Hoy por Hoy JerezHoy por Hoy Jerez
Gastro
A Boca Llena

Diez planes en Jerez para cumplir con la vigilia a rajatabla

Bares de barrio, restaurantes y marisquerías para disfrutar pese a las restricciones propias de los viernes de Cuaresma

Frito variado con tomates aliñados en El Maty / Cadena SER

Jerez de la Frontera

La Cuaresma, tiempo de oración, de reflexión y de conversión para los católicos, tiene también su atractivo gastronómico. Históricamente, los guisos de vigilia han formado parte de las costumbres de muchas generaciones de jerezanos. Grandes platos forman parte del recetario de los viernes de Cuaresma: los garbanzos con bacalao, el menudo de chocos, el arroz a la marinera, las menestras de verdura, las pavías de bacalao o de merluza, el cazón con tomate, los huevos con chícharos y por supuesto el pescaíto frito.

Poniendo por delante que cada cual puede hacer de puertas para adentro lo que le venga en gana, aquí les dejamos una serie de planes en Jerez para quienes gusten de llevar a rajatabla la vigilia los viernes de Cuaresma.

Ensaladilla rusa del Maypa / Cadena SER

Empezaremos por El Maty, uno de los indispensables. En el Parque de la Serrana, en el número 5 de la calle Moscatel, se encuentra uno de los bares más auténticos y con más sabor de la ciudad. Tras la cotizada barra, Antonio González Jiménez, el Maty, lo hace absolutamente todo. Harina el pescado, lo fríe, se encarga de la plancha, sirve los aliños y las bebidas y cobra. Pero es que encima todo lo hace bien, y el resultado es una feligresía que no ha hecho sino aumentar con los años, al contrario que el minúsculo establecimiento, que se quedó pequeño, y mucho más tras las restricciones de la pandemia. Esto obligó al Maty a colocar más mesitas en el exterior, lo que ha agradecido sobre todo la clientela femenina.

La ensaladilla rusa, las caballas a la plancha con tomates aliñados y el pescaíto frito variado son las señas de identidad de la casa, junto con el fino helado de la cooperativa que el cliente puede servirse directamente desde la nevera de arcón, ya que de lo contrario el Maty reventaría. Casi tan bueno como todo lo demás, el precio. Entre 15 y 20 euros por pareja.

Piriñaca con caballa del Bar Arturo / Cadena SER

En Cuaresma es también obligado ir al Maypa. Lo era antes, en el añorado emplazamiento de siempre en la Cruz Vieja, de cuyo techo colgaban decenas de carteles de Semana Santa que le hacían llegar a la familia Alzola desde los lugares más recónditos de nuestro país, y lo sigue siendo en las amplias instalaciones actuales del Parque Empresarial. En la barra sigue atendiendo como siempre Paquito, y allí mismo es donde me gusta disfrutar del tortillón, de la mejor ensaladilla rusa y de una merluza rebozada acompañada de la maravillosa mayonesa de la casa. Y si se tercia, también de algunos de los montaditos elaborados con las buenas conservas que siempre tuvieron.

Otro clásico es el bar Arturo, que desde hace unos años ha delegado en sus hijas la enorme responsabilidad de seguir friendo el pescado y cocer el marisco como nadie. Afortunadamente, desde la pandemia puede reservarse mesa tanto en los salones interiores como en la terraza, cuya capacidad han ampliado para satisfacción de su mucha clientela. De todas formas, la costumbre de esperar en la barra a que quede una mesa libre sigue siendo una buena excusa para disfrutar del vino fino helado y de los incomparables tomates aliñados o de la piriñaca con caballa. Una vez sentados, que no falten unas buenas gambas o langostinos cocidos, las coquinas, las huevas a la plancha y el pescado frito o a la plancha en cualquiera de sus variedades.

Ensaladilla de gambas de La Tapería del Bichero / Cadena SER

Con menos años de tradición, pero con una trayectoria jalonada de éxitos, La Tapería del Bichero es siempre una excelente elección. Pocos pueden presumir de la materia prima con la que trabaja Fermín Anguita, que además cuenta en cocina con un equipo que sabe tratarla y presentarla. Personalmente, la ensaladilla de gambas siempre me ha parecido colosal. Como novedad, El Bichero acaba de abrir también sus puertas en lo que fue el Mesón El Coto, donde recuperan el concepto de restaurante con el que tan bien les fuera en la calle Pescadería Vieja primero y en la plaza Vargas después.

Atún mechado de La Tasca / Cadena SER

También en la zona de la plaza del Caballo, La Bocacha ha logrado hacerse con un hueco importante como establecimiento especializado en pescado. Jesús González, su propietario, domina igual de bien la suerte de la fritura como la de la plancha. Él personalmente se encarga de todo, y lo hace tal y como lo aprendió hace años de uno de los grandes, Las Bridas. Su ensaladilla de gambas merece un monumento, como el gallo y los boquerones fritos. También los calamares a la plancha y cualquier pescado.

No salimos del barrio porque hay que hacer una parada obligada en este recorrido de vigilia en La Tasca. El decano de los establecimientos de la zona vive una segunda juventud de la mano de Juan Gago, hijo del fundador, que además tiene la buena costumbre de recibir al cliente con una copa de vino fino. El atún mechado, el gallo frito o el atún encebollado, además de cualquiera de los pescados al horno que suelen entrarle con relativa frecuencia y que preparan delante del comensal, son mis recomendaciones.

Vieiras rellenas de El Molino / Cadena SER

Otro bar clásico de barrio de los de siempre es El Molino. Situado junto a la Puerta del Arroyo, y en pleno barrio de San Salvador, su ensaladilla de gambas es de las mejores de la ciudad. Ideal para cualquier noche de estas en las que empieza a hacer buen tiempo su terraza, y una copa de fino muy fría, una tertulia y unas gambitas con bechamel o unas vieiras rellenas.

Camino de San Miguel, en la calle del mismo nombre, hay un establecimiento de muchos quilates. La Marea de Marcos es La Marea de toda la vida que abrió su padre, el Chule, y que su hijo sigue llevando con gran acierto desde que se hizo cargo del negocio hace diez años. En la demandada terraza de la calle peatonal es posible disfrutar de mariscos de Sanlúcar y de Galicia cocidos al momento, así como de un buen pescaíto frito, pescados de roca, ensaladilla de gambas y guisos marineros. Entre sus últimos visitantes ilustres, el chef José Andrés.

Calamares a la plancha de El Cuco / Cadena SER

Otro local cuyo nombre lo dice todo, A Mar, en la calle Latorre, es una muy buena opción para la ruta cuaresmal. Con pescados grandes y mariscos de excelente calidad y buen servicio tanto en sala como en la agradable terraza en la misma cale peatonal.

Y aunque lo dejemos para el final, podríamos aplicar perfectamente aquello de que los últimos serán los primeros. En la avenida Ingeniero Ángel Mayo, el bar El Cuco ha sabido ganarse también un lugar especial entre los amantes del pescado. Local pequeño, modesto y muy limpio, la satisfacción de los clientes sigue invariable en los treinta años de brillante y regular trayectoria. Sin duda, uno de los mejores pescaítos fritos y de las planchas con más famas de Jerez.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad