Opinión

Abril de las palabras

Mercedes de Pablos, periodista y escritora, conjuga la palabra con el mes de abril, un tiempo de largas conversaciones en las terrazas de bares, de pregones, jornadas, conferencias, diálogos, recitales...

Mercedes de Pablos, periodista y escritora / Cadena SER

Mercedes de Pablos: "Abril de las palabras"

02:54

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1649071975418/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Sevilla

Estrenamos abril, querido Salomón, queridos oyentes, y es como si todos volviéramos a estrenar los zapatos de domingo de Ramos. Como sensación, digo, que no veo yo a la muchachada sevillana dejándose poner unos mocasines, por ejemplo, en detrimento de sus amadas deportivas, que en nuestro universo propio reciben el nombre de botines. O no sin su consiguiente qui pro quo, ya sea subir las horas de la play o ponerle tarjeta nueva al móvil. A cambio de endomingarse, valga la redundancia.

La vida es negociación, y quien no lo sepa que se apunte a organizar una comida familiar en cualquier fiesta señalada y le eche narices para acertar con el menú. Porque menos leche de vaca, convenientemente pasteurizada, hoy en nuestras casas hay más tipos de leche que sinónimos tiene el español. Que mira que tiene. Y viva Nebrija el Lebrijano que para eso celebramos su centenario. Y en esta emisora, sobre todo.

Contento debe andar allá en el cielo de la Historia el gramático más importante de nuestra lengua, porque en primavera, y en Sevilla, hacemos una auténtica fiesta de la lengua. Fiesta de la palabra. Tenemos pregones, con mayúscula y con minúscula, tenemos conferencias, diálogos, jornadas, recitales, presentaciones de libros. Nos ponemos a hablar como poseídos por una jolgoriosa locuacidad. Todos. Como si fuéramos macetas restallonas. Las terrazas se nos llenan de conversaciones. ¿Verdad, usted que me oye, que comparte conmigo la impresión de que este fin de semana no se ha quedado nadie en casa? O hemos ido ocupando la ciudad por escrupulosos turnos, en un acuerdo no escrito pero cumplido a rajatabla.

Sevilla se ha lanzado a la calle a todas horas desde los desayunos tardíos a las compras, desde las comidas de cuatro horas a los paseos vespertinos con café o lo que surja. Para seguir luego en esas madrugadas que, por cierto, apunte de viejona, podrían ampliar su oferta callejera musical. O nos hemos ordenado para no dejar Sevilla sola ni un minuto o nos han invadido porque no cabía, admitan la expresión, ni el pelo de una gamba. Qué hermosura de calles llenas.

Qué enorme conversación multiplicada. La conversación, lo sabes bien Salomón, hablar y escuchar nos salva y nos define. Es nuestro mejor tratado de paz, tratado de Viena, tratado de Paris. La palabra, hoy que se cumplen 54 años del asesinato de Martin Luther King, uno de nuestros santos laicos, como el derecho y el deber de entendernos. Que también se cumplen años de la disolución de los Beatles, por quítame allá unos egos no hablados. Tenemos que hablar y no lo tomen, amigos como una amenaza (que así suena a veces la frase) sino como una invitación de primavera. Abril, el mes de la palabra.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad