SER Deportivos GipuzkoaSER Deportivos Gipuzkoa
Fútbol
Real Sociedad

El viaje de la Real a Leipzig desde dentro

Así fue el traslado de la expedición txuri-urdin para jugar en Alemania la ida de la eliminatoria de los 1/16 de la Europa League. Desde la charla de Aperribay con los capitanes hasta la familia de Merino que le fue a despedir

Aperribay conversa con Illarra y Oyarzabal en el aeropuerto de Noain

Leipzig

Solo ellos saben de qué hablaron. Pero estuvieron un buen rato conversando en el aeropuerto de Noain, antes de tomar el vuelo que tenía que llevar a la plantilla de la Real Sociedad hasta Leipzig, donde este jueves empieza a buscar el pase a los octavos de final de la Europa League. Fue una anécdota más de un viaje menos poblado de lo habitual en Europa, hasta el punto de que en el vuelo charter de la expedición había algún plaza libre. Primero llegó Aperribay a Pamplona, y tras facturar su equipaje, esperó a la plantilla a la entrada de la terminal para ir saludando uno a uno a todos los jugadores. Y cuando llegaron Asier Illarramendi y Mikel Oyarzabal, los apartó un poco de los demás y mantuvo una larga y animada charla con ellos. Fue una especie de reunión al más alto nivel en pleno viaje a Leipzig. Puede que fuera la conjura necesaria para superar una eliminatoria tan dura como la que tienen entre manos.

Aunque para motivarse algunos jugadores recibieron la mejor de las medicinas. A Mikel Merino le fueron a ver al aeropuerto de Noain algunos de sus familiares, entre ellos el ex jugador de Osasuna Miguel Merino. La cara de felicidad del navarro estaba más que justificada. Sería de las pocas sonrisas que se pudieron ver en el viaje. Porque en general los jugadores se mostraron serios durante prácticamente todo el viaje, como si no quisieran perturbar la concentración que se merece una cita europea de este calibre. Solo Imanol Alguacil, el jefe de la manada, parecía querer sonreír. Debe ir en los genes. Con su habitual tono amable y bonachón, no dudó en saludar a todo el que se le acercaba. “Bueno, allá vamos. A ver qué pasa. Vamos a ver si volvemos contentos y vivimos”, dijo sonriendo. Se le notaba confiado, aun siendo consciente de los toros que tendrán enfrente en el Red Bull Arena.

A los jugadores les esperaba algún pequeño seguidor txuri-urdin deseoso de su autógrafo y su fotografía con sus ídolos. Se puso literalmente las botas. Isak, Sorloth, Remiro… y una foto que vale su peso en oro, con los capitanes de la Real, Illarra y Oyarzabal. Es curioso la tranquilidad con la que se toma todo el eibarrés. No pierde la compostura en ningún momento, saluda con educación a todo el mundo y mantiene siempre el mismo tono calmado en sus conversaciones. En la expedición no solo estaba el presidente, Jokin Aperribay, al frente. También acompañaba al equipo el Director de Fútbol, Roberto Olabe, acompañado de su inseparable Erik Bretos, su mano derecha. El vitoriano había estado el día anterior en el palco del Polideportivo Artaleku de Irún, viendo el partido de la EHF European League entre el Bidasoa-Irun y el equipo eslovaco del Tatran Presov. Venía con ambiente de Europa de casa. “Se lo había prometido al presidente, Gurutz Aguinagalde”, explicó. Los más jóvenes, como Djouahra, Marrero y Ander Martin estaban juntos. Era el primer viaje europeo de Ander Martin y se le notaba contento, recibiendo el cariño y la atención de muchos de los canteranos ya asentados en el primer equipo. Ellos pasaron antes por su situación.

La expedición de la Real a Leipzig se completaba con los diferentes directivos que acompañan en sus viajes al primer equipo realista. Estaban los vicepresidentes Joseba Ibarburu y Mikel Ubarretxena, igual que las directivas Nerea Aranburu y Maite Azkoaga, que fuera capitana de la Real Sociedad de hockey hierba. Y entre los invitados el que fuera Diputado de Deportes de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Josu Galdós. La expedición realista salió de Pamplona con media hora de retraso sobre el horario previsto (17.30h) y aterrizó en Leipzig ya de noche, a las 20.10 horas, con frío y algo de lluvia. Al llegar, los jugadores fueron directamente al escenario del partido de este jueves, el RB Leipzig, para inspeccionar el terreno de juego y empezar a familiarizarse con el estadio donde unas horas más tardes tendrán que dirimir una cerrada batalla contra el RB Leipzig. Por supuesto, con Sorloth como cicerone, que para eso el noruego se conoce bien las instalaciones, por razones obvias. Allí algunos, entre bromas y animadas conversaciones, cerraron los ojos y soñaron, soñaron con hacer algo grande en ese mismo lugar, haciendo caso de la pancarta que le pusieron en el entrenamiento de la mañana los miembros de la ‘Bultzada txuriurdina’: “Egin amets” (sueña).

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad