Últimas noticias Hemeroteca

La autoridad médica francesa exige cerrar las cabinas de bronceado por cancerígenas

"Está demostrado que desarrollan el cáncer de piel" , asegura

Las cabinas de bronceado siempre han estado en el punto de mira. /

Es más que una alarma. La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) exige el cierre de todas las cabinas de bronceado, porque “desarrollan el cáncer de piel, está demostrado”.

En un comunicado la autoridad sanitaria pide al Gobierno francés “tomar todas las medidas para acabar con la exposición de la población a los UV (rayos ultravioleta) artificiales emitidos por las cabinas de bronceado con fines estéticos”. También se exige la prohibición de venta de aparatos de bronceado a los particulares.

El centro científico insiste en que no hay ningún valor mínimo seguro de irradiación de ultravioletas. Desde la primera dosis es “perjudicial y se acumula”. Las personas que han utilizado esas cabinas al menos una vez antes de los 35 años ven incrementado en un 59 % su riesgo de desarrollar un melanoma cutáneo.

Desde 1990 los dermatólogos advierten del “sol enlatado” y desde 2009 el Centro Internacional de Investigación del cáncer, dependiente de OMS (organización mundial de la Salud) clasifica los aparatos de bronceado como “cancerígenos, sin lugar a duda.

El número de casos nuevos de cánceres cutáneos se ha triplicado entre 1980-2005, cita la agencia. Los carcinomas representan el 90% de los cánceres cutáneos diagnosticados en Francia. Menos frecuentes son los melanomas, los más peligrosos por su efecto de metástasis. Aun así, 14.325 nuevos casos de melanomas se censaron en 2015, de los cuales 1.773 produjeron la muerte, según datos del Instituto Nacional del Cáncer. La asociación de dermatólogos que ya pidió hace anos la prohibición de las cabinas calcula que el 40% de los melanomas están relacionados con los rayos UV artificales.

Una sesión de quince minutos en una cabina bronceadora equivale a una exposición de tiempo semejante en una playa caribeña sin protección solar. “Las dosis recibidas se acumulan a las del sol natural”. Y, contrariamente a una idea muy extendida y que publicitan algunas marcas « la exposición a los UV artificiales no prepara la piel para una exposición de sol natural y desde luego no protege la piel de los rayos solares”.

El Ministerio de Sanidad todavía no se ha pronunciado al respecto. El sector en Francia con 12.500 aparatos de rayos UV que emplea a 22.000 personas presiona para que no haya prohibiciones y minusvalora las advertencias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?