Últimas noticias Hemeroteca

Canarias como ejemplo para intentar convencer a Theresa May

Michel Barnier reitera que el pacto de salida pasa por aceptar controles de mercancías entre el Reino Unido y Irlanda del Norte

El negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier / ()

El mensaje es el mismo de siempre pero a solo una semana del Consejo Europeo tiene la voluntad de reiterar que la única alternativa para un acuerdo es la de aceptar controles de aduanas sobre las mercancías. Un drama para los unionistas de Irlanda del Norte que Barnier quiere desatascar negando que este tipo de control sanitario o comercial ponga en riesgo la unidad territorial de nadie.

Y como ejemplo, el negociador del Brexit ha utilizado la relación entre España y Canarias. "Los únicos controles sistemáticos entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido serán los de los códigos de barras de camiones o containers, controles que pueden realizarse en los ferrys o en los puertos de tránsito", ha dicho Barnier explicando que “estos sistemas existen ya en otros países miembros, en particular en los que tienen islas, como es por ejemplo el caso entre España y Canarias”.

Barnier tiene mucho interés en precisar que el control de mercancías no implicará la construcción de ninguna frontera sino “la aplicación de un sistema de verificación que afectará al pago de las tasas, el IVA y los controles necesarios para garantizar la salud de los consumidores, y la seguridad de los intercambios comerciales y de negocios”.

Mantiene el negociador europeo que este tipo de controles existen ya en los puertos de Larne y de Belfast aunque también advierte que “tendrán que realizarse al 100% de los productos animales-derivados y no sólo al 10% que está afectado ahora”.

Un argumento poco tranquilizador para la prensa británica aunque con él Barnier confía en romper los recelos del entorno de Theresa May a la que se desea escuchar en la primera parte de la cena que los jefes de gobierno europeo mantendrán en Bruselas el miércoles 17 de Octubre para estudiar si se dan las condiciones para intentar el acuerdo final en otra Cumbre en noviembre.

Los expertos que siguen estas negociaciones tienen sobre la mesa varias opciones para pensar en prórrogas posibles que solucionen el impacto inmediato que para los mercados tendría el fracaso de esta negociación, aunque todos son complicados por lo que de momento, el mensaje de las instituciones es el de que está cerca el acuerdo aunque también admiten que si consiguen cerrarlo no hay garantías de que lo apruebe el Parlamento británico. Lo que supone que la UE y sus representantes son conscientes del problema que para el Reino Unido tienen sus posiciones aunque no pueden ser flexibles porque no quieren que ningún otro gobierno crea que estando fuera de la Unión Europea tendrá más ventajas comerciales que dentro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?