Últimas noticias Hemeroteca

Multada una lotera de Barcelona por robar más de 3.000 décimos

  • Entre 2008 y 2009 se quedó con más de 3.000 décimos por valor de casi 33.500 euros
  • El Tribunal Supremo impone una multa de 1.500 euros a esta lotera de Sants

La mujer se quedó con más de 3.000 décimos de su administración /

El Tribunal Supremo ha decidido multar con 1.500 euros a una lotera de Barcelona por robar más de 3.000 décimos de la administración de Lotería en la que trabajaba, generando un agujero de casi 33.500 euros en la tienda. El alto tribunal ha decidido rebajar su condena inicial, aunque tendrá que pagar el dinero a su antiguo jefe, que pagó los décimos de su bolsillo.

Los hechos, según la sentencia del Supremo de la que ha sido ponente Ana Ferrer, sucedieron entre febrero de 2008 y abril de 2009. La mujer trabajaba en una administración de Lotería del barrio de Collblanc, en L’Hospitalet de Llobregat, y poco a poco se fue quedando con 3.173 décimos que alcanzaron un valor total de 33.488 euros. Las papeletas nunca figuraron como vendidas por lo que el dueño de la administración se limitó a ir pagando la diferencia de su bolsillo a la entonces Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE).

El robo constante pasó desapercibido hasta que pasó el sorteo de Navidad de 2009 y el dueño del local encontró el agujero de varios miles de euros. Las cámaras de seguridad y la declaración de otra de las trabajadoras revelaron que era la acusada la que cogía décimos y se los guardaba, con ella llegando a confesar que había “entregado algunos décimos a una amiga” aunque, según su versión, pagándolos de su bolsillo.

De cárcel a multa

El caso ha sido sentenciado en firme a un año de cumplir una década en los tribunales, con el Supremo reconociendo que “la prescripción estuvo próxima” tras “diversas y muy graves paralizaciones”. El año pasado fue la Audiencia de Barcelona la que impuso seis meses de cárcel a la lotera por un delito continuado de apropiación indebida, además de la obligación de pagar los décimos que había robado.

EFE

El Tribunal Supremo ha optado por dejar esa condena de prisión en dos meses y quince días que sustituye por una multa de 1.500 euros. Los magistrados y magistradas declaran completamente probado que se quedó con los décimos, pero rebajan la condena teniendo en cuenta que no ha podido probarse que cada uno de sus robos superase los 400 euros de forma individualizada, teniendo en cuenta que un décimo nunca supera los veinte euros y para alcanzar esa exigencia del actual Código Penal en su artículo 252.2.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?