Internacional

Bruselas plantea varias opciones para intentar abaratar la energía

De momento, la propuesta de España de desvincular el precio de la luz del que marca el gas no es prioritaria para la Comisión Europea

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.​ / KENZO TRIBOUILLARD

Bruselas

La Comisión Europea ha presentado este miércoles varias opciones para intentar reducir el precio de la energía a pocas horas de la nueva cumbre. De momento, Bruselas se plantea como último recurso la propuesta de España de desvincular el precio de la luz del que marca el gas, ya que no la considera prioritaria. La Comisión propone, entre otras cosas, poner un tope al precio del gas en el mercado mayorista, compensar los costes de producción de empresas que generen electricidad con combustibles fósiles o redirigir los beneficios caídos del cielo a los consumidores.

Las ayudas directas a los sectores afectados tienen costes fiscales, pero pueden hacerse a nivel nacional, según el Ejecutivo comunitario. Fijar un precio a los generadores es "complejo" y puede provocar la interrupción del suministro. Y un precio máximo al petróleo o al gas distorsiona la competencia y puede perturbar los mercados.

Los inconvenientes de las propuestas españolas quedan así fijados en el documento que presenta Bruselas aunque la Comisión no se pronuncia más explícitamente en contra a la espera de que el carpetazo lo den los jefes de gobierno en su reunión de este próximo jueves.

Estrategia para el invierno

La estrategia para el próximo invierno pasa por las compras colectivas. El equipo Von der Leyen propone una "estrategia coordinada de compras colectivas", considerando que ésta tendrá un efecto directo sobre el precio aunque las infraestructuras necesarias para compartir la llegada del gas y del crudo necesitan entre 5 y 10 años para estar completadas.

"Si la estrategia triunfa, será posible una rebaja considerable del precio", dice la Comisión, que valora que esta opción evita imponer restricciones a las empresas suministradores y por tanto garantiza que “no habrá problemas de suministro”.

La limitación de precios del gas, en cambio "sólo será efectiva si se realiza en todos los Estados Miembros", dice la Comisión que, sin embargo, acepta que es la vía más directa para bajar el precio.

Los argumentos de Holanda

Aunque Bruselas hace suyos los argumentos de Holanda afirmando que si el precio que se fija es muy bajo será un problema para las compañías, que tendrían que pagarlo más caro fuera, y por tanto, la idea es en sí misma un instrumento que desincentiva el interés por el mercado europeo.

Limitar los beneficios extraordinarios a las empresas distribuidoras no tendría ningún efecto en la rebaja de precios pero podría permitir que ese dinero se utilizara para nuevas infraestructuras, mantiene la Comisión en el texto en el que considera que el riesgo añadido es que aumente los costes industriales y reduzca el futuro de las renovables.

El documento fue distribuido este martes a los gobiernos y será la base de la negociación este próximo jueves. aunque a las medidas nacionales autorizadas para compensar los elevado precios hay que fijarle costes y posibilidad de compensación ya que, aunque el texto no incluye específicamente un estudio de impacto, fuentes comunitarias han confirmado a la Cadena SER que la suma de las decisiones que a nivel nacional están tomando los gobiernos supera los 200.000 millones de euros.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad