Últimas noticias Hemeroteca

El INAEM propone dotarse de una ley propia para dejar de ser "obsoleto"

El organismo que dirige Amaya de Miguel y que gestiona el Centro Dramático Nacional o las compañías nacionales de danza propone tener una ley específica como las que regulan el Museo del Prado o el Reina Sofía

Después de constituir el pasado mes de julio un grupo de trabajo con personal de todas sus unidades para abordar su reforma, el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM) llega a la conclusión de que es un organismo “que está obsoleto” y propone como solución a sus males “una ley propia”. Norma que “regularía de manera integral la organización y los regímenes de personal, patrimonial, de contratación, presupuestario y económico financiero”. Los referentes que maneja el INAEM son el Museo Reina Sofía, el Museo del Prado o la Biblioteca Nacional.

Sostienen en el organismo que dirige Amaya de Miguel que “analizadas las diversas fórmulas jurídicas que recoge la Ley del Régimen Jurídico del Sector Público, se concluye que ninguna resuelve en su totalidad los problemas identificados, de ahí la idoneidad de una Ley específica”. Una ley propia que regularía el funcionamiento del Centro Dramático Nacional, la Compañía Nacional de Teatro Clásico, el Ballet Nacional de España o la Compañía Nacional de Danza.

De Miguel explicaba hoy, al término de la última reunión del grupo de trabajo, que "los problemas del INAEM no son meramente de gestión, el marco jurídico actual es un modelo agotado" y que el informe que recoge la propuesta de elaborar una ley propia es “solo un punto de partida basado en el consenso para trabajar en una dirección: un modelo integral que nos permita mejorar la actividad de nuestro centros de proyección nacional e internacional, y por otro lado atender al sector mediante fórmulas de apoyo".

Esta propuesta, incluida en el primer informe provisional de conclusiones del grupo de trabajo, volverá a ser evaluada por los sindicatos en una nueva reunión el 12 de diciembre. De Miguel explicaba que tras ese encuentro, si la propuesta cuenta con el consenso de todas las partes, se elevará al ministro de Cultura y será él quien decida los pasos a seguir.

Sin embargo, el secretario general de UGT del Ministerio de Cultura, Javier Figueroa, presente en la reunión de hoy, calificaba el informe de “paripé” y en declaraciones a la SER anunciaba que no suscribirán la propuesta que hoy defendía Amaya de Miguel: “se ha perdido una oportunidad para potenciar el INAEM como organismo público de gestión directa de la cultura española y el informe presentado al grupo de trabajo ha sido un mero trámite administrativo, con una única propuesta, sin tener claro los fines y los objetivos”.

El representante de UGT considera que “no se ha cumplido el requisito del Real Decreto en el que mandataba al INAEM a crear un informe real en el que se hablase de todos sus problemas y se formularan medidas concretas”. Desde el sindicato creen que es necesaria “una hoja de ruta para crear las condiciones de buen funcionamiento del INAEM” y anuncian: "UGT no suscribirá la propuesta en la reunión del próximo 12 de diciembre".

Según la directora del INAEM, esta es "una propuesta de máximos y los paripés no tienen sentido". "Cuando te plantean una reforma de un instituto que tiene veinte años", añade De Miguel, "todos estamos de acuerdo en que está obsoleto y no da respuesta ni a las necesidades de nuestras unidades ni a las del sector".

Sobre si dará tiempo o no en esta legislatura a que la ley que regule el INAEM sea una realidad (situación que vive también la futura Ley de Mecenazgo), la directora del organismo reconocía que "uno no puede trabajar pensando en que no da tiempo, porque no trabajaría, teníamos un mandato muy concreto, el que fijaba el real decreto (el 697/2018 de 29 de junio), que pedía que en seis meses teníamos que hacer un diagnóstico y una propuesta, no podemos pensar que no va a dar tiempo".

La propuesta nace tras definir, en ese grupo de trabajo que empezó a funcionar en verano, un diagnóstico de la situación que vive el INAEM desde hace años, marcado, según su directora, por la "lentitud en los procedimientos en materia de subvenciones y contratación, que no se acompasan a la realidad de la actividad realizada que demanda rápida respuesta e intervención".

Además, explicaba De Miguel, que en las unidades del INAEM se producen "diferencias salariales para la misma actividad y distintas condiciones de trabajo entre aquellos que realizan la misma función, según les sea de aplicación un convenio laboral u otro". A ello se suman las dificultades para hacer giras, y que “nuestras compañías tienen dificultades para hacer programaciones plurianuales y no pueden disponer de ingresos derivados de la captación de recursos o mecenazgos”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?