Hoy por Hoy JerezHoy por Hoy Jerez
Gastro
A Boca Llena

Mesa Jardín: deseo carnal

A medio camino entre Arcos y El Bosque, esta venta cuenta con una interesante oferta de carnes a la brasa y al horno, y pollos de campo a la leña

Pata de cabrito lechal al horno / Cadena SER

Jerez de la Frontera

Hará más de treinta años probé una carne mechada inolvidable y hasta el día de hoy irrepetible. Fue en una vieja venta de carretera entre Arcos y El Bosque, justo en el primer desvío a Algar. La venta Mesa Jardín, entonces un poco destartalada pero con mucho sabor, tenía un pequeño porche y allí mismo nos sirvieron una deliciosa tapa de fiambre de cabeza de lomo de cerdo embadurnada en manteca blanca, con su justo punto de sal gorda y aliñada con especias del entorno y pimienta negra en grano. Rica, casera y auténtica. Es de esos bocados que se te quedan grabados y que vuelves a paladear cada vez que lo recuerdas como si el tiempo no hubiera pasado.

Por lo que me cuentan, debía pertenecer entonces el negocio a la familia de Francisco Reyes, que durante veinticinco años se la tuvo arrendada a la familia Jiménez, la que la fundó a principios de los sesenta.

En una de esas rutas mañaneras con Rafael Benítez Toledano entre cafés, molletes y mantecas, acabamos en esa venta, a la que no había vuelto pese a pasar por allí con relativa frecuencia. Naturalmente, preguntamos por la carne mechada, pero el anterior inquilino terminó el arrendamiento y la propiedad la traspasó a Antonio Real en 1997.

Huevos de campo con espárragos verdes, tomatitos cherry y jamón ibérico / Cadena SER

Mesa Jardín abre cada día de la semana (no cierran nunca) a las siete de la mañana, siendo punto de encuentro habitual de cazadores y excursionistas. Además de buen café, tienen variedad de mantecas y bocadillos originales como el de carne de cerdo al horno de leña con alioli y col macerada; el de lomo adobado, mayonesa, huevo y queso, el de salchicha, huevo y tomate frito; otro de choripan o un suculento bocata de chicharrones en su salsa. En los últimos meses han potenciado el horno para elaborar su propio pan, los típicos bollos de Semana Santa de Arcos, las magdalenas, las empanadillas de chocolate y las tortitas de manteca. No hay que perder tampoco de vista los boniatos al horno.

Con Remedios Iglesias, la mujer del nuevo propietario, al frente de la cocina la venta había cobrado fama por sus asaduras en manteca, los chicharrones, el pollo de corral con arroz, la cola de toro, las patatas con tomate y huevo, la carrillada, el abajao de espárrago y de tomate o la berza. Cuatro años después de su jubilación se mantienen todos estos platos gracias que despositó su recetario en las manos de María Corona, su sucesora y actual responsable de la cocina.

Además, la llegada en 2018 de José, hijo de Antonio y Remedios, le ha dado otra vuelta de tuerca al negocio familiar. Paulatinamente, ha ido incorporando una interesante variedad de carnes, como el retinto y el angus, el cabrito lechal al horno, el cordero, el cerdo ibérico y pollos de campo hechos con leña. Una verdadera tentación para los carnívoros.

Arroz caldoso con setas y espárragos / Cadena SER

La venta está muy tranquila los días entre semana. De hecho, de lunes a jueves trabajan las seis personas fijas en plantilla y los fines de semana el número se duplica por el aumento notable de clientes que abarrotan el establecimiento. Además de desayunos, sirven sólo los almuerzos, y cierran a partir de las cinco de la tarde.

A la hora del mediodía que llegamos las brasas están a su punto. En la carta reparo, además de en lo ya expuesto, en las croquetas de espinacas y puchero, en las alcachofas con jamón o en los espárragos a la plancha imprescindibles en esta época del año. Entre los platos combinados los tienen clásicos como los huevos rotos con jamón ibérico o los huevos con patatas y chorizo, o el revuelto campero y el de espárragos trigueros. Pero también ofrecen una musaka de berenjenas. Entre los guisos no faltan las cabrillas, las asaduras siguiendo la receta familiar de Remedios, la carrillada o la cola de toro.

Los platos de la mar se reducen al lomo de bacalao confitado, los chocos fritos, la pata de pulpo a la brasa y el calamar a la plancha. En cambio, la variedad de carnes a la brasa es completísima, con diferentes cortes de cerdo, ternera retinta y ternera argentina, además del churrasco de pollo. Al horno de leña, sirven pata de cordero, cabrito y carrillera de ternera. Por último, el abajao de espárragos trigueros o tomate, el jabalí al espeto, el pollo de campo con arroz y la berza con pringá se sirven sólo por encargo.

Solomillo de retinto / Cadena SER

Abrimos el almuerzo, que acompañaremos con Tesalia, Iceni y Arx, los tres vinos de la bodega situada a solo unos cientos de metros. Lo haremos con un par de huevos de corral con espárragos trigueros, jamón ibérico y tomatitos cherry. Viene todo servido en una bandeja negra ovalada donde todo se viene haciendo. Los huevos de corral son de las gallinas que la familia mima en sus cuatro hectáreas de terreno. Los espárragos, otro deleite.

Seguimos con un arroz caldoso con setas y espárragos. Viene bien despachado de azafrán y le sobra el inevitable limón abierto por la mitad y que sirve de adorno. Es temporada de setas y de espárragos y es un motivo más que suficiente para no añadir nada más que lo imprescindible.

El dominio del horno se salda positivamente con una pata de cabrito lechal de la zona. Punto perfecto de la carne, así como el sazonado y la guarnición. Impecable también la presentación.

Flan de leche de cabra y huevos de corral / Cadena SER

Un solomillo de retinto deja fuera de toda duda que Mesa Jardín es un buen lugar para que los carnívoros disfruten. Punto menos en la parrilla y al punto de sal. Como con el cordero, volvemos a agradecer las patatas fritas caseras. Ese placer tantas veces prostituido.

Los postres son de elaboración propia. Hacemos caso a los consejos de José, que nos recomienda el flan y un pudin. El primero, hecho con leche de cabra y huevos de campo, viene avalado por la sensacional materia prima y cocinado con el azúcar suficiente. De diez. No se queda muy atrás el pudin, en este caso de bollo de Semana Santa, un dulce muy conocido y consumido en Arcos de la Frontera.

Aunque no he encontrado rastro de esa inolvidable carne mechada que recordaba de cuando joven, he descubierto un sitio auténtico a los pies de la Sierra de Grazalema, de fácil acceso y aparcamiento, y con una excelente materia prima. Queda pendiente para la próxima encargar alguno de los pollos de corral que asan con leña los fines de semana. Como botón de muestra promete, desde luego.

Pudin de bollo de Semana Santa / Cadena SER

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad