Últimas noticias Hemeroteca

Un doblete de Bacca no consigue salvar un punto en La Cerámica

Goles de Brais Méndez, Okay Yokuslu y Maxi Gómez dieron la victoria al Celta

Los jugadores del Celta de Vigo celebran el gol de Brais Méndez, el primero del equipo ante el Villarreal. / ()

El Celta tomó el estadio de La Cerámica y tumbó a un Villarreal (2-3) que reaccionó tarde y que tras su exhibición goleadora en la Copa esta semana ante el Almería volvió a recuperar su versión liguera y se mostró como un equipo vulnerable y sin gol durante más de 80 minutos.

Si el Villarreal no tuvo piedad del Almería hace tres días y le infligió un 8-0 sin piedad, este sábado vio impotente como el Celta de Vigo le pasaba por encima en el mismo escenario hasta el minuto 82 y se ponía 0-3 en el marcador, aunque un error del cuadro vigués propició una reacción tardía local con dos goles que finalmente no culminó en remontada.

El partido tuvo un comienzo intenso, con los dos equipos en busca de la portería contraria, si bien fue el Villarreal el que intentó hacerse con el control del partido en los primeros instantes.

Sin embargo, sería el Celta el que pudo adelantarse en el marcador por mediación de Brais Méndez con un doble disparo del internacional español que vio como primero Asenjo y luego el palo evitaban su gol a los 18 minutos de juego.

Tras unos primeros minutos de igualdad fue el Celta el que se mostró ligeramente superior conforme avanzó el partido, lo que le permitió llegar a los dominios de Asenjo con fluidez y peligro.

La primera respuesta con algo de peligro del Villarreal tardó en llegar. Lo hizo a los 25 minutos de partido en un remate de cabeza de Gerrad Moreno tras un centro desde la banda que atajó sin muchos problemas Rubén.

En el último cuarto en hora de este primer tiempo el juego se equilibró. Ni Villarreal ni Celta se imponían en el centro el campo, aunque quizá era el conjunto vigués el que merodeaba más el campo contrario.

Así, cuando el partido parecía que acabaría con el empate inicial Brais Méndez recibió un pase hacia atrás de Iago Aspas, remató de primeras desde fuera del área y aunque Asenjo tocó el balón no pudo evitar el gol.

Si el primer tiempo acabó de la mejor forma posible para los gallegos, el arranque de la segunda parte todavía mejoró más el panorama del Celta, con otros dos goles consecutivos, uno en el minuto 48 de Okay y otro en el 50 de Maxi Gómez que supusieron un duro golpe psicológico y casi definitivo para el Villarreal pese a que quedaba casi toda la segunda parte por disputarse.

Ante esta situación, Calleja lo intentó a la desesperada y acumuló delanteros para tratar de mejorar la situación. Si en el descanso Ekambi ya había ocupado la plaza de Trigueros, tras el tercer tanto del Celta dio entrada a Bacca por Samuel Chukwueze para acompañar en el ataque a Gerard Moreno..

A pesar de que el Villarreal ganó peso en el terreno de juego del equipo vigués, los visitantes, con el marcador muy favorable y una buena disposición defensiva, capeaban la situación sin apenas sobresaltos ante un rival que volvió a adolecer de solvencia en ataque, como en la mayoría de partidos de la presente Liga.

El partido se encaminaba a su final con un infructuoso intento del Villarreal por acortar distancia ante un sereno Celta, si bien un grave error de Rubén le dio un giro sorprendente al partido.

Un pase atrás del jugador del Celta a su portero permitió al equipo de Calleja acortar distancias en el marcador por mediación de Bacca tras una falta ejecutada desde el centro del área que además dejó tocado al equipo visitante.

De hecho, de nuevo Bacca marcaba en el 87 para poner el 2-3 en el marcador y dar esperanzas a su equipo de al menos salvar un punto en un partido que de ser casi plácido para el Celta se tornó en un calvario, con un balón de Gerard Moreno al palo que pudo ser el 3-3 en el 92.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?