Hoy por HoyLa entrevista
Tenis

Àlex Corretja: "Hay padres obsesionados con sus hijos tenistas, algo inadecuado, absurdo y ridículo"

El extenista ha contado a Àngels Barceló en 'Hoy por Hoy' que su padre lloró "como una magdalena" cuando le dieron el premio a mejor deportista del año, más que con cualquier otro título

Àlex Corretja: "Hay padres obsesionados con sus hijos tenistas, algo inadecuado, absurdo y ridículo"

Àlex Corretja: "Hay padres obsesionados con sus hijos tenistas, algo inadecuado, absurdo y ridículo"

19:47

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1644407800752/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Nuestro invitado de este miércoles, Àlex Corretja, encaja perfectamente dentro del marco de un deportista excepcional. Alcanzó la cima del tenis mundial al convertirse en el número dos del mundo en febrero de 1999 tras rozar la gloria en Roland Garros en mayo del año anterior al jugar la final contra Carlos Moyá. También reeditó una nueva final en la tierra batida en París frente al brasieño Gustavo Kuerten.

También fue miembro de la "Armada Invencible", la que inauguró en el año 2000 los trofeos de algo hasta entonces inalcanzable para España: la Copa Davis. Además, fue medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney ese mismo año.

Y en la actualidad, comentarista experto del tenis alrededor del mundo. Con la extraña capacidad de emocionar con un silencio y apenas una pocas palabras. Al servicio, nuestro Álvaro Benito, al resto, él, nuestro invitado. Aquí podrás leer la entrevista completa que le ha realizado Àngels Barceló:

Open de Australia 2022

"Fue muy intenso todo con el partido de Rafa Nadal, casi un milagro que lo ganara, el colocarse como el primer tenista masculino en ganar 21 Grand Slam. Cuando vi que Rafa estaba por darle la vuelta y acabar ganando, pues me emocioné y me partí. Y encima tenía a Álvaro Benito viviéndolo con esa emoción".

El tenis, cada vez a menos

"El tenis es mi pasión. Yo vivo en Sant Cugat, llevo a mis hijas al colegio y practico deporte cuando puedo. Un poco de todo, aunque cada ve juego menos al tenis. Es un poco odioso, pero la comparación con tu propio tenis siempre es peor: golpeas peor, juegas peor, te mueves peor, tienes menos potencia... Y cuando hago un buen movimiento me pregunto '¿Y?'. No me llena, me da igual. En otros deportes sí me estimula. El tenis me encanta narrarlo, pero coger la raqueta con amigos no me llama la atención".

Más información

Cuando se acaba la carrera profesional

"Estamos metidos en la carrera profesional y no queremos que nos hablen del futuro. No nos gusta que nos hablen sobre qué vamos a hacer cuando nos retiremos. Solo pensamos en ganar a los próximos rivales, no queremos saber sobre nuestro futuro. Yo nunca me imaginé esta salida como comentarista y para mí ha sido todo un descubrimiento, una de mis máximas ilusiones, a día de hoy".

Comenzar en el tenis

"Hoy en día, mucha gente lleva a sus hijos pensando que sean Rafa Nadal y eso es un error gravísimo. Yo tengo tres hijas y solo quiero que entiendan compartir, que les expliquen cosas y ellas aprendan. Si ahí realizan su juego y quieren ser tenistas, pues muy bien. Pero hoy en día veo a algunos padres que tienen algo de obsesión con que se conviertan en algo grande del tenis y del deporte. Es una actitud inadecuada, absurda y ridícula".

Los inicios de Àlex Corretja

"Yo empecé a los 10 años a jugar al tenis y entrenaba muchas horas. Lo hacía por ilusión. Mis padres jamás me obligaron. Ellos me pusieron todas las facilidades para seguir estudiando y practicando tenis. En ningún momento era el sueño de su vida que yo fuese tenista. Mi padre, mi madre, después de ganar títulos, su sueño ara que yo fuera feliz, educado y respetuoso. Mis padres se emocionaban mucho cuando ganaba títulos. Cuando me dieron el premio al jugador más 'fair play' o deportivo (en español) de todo el año, me lo dieron en Miami y llamé de madrugada a mis padres. Él se puso a llorar como una magdalena, se emocionó mucho más que con cualquier título que pudiese ganar en una pista. Los valores del respeto lo tenemos muy arraigado en la familia. La humildad por encima de todo".

Su niñez

"Yo también me he dedicado a esto, casi era profesional de niño. Prácticamente, lo era, pero con una ilusión gigantesca que la mantengo intacta y sin que nadie me obligara. Era y soy un privilegiado, un lujo, pero el peaje que hay detrás es mucho mayor del que uno puede ver".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad