La adorable sorpresa a un niño en el lugar donde aparca su bicicleta cada día

Durante el último año, el niño ha estado aparcando su bici cada día junto a una farola

El niño se encontró una sorpresa al volver a su bicicleta. /

Como cada día durante el último año, el hijo de la escritora Christie Dietz (de apenas cuatro años) aparcaba su bicicleta el pasado lunes junto a una farola situada en la ciudad de Wiesbaden, en Alemania. Sin embargo, cuando madre e hijo fueron a poner el candado de la bicicleta, se encontraron con una grata sorpresa que la autora no ha dudado en compartir en sus redes sociales.

A través de su cuenta de Twitter, la escritora ha dado a conocer que una persona anónima ha colocado una pegatina en la farola en la que su hijo aparca la bicicleta cada día: "Mi hijo ha aparcado su bicicleta junto a esta farola como casi todos los días durante el último año. Cuando hemos llegado esta mañana ha aparecido esta pegatina junto a ella. La gente puede llegar a ser brillante. Gracias, quienquiera que lo haya hecho".

El niño ya cuenta con su propia plaza de aparcamiento

Una pegatina, en la que se muestra una fotografía de la bicicleta verde y azul del pequeño, mediante la que el misterioso ciudadano de la ciudad alemana determina que esta farola se ha convertido en una plaza de aparcamiento privada para el niño de cuatro años. Por lo tanto, mientras el resto de alemanes acusan la falta de aparcamiento en el centro de la ciudad, el niño de cuatro años cuenta con una plaza personalizada.

Para demostrar que se trata de una plaza de aparcamiento personalizada e intransferible, la pegatina incorpora una 'P' azul junto a la fotografía de la bicicleta, que determina que se trata de una plaza de aparcamiento al uso. Por lo tanto, cada vez que el niño se acerque al centro de la ciudad junto a su madre, tendrá una zona donde podrá aparcar sin ningún problema.

"Mi hijo está muy feliz"

En declaraciones a BBC, la escritora ha asegurado que le ha conmovido que alguien haya llevado a cabo "una idea tan dulce y alegre". De hecho, Dietz ha confirmado a través de su cuenta de Twitter que ha dejado una nota de agradecimiento para el vecino misterioso que ha puesto la pegatina sobre la farola: "Mi hijo está muy feliz".

Una historia que también ha conmovido a las redes sociales, donde miles de personas aplauden la decisión de este vecino misterioso. Desde algunos que dicen haber recuperado la fé en la humanidad hasta otros que bromean asegurando que el niño ha recibido un importante ascenso, razón por la que ha conseguido su propia plaza de aparcamiento.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?