Últimas noticias Hemeroteca

Bolsonaro confía en ganar en primera vuelta, sus rivales en ir a segunda

Jair Bolsonaro, Fernando Haddad y Ciro Gomes, luchan por las elecciones en Brasil

Una mujer se identifica en el lector biométrico antes de votar / ()

El ultraderechista Jair Bolsonaro, líder en los sondeos para la presidenciales de hoy en Brasil, se muestra confiado en que será elegido este domingo sin necesidad de disputar una segunda vuelta, a la que sí esperan llegar Fernando Haddad y Ciro Gomes, sus principales rivales.

En declaraciones a la prensa tras depositar su voto en Río de Janeiro y acerca de sus expectativas de obtener en la primera vuelta más del 50% de los votos Bolsonaro se limitó a responder que "se decide hoy".

Desde su irrupción en la carrera a las presidenciales Bolsonaro no ha dejado de estar en medio de la polémica con su declaraciones en favor de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985 y sus manifestaciones machistas, racistas y homófobas.

En su primera aparición pública desde que fue acuchillado en un mitin el 6 de septiembre pasado, lo que le obligó a permanecer tres semanas hospitalizado, Bolsonaro aparentó buen estado de salud y caminó sin dificultades, aunque estaba visiblemente más delgado.

Las elecciones más imprevisibles desde que Brasil recuperó la democracia en 1985 se han caracterizado por la polarización entre Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad, sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (quien cumple una condena de 12 años de cárcel por corrupción) como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Según las últimas encuestas, Bolsonaro ganará la primera vuelta con el 40% de los votos válidos, seguido de Haddad, con el 25% y el laborista Ciro Gomes, con el 15%.

Pero como ninguno alcanzará más de la mitad de los votos válidos, los dos primeros tendrán que medirse en una segunda vuelta el 28 de octubre, en la que el ultraderechista figura con una ventaja tan ligera que en términos reales se traduce en un empate técnico con el socialista.

Haddad, por su parte, manifestó que confía en que estará en la segunda vuelta y que podrá vencerla debido a que Bolsonaro ya no podrá huir de los debates ni de exponer sus proyectos.

"Tenemos mucha confianza en que habrá una segunda vuelta y eso es muy bueno para Brasil", afirmó el candidato del PT antes de votar en un colegio en el que oyó cacerolazos de algunos vecinos.

Ciro Gomes mostró la misma confianza y se mostró muy optimista con la posibilidad de que una remontada le permita quedar entre los dos candidatos más votados para ir a la segunda vuelta.

"Estoy muy optimista y con mucha esperanza de que Brasil sea iluminado por Dios en esta hora tan difícil y que el pueblo pueda ser el instrumento que Dios usará para que la nación brasileña pueda protegerse de la violencia y el radicalismo", aseguró Gomes tras votar en la ciudad de Fortaleza, de la que fue alcalde. Gomes se considera una alternativa para acabar con la actual polarización y radicalización de la vida política brasileña.

El socialdemócrata Geraldo Alckmin, cuarto en los sondeos, con tan solo un 8 %, prefirió pedir cautela y dijo mantener viva la esperanza de llegar a la segunda vuelta.

La ecologista Marina Silva, quinta en los sondeos (3 %), afirmó que ninguno de los candidatos que polarizan las elecciones son una buena alternativa para la sociedad. "Brasil vive hoy una grave crisis política, económica y social, y una profunda crisis de valores. Los dos partidos que están generando hoy la polarización no son una alternativa para la sociedad", aseguró tras votar en la ciudad de Río Branco, capital de Acre.

Pese a la polarización, el actual presidente brasileño, Michel Temer, afirmó que confía en que los brasileños se unirán después de las elecciones.

"Desde el primer momento predico mucho la armonía. Así que termine el pleito, ustedes verán que los brasileños van a unirse. No tengo duda de eso", afirmó Temer.

Temer también manifestó su confianza en las urnas electrónicas, cuya fiabilidad ha sido puesta en duda por Bolsonaro. "Siempre funcionaron bien. Nunca hubo algún problema y no hay ningún problema en relación a las urnas electrónicas", afirmó.

Su confianza fue refrendada por la magistrada Rosa Weber, presidenta del Tribunal Superior Electoral (TSE), que en rueda de prensa reafirmó su "total confianza en el sistema" que se utiliza desde hace dos décadas y que nunca ha sido objeto de denuncias de fraude.

Según el TSE, durante las primeras dos horas de votación tan sólo tuvieron que ser sustituidas por diversos fallos 310 urnas electrónicas, que representan un 0,06 % del total.

De acuerdo con un balance del Ministerio de Seguridad, hasta media jornada fueron detenidas 108 personas, entre las cuales seis candidatos, acusadas de diferentes crímenes electorales, principalmente proselitismo junto a las urnas (71), propaganda irregular (65), transporte irregular (19) y compra de votos (10).

Además de un nuevo presidente, los 147,3 millones de brasileños con derecho a voto elegirán a los gobernadores de los 27 estados del país, dos tercios del Senado y los 513 diputados federales, así como renovarán los legislativos regionales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?