Fútbol

Jonh rescata a la Arandina

Con más sombras que luces, los de Álex Izquierdo lograron superar al filial del Salamanca UDS con un tanto del canario en el minuto 87

Lance del partido / Cadena SER

Aranda de Duero

Había que ganar y se ganó, que era lo importante. Pero hay mucho que cambiar y que analizar para los próximos envites que se acercan para la Arandina si la intención es clasificarse para el playoff. Porque no fue, de lejos, el mejor partido del año en El Montecillo. Y este equipo dista mucho del de hace meses. Se le ha olvidado ese buen juego que practicaba, esa fe que, pese a no tener mucha eficacia ofensiva, le hacía ganar partidos. Lo que no se podía olvidar es que había que ganar para estar pendiente de los posibles fallos de los rivales directos. Y sobre todo a los duelos que entre ellos se van a producir en las últimas jornadas.

Este domingo, ante el filial del Salamanca UDS, una mala primera parte. Fallos ofensivos y pocas opciones, pese a que se le anuló a Mario un gol de falta que pareció ser legal. Mucha precipitación en los pases, ante un equipo que no exigió mucho. Ocasiones clamorosas que salieron fuera del marco rival. Y a favor, eso sí, una defensa resolutiva que sigue dando un buen nivel. También a los charros les anularon un gol, por falta precisamente a uno de los zagueros blanquiazules. Pero no hubo mucho más que destacar en una primera parte insulsa.

La segunda parte comenzó con advertencia. Un disparo de Nieto que se iba alto pero que tocaba Paisa. Respondía Zazu en el 54 con un remate fuerte. Y nuevamente la tensión sobre el campo, la necesidad de ganar y de hacer bueno un mal partido. Álex Izquierdo desde el banquillo hizo una doble labor: no esperar para hacer los cambios, y atreverse con un triple cambio que funcionó, porque aportó más mordiente y sangre al equipo. Ahí sí, con nervio pero también de nuevo con fe, se buscó el tanto del empate, aunque los rivales avisaban y a Paisa de vez en cuando le tocaba demostrar que esta Arandina tiene portero.

Al final, uno de esos cambios revulsivos -John- fue el que logró la épica. Un disparo desde la frontal, en el minuto 87, que tocó el meta rival aunque no para evitar que sobrepasara la línea. Delirio y sobre todo respiro para un equipo que siguió carburando y que en dos ocasiones más pudo hacer el 2-0.

Al final, como dijo más de uno al salir del campo “lo mejor es el resultado”. En eso también coincidía Izquierdo al término del choque, pero sobre todo por la emoción y el empuje que el resultado aporta a un vestuario unido que ahora visita el campo del colista con la misma necesidad de sumar de tres, pero con la confianza reforzada. Sigue habiendo que recortar distancias, y para eso, toca ganar. Pero eso ya será el próximo domingo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad