Un niño de 10 años sufre quemaduras químicas al arder la batería de su móvil

La madre ha interpuesto una demanda por lesiones, por la que el Juzgado de Burgos ha abierto diligencias, y no descarta una acción civil de reclamación de daño

Un niño de 10 años ha sufrido quemaduras químicas importantes en una mano al arder la batería de su móvil en su domicilio en Burgos. Los hechos ocurrieron el pasado 7 de agosto y la madre ya ha demandado a la empresa fabricante y a la empresa prestadora del servicio de telefonía a través de la cual había adquirido el terminal.

Actualmente la madre no lleva ningún teléfono con ella, ya que ha cogido “pánico” a los terminales. “Le había explotado la batería del móvil en la mano y se le llenó de ácido que se le estaba pegando”, asegura la madre. En ese momento el niño empezó a gritar “mama ayuda, mama ayuda”.

Según relata la madre, le quitó el móvil y lo echó sobre el lavabo ya que echaba humo negro. Las sustancias químicas de la batería le provocaron quemaduras "serias" en la mano que "han afectado a diversas capas de la piel", ha explicado la madre, por lo que fue necesaria una intervención quirúrgica plástica en el Hospital Universitario de Burgos.

La madre ha interpuesto ya una demanda por lesiones, por la que el Juzgado de Burgos ha abierto diligencias, y no descarta una acción civil de reclamación de daños, aunque su prioridad es que se establezca un protocolo para actuar en estos casos y que los usuarios tomen medidas para no dejar a los pequeños de la casa a solas con el teléfono móvil.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?