Últimas noticias Hemeroteca

Francisco Serrano, el juez prevaricador que se saltó la custodia de un niño

  • El candidato de VOX fue suspendido por modificar las vacaciones de un niño para que se quedase con su padre dos días más
  • El Constitucional le dio la razón y rebajó su sanción, ya cumplida, a dos años: irrumpe en Andalucía a la cabeza de 12 diputados

Francisco Serrano en el acto de cierre de campaña de VOX / ()

Francisco de Asís Serrano Castro ha irrumpido en la política andaluza de la mano de la formación ultraderechista Vox, pero su nombre lleva varios años sonando por los pasillos de los principales tribunales españoles. Juez en Sevilla hasta 2011, el Tribunal Constitucional terminó dejando en dos años la sanción que le fue impuesta por alargar de forma ilegal las vacaciones de un niño con su padre, sin consultar a la madre, para que pudiese ir a una procesión.

El caso que le llevó hasta el Tribunal Constitucional arrancó en la Semana Santa de 2010, cuando era titular del juzgado de Familia 7 de Sevilla: decidió que un niño podía alargar durante dos días las vacaciones que tenía establecidas para estar con su padre, para que así pudiese salir en procesión con una cofradía en viernes santo. Lo hizo pasando por encima del juzgado de Violencia sobre la Mujer que tramitaba el divorcio, a petición del abuelo paterno del pequeño, escuchando al niño y sin informar de nada a la madre, que tenía la custodia.

Empezaba ahí una sucesión de sentencias que terminaría con el juez Serrano condenado y apartado de la carrera judicial. En 2011 era el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el que le imponía dos años de inhabilitación por un delito de prevaricación culposa, declarando probado que les recibió en su despacho, que buscaron la manera de que el caso cayese de forma fraudulenta en sus manos y consiguiendo que el niño pasase dos días de más con su padre en contra del criterio del juzgado competente, el que tramitaba el divorcio.

“El señor Serrano no evitó ni se cuidó en absoluto de no poner su función judicial al servicio de intereses o pretensiones de parte, validando la argucia procesal tramada” por los que asesoraron a la familia paterna del pequeño para quedarse al menos dos días más y saltarse las medidas de guardia y custodia.

Supremo y Constitucional

El caso del juez Serrano no se quedó ahí: su condena de dos años por prevaricación llegó al Tribunal Supremo, y de ahí al Tribunal Constitucional. El primero aumentó su condena a diez años de inhabilitación en junio del año siguiente: para el Tribunal Supremo el juez Serrano actuó en base a “una competencia que no tenía” y dictó la resolución de prolongar la estancia del niño con su padre “sin la más mínima observancia del principio de contradicción y sin la argumentación precisa”, concluyendo que Serrano “asumió una competencia que no le correspondía”.

El caso dividió al Tribunal Supremo – dos magistrados votaron a favor de no sancionarle por la vía penal – pero incluso ellos creyeron que su conducta es “incompatible con los deberes que le impone la Deontología y que merecería ser depurada” por la vía disciplinaria, dijeron de Serrano los jueces Francisco Monterde y Antonio del Moral.

Serrano, Ortega-Smith y Abascal / CARLOS MÁRQUEZ (EUROPA PRESS) (CARLOS MÁRQUEZ (EUROPA PRESS))

De diez años otra vez a dos: en 2016 era el Tribunal Constitucional – también con votos particulares – el que denunciaba que el magistrado había visto vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva. El Supremo, según el Constitucional, no tendría que haber admitido el recurso de la madre del pequeño y por tanto no tendría que haber aumentado su condena: se quedó finalmente con los dos años de inhabilitación, la Justicia tuvo que rehabilitarle hace exactamente un año y él no volvió al juzgado. Se entregó a la abogacía y ahora también a la política.

Contra la ley de violencia de género

Cabeza de lista por segunda vez a la Junta de Andalucía por la formación ultraderechista, ahora será diputado por Sevilla. Afiliado desde 2014, concurrió en los comicios de 2015 cuando Vox era un partido residual. Quedó en novena posición con apenas 18.000 votos en toda la comunidad. Este juez de familia ha protagonizado varias polémicas por su rechazo a la ideología de género y sus furibundas críticas a las políticas de igualdad del gobierno de Zapatero.

El juez Serrano aboga por derogar la ley de violencia de género porque parte de la idea de que “el hombre por ser hombre es maltratador y la mujer maltratada”. Apuesta por hablar de violencia intrafamiliar. Eclipsado por el líder nacional, Santiago Abascal, durante la campaña, no ha tenido salidas de tono más allá de sus andanadas contra el feminismo. En una entrevista con la Cadena SER, Serrano explicó parte de su polémico programa electoral. En él abogan por recentralizar competencias –defienden suprimir las autonomías- porque "el estado de las autonomías es un estado fallido que nos ha traído paro y pobreza". Además, reclama un refuerzo policial en las playas ante la llegada de pateras. Solo cree "en la inmigración legal" y asegura que pocos migrantes vienen aquí huyendo de la guerra.

oTROS PERFILES DE DIPUTADOS DE VOX

JOSÉ M. ROMERO

Eugenio Moltó, ahora diputado por Málaga

Veterinario y funcionario, su desencanto con el PP le llevó a Vox. Afiliado al partido de Casado en 2004 “tras los atentados del 11-M y la victoria electoral de Zapatero”, admite, dejó la formación diez años después ante la tibieza del marianismo y la nostalgia por el aznarismo. “No reconozco en el actual PP al partido al que me afilié. Ha surgido un nuevo partido, VOX, en el que la trayectoria de uno de sus promotores, Santiago Abascal, y su manifiesto fundacional, me ha convencido”, señalaba en una entrevista en 2014.

Cabeza de lista por Málaga, durante esta campaña ha dejado clara su postura radical. En un acto en Vélez Málaga, según recoge El Plural, argumentó por qué apuesta por derogar la ley de violencia machista. Según él, la culpa siempre recae en el hombre pese a la claridad de las estadísticas de mujeres asesinadas. “Problemas hay, tremendos, que están por resolver. Por tanto, nosotros proponemos cambiar la Ley de Violencia de Género por una ley de violencia doméstica. Que no sea culpable el hombre a priori. Ahora mismo mi mujer está en mi casa, yo estoy a 80 kilómetros, se pega un porrazo contra la pared, llama al 061 y esta noche duermo yo en la cárcel. Aunque tenga yo aquí a 300 personas de testigo. Es así”, llegó a decir entre aplausos para insinuar que las víctimas de la violencia de género viven de las subvenciones. “Han quitado las denuncias falsas de las estadísticas ¿Por qué? Porque entonces no les sale rentable, porque viven de las subvenciones”. Todo sin ningún dato que se acerque a la realidad.

Azote del feminismo, en una entrevista en Diario Sur, lo definió así: “El feminismo es una actitud agresiva de un grupo de señoras muy organizadas y muy subvencionadas y llaman machista al que no sea como ellas”. Según Moltó, el movimiento empezó con las sufragistas británicas, pero hoy es un “lobby que criminaliza al hombre por el hecho de ser hombre. Hemos pasado de la lucha de clases a la lucha de sexos”. De igual manera califica al movimiento LGTBI, del que dice ejerce una propaganda homosexual: : “Es un lobby que le enseña a nuestros niños menores de edad cosas que no están preparados para entender”.

También se ha pronunciado esta campaña sobre la figura de Franco. Partidario de no sacarlo del Valle de los Caídos, cree que se trata de “remover todo para generar violencia, volver al pasado es perder el tiempo”. Preguntado sobre si considera al franquismo una dictadura, primero se lo deja a los historiadores. “¿Vamos a hablar ahora de historia? La política actual no tiene nada que ver con eso”. Repreguntado en dos ocasiones, acaba señalando: “Yo creo que no”.

Luz Belinda Rodrígue, ahora diputada por Almería

Según su currículum en la web de Vox, la cabeza de lista por Almería dice ser vigilante de seguridad y escolta privado. Está estudiando derecho y asegura tener formación en recursos humanos para asociaciones no lucrativas y en motivaciones personal e inteligencia emocional. Nacida en 1980, según El Confidencial, dejó el Ejército del Aire para ser madre y ama de casa. Casada con un militar, ha vivido en Melilla, Algeciras o Almería, lo que ha ido endureciendo su discurso antiinmigración. No ha tenido mucha presencia en campaña, apuesta por eliminar los cargos de la Junta de Andalucía y diarios locales le afean que no ha concedido entrevistas por “falta de tiempo”.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?