador, Messi comenzó a hacerse hueco y a convertirse en dueño del partido. El Barcelona, ya a pleno rendimiento, comenzó poco a poco a silenciar el nuevo Anoeta y a doblegar a los de Garitano.

La Real trató de reaccionar, pero ya parecía tarde, la presión blaugrana impedía que los locales circulasen el balón con la comodidad de la primera mitad. Juanmi la volvió a tener, pero en fuera de juego, a pesar de eso, Ter Stegen volvió a desbaratar su intento en el primer palo. El alemán fue, con sus paradas decisivas, la pieza angular del partido para la remontada de su equipo.

La cosa no había acabado, y a falta de menos de cinco minutos del final, otra vez el 7 de la Real la tuvo de cabeza. Completamente solo tras un desmarque, Juanmi acabó rematando a la izquierda de la portería del portero blaugrana, cuando ya estaba batido. Los de Valverde estaba ya casi pidiendo la hora a Del Cerro Grande.

 Finalmente, el Barcelona, no exento de sufrimiento, mantiene el pleno en Liga con doce de doce puntos y hace los deberes para seguir poniendo tierra de por medio al Atlético Madrid que empató hoy contra el Eibar. A la espera de lo que haga el Madrid en San Mamés, el Barcelona acaba su cita en San Sebatián como líder de la clasificación, pero con una llamada de atención en un campo, que siempre ha estado algo maldito para los catalanes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?