Últimas noticias Hemeroteca

Las medidas contra los ultras que debate Argentina por la final de la Libertadores

El Gobierno de Macri se propone acabar con las barras bravas por la crisis del encuentro entre River y Boca

Hinchas de River, en el Monumental después de que se conociera la suspensión del partido entre su equipo y Boca Juniors. / ()

El Congreso argentino debatirá este mes un proyecto de ley para aumentar las penas contra los hinchas violentos del fútbol, conocidos como barras bravas, tras los incidentes que impidieron celebrar la final de la Copa Libertadores entre Boca y River, según anunció el Boletín Oficial de la Nación.

El proyecto, propuesto por el Gobierno de Mauricio Macri, busca crear un "Régimen Penal y Procesal para la Prevención y Represión de Delitos en Espectáculos Futbolísticos" y tiene la "férrea voluntad" de terminar con los barras bravas mediante su persecución penal y el fin de su financiación.

Esta propuesta, que será debatida en primer lugar en la Cámara de Diputados, incluye espectáculos futbolísticos nacionales e internacionales, amistosos y hechos violentos vinculados a su celebración. Prevé agravar las penas actuales para los infractores e impedir como pena accesoria su acceso a todo tipo de espectáculo futbolístico.

Asimismo, la norma pretende tipificar como delito específico conductas habituales de los barras bravas. Entre ellas, las siguientes:

  • Venta de entradas no autorizadas o falsas.
  • La entrada a los estadios sin contar con entradas.
  • El entorpecimiento del transporte.
  • El peligro de aglomeración o avalanchas.

Si bien ya existe una ley de 1985 para prevenir y reprimir la violencia en espectáculos deportivos, se entiende que esta norma ha quedado desfasada para los espectáculos futbolísticos por el aumento de la violencia en los últimos años.

Final suspendida

Este fenómeno provocó que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, el clásico a nivel de clubes más importante en la historia de Argentina, haya tenido que trasladarse a Madrid por decisión de la Conmebol y para garantizar la seguridad, por los incidentes del pasado 24 de noviembre cuando estaba previsto que se celebrara en el Monumental.

Hinchas de River lanzaron piedras y botellas al autobús de Boca Juniors en su trayecto al estadio, lo que ocasionó heridas a algunos jugadores por cortes con vidrios del vehículo que se rompieron y por inhalar el gas pimienta con el que la policía trató de reprimir a la turba violenta.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, declaró este lunes en una rueda de prensa posterior a la cumbre del G20 que el país requiere una "profunda reflexión" para evitar que la violencia vuelva a impedir que el país no pueda celebrar una final de fútbol. "La solución no es poner cada vez más policías, sino que los que cometen un delito vayan presos, y les aseguro que lo van a pensar varias veces antes de volver a hacerlo", señaló.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?