Últimas noticias Hemeroteca

Manual para ser un buen machista, por 'Gran Hermano'

Suso, el concursante que está en el punto de mira

Suso, concursante de 'Gran Hermano VIP' /

Que el conflicto forma parte del ADN de 'Gran hermano' es algo indiscutible, principalmente porque la convivencia es el núcleo grueso del reality. Las reglas del juego son las que son y el espectador las acepta cuando sintoniza Telecinco para disfrutar de las idas y venidas que se producen en la casa de Guadalix.

Como cabe esperar en un formato como este, la vida en directo genera roces, salidas de tono y situaciones que, a veces, se vuelven un tanto desagradables. A nadie le sorprende y, en el fondo, es un poco lo que quiere ver cualquiera que se siente a ver el programa.

Pero ojo, todo dentro de unos ciertos límites, como parte de un show concebido para complacer a esas personas que buscan en la telerrealidad una forma de entretenerse.

El problema es que hay una línea muy fina entre lo que es moral y lo que no. Y en 'Gran hermano' es fácil sobrepasar los límites. Ahí es donde debería entrar la organización del concurso para solventar según qué casos. Algo que, con Suso, no está ocurriendo.

Telecinco no está haciendo nada por remediar el discurso que difunde casi a diario el concursante, un joven que se dio a conocer en el 'GH' de anónimos y que, desde entonces, ha deambulado por los diferentes platós de la casa con un comportamiento cuanto menos cuestionable.

El problema es que esa actitud 'chulesca' y con un punto canalla de la que ha hecho gala hasta ahora y con la que se ha formado su personaje televisivo ha dado paso a algo batante más alarmante en cuanto hemos tenido la oportunidad de verlo durante 24 horas, desde hace ya dos meses. Y es que si algo está llamando la atención de Suso en su paso por 'GH VIP' es su discurso machista, que acompaña de actitudes que no deberían tolerarse y que la organización todavía no ha visto oportuno sancionar. Y para muestra, algunas de sus 'perlitas' en la casa:

  • "Eres tú la que se está regalando".
  • "Vete a que te penetren con la mirada".
  • Sobre una concursante: "Yo pondría aquí 'felaciones a 5 euros'".
  • "A mí por ser chica no me vas a insultar públicamente".
  • Sobre la que es su novia en el concurso: "Es la única que está buena. Esa es la puta verdad. Y estamos todos viéndole el culo y las tetas".

Estos comentarios generaron un malestar general en la audiencia, lo que obligó a Telecinco a actuar: le dio un pequeño toque de atención, una regañina. Medidas insuficientes ante una conducta retrograda e inadmisible en un programa de televisión que tiene una responsabilidad por y para su audiencia.

Así, a día de hoy, Suso sigue cupiiendo a rajatabla con su manual de cómo ser un buen machista. Esta misma semana, tras varios días aparentando ser ese chico bueno que Jorge Javier quiere que sea, ha vuelto a las andadas:

"A mí no me gusta que te hayas puesto así antes con las tetas. Yo, por mí, te prohibiría llevar cuello alto. Yo prefiero que lleves escote. Yo quiero ver eso. Lo que prefiero es que lo lleves con elegancia. Yo quiero que lo lleves con elegancia. Eres mi novia y quiero que tengas ese toque elegante".

Que 'GH VIP' se nutre de concursantes polémicos, pasionales y que no miden sus palabras es un básico del programa y el cóctel perfecto para que surgan los roces de la convivencia. En definitiva, el contenido del que se nutre el espacio. Sin embargo, la sociedad avaza y, con ella, debe hacerlo la televisión. Y, más aún, si te acompaña la responsabilidad de ser el programa más visto en la actualidad. Por eso,  tanto los responsables del reality como la cadena deberían reaccionar ante esto y no dejar que se les vaya de las manos un asunto que, afortunadamente, ya no pasa desapercibido y por el que la audiencia ahora exige medidas contundentes y ejemplares.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?