Últimas noticias Hemeroteca
BREXIT BREXIT May retrasará la votación sobre el 'brexit' en busca de más consenso, según la BBC

La complicada batalla para regular el mercado de la homeopatía

  • El Gobierno comienza a poner coto a la comercialización en España tras años de limbo legal
  • Solo 12 de los 2.008 compuestos registrados dicen tener un efecto terapéutico: ahora lo tendrán que demostrar
  • Un sector profesional defiende un negocio lucrativo: calculan que 1.600.000 personas consumen homeopatía

El Gobierno ha comenzado a poner coto a la comercialización en España de productos homeopáticos. Ha dado un primer paso para poner orden a estos compuestos que determinados médicos y farmacéuticos han vendido libremente y durante años como remedios eficaces para enfermedades a pesar a de que la ciencia no ha podido acreditar ningún efecto terapéutico.

El primer paso para ordenar este mercado de la homeopatía es catalogar y controlar los compuestos que se venden en farmacias, algo que no se había hecho hasta ahora. Son miles de compuestos sin saber exactamente de cuántos miles estamos hablando y que se venden como remedios a enfermedades pese a la falta de evidencia científica.

Ayer mismo terminó el plazo que abrió la Agencia Española del Medicamento para que los fabricantes de homeopatía solicitaran formalmente la comercialización de esos productos que ahora tendrán que pasar las mismas pruebas y controles que los medicamentos convencionales. En total, se han presentado solicitudes para 2.008 compuestos y sólo 12 de ellos piden que se les reconozca su efecto terapéutico aunque ahora lo tendrán que demostrar. Es decir, los propios fabricantes han reconocido indirectamente que -al menos la mayoría- de estos productos no curan y que todos los compuestos que no están en ese listado de 2.008 productos quedan fuera de la ley, fuera del mercado.

Un limbo legal

El control de la homeopatía es un "partido" que se juega en España pero también en Europa desde hace tiempo... ¿cuál ha sido el camino hasta llegar a la retirada de estos productos de las farmacias? La homeopatía ha vivido durante casi los últimos 25 años en España en un auténtico limbo legal que permitía a los laboratorios vender estos productos como un medicamento más, y además no pagar ni un céntimo en tasas. Algo que le ha permitido ahorrarse a los laboratorios casi 46 millones de euros, según calcula a la baja la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas.

En 2001 una directiva europea decidió que estos productos tenían que llamarse medicamentos a pesar de que ningún estudio científico ha logrado probar hasta ahora que curen ninguna enfermedad ni ninguna dolencia. Y a partir de aquí, pues ha habido varias intentonas fallidas de hincarle el diente a esta polémica industria. La primera en 2008, el PSOE trató de regularizar estos placebos haciendo además que pagaran todas las tasas posibles: que pagaran por cada producto vendido y no por cada familia de productos. Luego el PP, con Ana Mato en 2013, quiso poner en marcha una regulación mucho más favorable al negocio homeopático: que se pagasen tasas solo por los productos originales a partir de los cuales se podían elaborar cientos de preparados distintos.

Nada de esto terminó de hacerse, por lo que en abril de este año, con la popular Dolors Montserrat todavía al frente del ministerio, se concretó que los productos homeopáticos que quisieran seguir vendiéndose en farmacias tenían tres meses para decírselo a la Agencia del Medicamento. Solo esos 2.008 lo han solicitado, eso no quiere decir que todos vayan a pasar el examen al que se les va a someter ahora, pero la novedad que incorpora el nuevo Ejecutivo es que todos los productos que no sean esos quedan automáticamente fuera del mercado y que se va a dar la batalla en Europa para intentar que dejen de considerarse medicamentos.

Todo esto en un contexto en el que países como Francia o Reino Unido -que no solo apoyaban sino que financiaban incluso la homeopatía- están dando marcha atrás. Es una industria costosísima por lo que Londres ya la ha sacado de su sistema público y el Gobierno de Macron lo está estudiando.

¿Por qué triunfan la homeopatía y otras pseudociencias?

Atravesar una situación de vulnerabilidad, la difusión de noticias falsas y la ambigüedad de algunos colegios de médicos, entre las causas

María Luisa Carcedo: "Esto no es un criterio opinable, es demostrable"

En conversación con la Cadena SER, la titular de Sanidad explica que para considerar un producto como medicamento tiene que demostrar que sirve como terapia tras un examen. “Si no demuestra esos efectos, no se puede considerar medicamento. Esa es la batalla que estamos dando a nivel europeo”, asegura.

España encabeza en Europa la lucha contra el control de estos productos. “Solo 12 de esos más de 2.000 han solicitado indicación terapéutica, es decir, que sirvan para tratar enfermedades. Ahora se les exigirán los mismos requisitos de eficacia, de calidad y seguridad. El resto no han dicho para qué sirven”, añade la ministra. Los que no solicitaron comercialización quedan fuera del mercado, pero Carcedo admite que esos casi 2.000 que no han demostrado sus efectos sí que se seguirán vendiendo en farmacias aunque se someterán a un control. “Cualquier producto homeopático tendrá que pasar estas pruebas y pagar las tasas”, zanja. El listado completo se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado y está disponible en la web Agencia Española del Medicamento.

¿Qué dicen los médicos?

Los profesionales hablan de lo lucrativo que es este negocio: calculan que 1.600.000 personas consumen homeopatía en España. Confirman que ya han retirado sin problemas estos productos de los mostradores, los han devuelto a las cooperativas que se encargan de destruirlos o exportarlos y asumen esta decisión del ministerio con matices. “No entendemos que la homeopatía deba salir del canal de farmacia, no genera alarma y da seguridad al paciente. Hay un número importante de españoles que confían en ella y esto genera desconcierto”, asegura Carlos Gallinal, del sector farmacéutico. Además, recuerdan estos especialistas que entre los 2.008 productos homeopáticos que se siguen vendiendo están el 90% de los más demandados por la gente, así que también les van sus lentejas a los farmacéuticos en esto.

Gonzalo Fernández es médico general en Barcelona y portavoz de la Asamblea Nacional de Homeopatía que agrupa a setecientos médicos, farmacéuticos y veterinarios a favor de esta alternativa. Defiende que este paso del Gobierno es simplemente un registro, un trámite administrativo, y que todos estos productos homeopáticos tienen capacidades terapéuticas. “Todos cumplen ahora la normativa española y europea, incluso algunos están incorporados a la sanidad pública de algunos países”, sostiene. “No a todos los medicamentos se les tiene que exigir las mismas pruebas de evidencia. Pedimos respeto y tolerancia a la libre prescripción del médico para complementar los tratamientos con las opciones terapéuticas que nos parezcan oportunas”, concluye.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?