SER DeportivosSER Deportivos
Más deportes

La patinadora Sara Hurtado deja su vida en Rusia y vuelve a España: "El pueblo ruso no es Putin"

Llevaba desde 2016 entrenando en Rusia junto a su pareja de patinaje Kirill Jalyavin

Entrevista a Sara Hurtado

Entrevista a Sara Hurtado

Sara Hurtado y Kirill Jalyavin forman pareja española de patinaje artístico. Entrenan en Rusia, país de origen de Kirill, desde 2016, pero la ofensiva de Rusia en Ucrania les ha hecho tomar la determinación de regresar a España. Sara Hurtado ha contado su historia en SER Deportivos.

Pregunta: ¿Cómo estás?

Respuesta: Solo puedo responder que estoy. Es una pregunta que estos días me están haciendo mucho y es lo mejor que puedo responder. Es una semana que se me ha hecho como un día malo muy largo. De repente, como que todas las prioridades cambiaron y solo existía en mi mente volver a casa, como fuera y lo antes posible. La sensación de urgencia es una alarma que de repente se te despierta dentro. En cuanto esto amaine un poco, creo que me voy a tirar tres días durmiendo, solo por el puro desgaste emocional que está siendo todo esto.

P: ¿Cómo fue vivir hace ocho días en Rusia el comienzo de la guerra contra Ucrania?

R: Un shock. No solo por el hecho en sí, sino por cómo lo vi reflejado en las caras de mi equipo, como diciendo, ‘¿qué haces?’. Su cara lo decía todo. Como que todos teníamos esa pequeña esperanza de, ‘no, esto mañana se va a acabar. Se va a replegar, o solo es un mal susto’. Pero ves que no, que la cosa cada vez se va poniendo más complicada y ahí es cuando dijimos, ‘nos tenemos que ir ya’.

P: ¿Cómo están las calles en Moscú, cómo es el día a día?

R: Hay mucha desesperación, también por el hecho de sentir que no pueden hacer nada al respecto porque si te manifiestas te la juegas a que te encierren. No tienen ni voz ni voto en todo esto y son afectados directos o indirectos de esta masacre. O tienen familiares, amigos, en Ucrania. El ucraniano para un ruso es su primo, su amigo, es gente cercana. El odio que se está desatando contra Rusia tampoco me parece nada sencillo de llevar. Van a tirar para adelante porque son así. Pero hay mucha, mucha preocupación. Se ve mucho militar por la calle, las colas en los cajeros, pero en Moscú la vida sigue, dentro de lo que cabe.

P: ¿Cómo se informa de la guerra en Rusia?

R: En las imágenes que llegan a Rusia, es todo como muy institucionalizado. El general contando la maniobra que han hecho. Todo como ensalzando la patria. Es como surrealista, ¿esta gente vive en esa realidad, esto se lo creen? Entendemos que esa no es la realidad.

P: ¿Cómo ha sido salir de allí?

R: Ha sido un nivel de angustia que no se lo recomiendo a nadie. Y estábamos en la zona más privilegiada, que era Moscú. El sentirte en peligro es un horror. Cuesta hasta dormir, se te pone un nudo interior… A mí me cambió hasta la voz. Mi madre me escuchaba por teléfono y me decía, ¿hija estás mala? Porque no tenía ni siquiera la misma voz. Hemos tenido mucha suerte y nos han cuidado mucho desde el consulado. También el CSD se ha puesto en contacto con nosotros.

P: Has dejado un trozo de vida muy grande atrás.

R: Sí. Y ni siquiera me he podido despedir. Me pone muy triste pensar en eso, en toda la gente que no sé cuándo voy a volver a ver. Es así de duro y cuando me pongo a pensar en ello, me emociono muchísimo. Han sido mi apoyo, todo lo que ahora mismo no se considera que es el ruso, ellos lo han sido para mí. Por eso me da tanta rabia. El que Ucrania esté sufriendo tantísimo y que los rusos sean los condenados por pensar que son el enemigo y es todo violento. No, para nada, es que el pueblo ruso no es Putin.

P: ¿Qué dicen los deportistas rusos del veto a competir?

R: Nuestros compañeros se estaban preparando el Mundial para luchar por el título. Es una vida que dedicas en cuerpo y mente para llegar a tu máximo nivel. Que no tengas ni siquiera la oportunidad de demostrarlo ha debido ser un palo muy grande. Lo que pasa es que ahora todo es relativo, todo queda en un segundo plano porque lo que está en juego es la humanidad, son vidas. Es muy triste que el deporte y la gente inocente acabe pagando todo esto.

P: Kirill Jalyavin (su pareja de baile) se ha planteado vender el coche para dejar dinero a la familia que ha dejado allí...

R: Se ven amenazados por muchos sitios, no solo a nivel físico, sino su propia calidad de vida. De qué van a vivir si las empresas se van, si las cuentas de los bancos están todas bloqueadas. Kirill y su mujer se han planteado directamente vender el coche, hacer lo que sea para poder ayudarles.

P: ¿Crees que algún día volverás a Moscú?

R: Espero que sí, espero volver. Ahora mismo lo veo muy complicado, pero me gustaría muchísimo porque es una ciudad que me ha hecho muy feliz, que es muy especial. Recomiendo a todo el mundo que si tiene la oportunidad vaya a visitarla porque le cambiaría mucho la perspectiva.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad