Últimas noticias Hemeroteca

El equipo de Rajoy lamenta que le involucren en las conversaciones del marido de Cospedal y Villarejo

  • Sus colaboradores creen que nunca estuvo al tanto de "los trabajos puntuales" y ponen de ejemplo el de Javier Arenas, destacando que el expresidente jamás autorizaría una investigación sobre su amigo y asesor
  • Génova espera que con la salida a medias de la exsecretaria general baje la presión interna pero algunos cargos populares piensan que todo es "un cierre en falso"
  • Este lunes Cospedal no se reunió con Casado. Estuvo en la sede nacional con Teodoro Garcia Egea y Javier Maroto. No le pidieron que renunciara al acta

Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal durante una reunión del comité ejecutivo del PP el pasado mes de junio / ()

Nuevo terremoto en el PP. El digital Moncloa.com publica este martes una conversación entre Ignacio López del Hierro y Villarejo. “El jefe está de acuerdo”, le dice el marido de María Dolores de Cospedal al excomisario, dando por hecho que Mariano Rajoy está al tanto de todo lo que van hablando.

Aunque en las filas conservadoras no se lo creen. Muchos en el PP llevan días preguntándose si el expresidente estaba informado pero quienes fueron sus colaboradores aseguran que no podía conocer los detalles de “los trabajos puntuales”. Y, para ello, ponen de ejemplo el de Javier Arenas, destacando que Rajoy no pudo autorizar una investigación sobre su gran amigo y asesor.

Desde luego, de esta forma, en Génova no logran rebajar el suflé. La dirección nacional pensó este lunes que con la salida a medias de Cospedal descendería algo la presión y podrían calmar también las críticas internas. Sin embargo, los frentes se multiplican. Los cargos de la cúpula conservadora quieren dedicarse a las elecciones andaluzas y a su labor de oposición, que se ha visto durante toda una semana completamente eclipsada por este escándalo, pero reconocen que les es muy difícil porque la pesadilla continúa.

Por eso, en la sede del PP van con pies de plomo. No se descarta nada. “Paso a paso”, señalan mientras Cospedal seguirá en el Congreso de los Diputados. Ha dejado el Comité Ejecutivo Nacional de su partido pero continúa en política. Al no dejar el acta (es personal), sigue aforada y se mantiene como vocal de la Diputación Permanente y presidenta de la Comision de Exteriores.

Aunque los que la conocen bien, opinan que esta es una solución provisional. Les parece que ella quiere irse “de forma digna” y opinan que ha actuado de esta forma para ganar tiempo. A su juicio, cuando escampe la tormenta, Cospedal dará un paso atrás definitivo.

A pesar de que algunos dirigentes populares preferirían que se fuera ya. Están hartos de verse envueltos por la corrupción. Y es que ayer el PP vivió otro lunes negro. Este fue el primero del nuevo comité de dirección, donde cuentan que Casado lo está pasando bastante mal.

Los que le rodean opinan que este es uno de los momentos más difíciles que atraviesa desde que se puso al frente del PP. No quiere que los suyos cuestionen su liderazgo y a un tiempo debe ser cuidadoso con la persona que le dio sus apoyos para ganar las primarias a Soraya Sáenz de Santamaría.

Además, él sufrió con el ‘caso máster’ pero al menos disponía de todos los datos. En este asunto, sin embargo, no los controla. No tiene los detalles de las grabaciones. Y, por eso, su equipo ha querido aislarle todo lo posible. Algo que se comprobó este lunes cuando Cospedal acudió a Génova.

La exsecretaria general no se reunió con su jefe de filas. Estuvo con el secretario general, Teodoro Garcia Egea, y el responsable de Organización, Javier Maroto. Aunque luego se encontró con Casado en la fiesta del diario La Razón. Allí se saludaron y Cospedal aprovechó para confirmar que la dirección nacional no le había pedido que renunciara al escaño.

Y es verdad que, por la mañana García Egea comentó en rueda de prensa que todo lo habían resuelto “de mutuo acuerdo”. Por ahora no han pensado mandarla al Grupo Mixto como ocurrió en su día con las senadoras Rita Barberá y Pilar Barreiro.

Aunque en las filas conservadoras hay quien teme “un cierre en falso”. Hablan de “una dimisión en diferido” y les preocupa que esta historia mantenga “encendidos” los titulares. “Cada minuto que sigue, continúa siendo noticia y eso mina más el futuro del PP y de Casado”, comenta un diputado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?