Hoy por Hoy VitoriaHoy por Hoy Vitoria
Historia

La desparecida licorería y enoteca de la calle Mateo Moraza

En la calle Mateo Moraza de Vitoria, estuvo emplazada una licorería y enoteca, que con el tiempo fue transformada en un restaurante

A la derecha de la foto licorería en 1968 / Archivo Municipal/Arqué

Lorenzo de Benito Mingo, originario de la localidad burgalesa de Pradoluengo y residente en Vitoria, contrajo matrimonio con Julia Urizarna Peña, en la vitoriana parroquia de San Pedro el 29 de noviembre de 1883. Ese mismo año abrió un licorería y vinoteca en la planta baja del entonces número 15 de la calle Mateo de Moraza, estableciendo la pareja su domicilio en el piso superior al local, bajo “Los Arquillos”.

En 1886, parte de las bebidas que ofrecía el establecimiento, eran elaboradas por su dueño, obtenidas “con los mejores aparatos especiales que en el día se conocen”. Fabricaba aguardientes, licores, bebidas gaseosas y agua de seltz, esta última que la hemos conocido embotellada en sifones, hoy prácticamente desaparecida, y que se utilizaba para mezclar con el vino y el vermú.

El licor estrella especialidad de la casa obtenido en su destilería, era el anís Laurak Bat – los cuatro uno, en castellano-, cuya marca registrada por Lorenzo, llevaba el nombre de un lema tradicional en nuestra tierra, que hace referencia a los cuatro territorios forales: Araba/Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra.

También era muy apreciada por los clientes una sidra espumosa, que según el Sr. Benito tenía “un grato sabor y superiores cualidades higiénicas, que le habían valido una excelente acogida en la localidad”.

Añadía una gran oferta de marcas de otros fabricantes, en cuanto a vinos de mesa blancos y tintos, vinagres de Nava del Rey, un variado surtido de vinos generosos, ron, coñac y ginebra, de las marcas mas conocidas.

En 1887 un redactor del diario El Anunciador Vitoriano, destacaba uno de los vinos que ofertaba: “Llamamos la atención sobre el Valdepeñas espumoso, del que conocemos por experiencia propia sus excelentes propiedades para producir eructos, y lo refrigerante que es beberlo, por lo que lo encontramos útil para sanos y delicados , pues ayuda a la digestión, y aplaca los dolores de estómago”.

Lorenzo y otros dos distribuidores vitorianos de bebidas, consiguieron en 1887 que la bodega de Jerez de la Frontera García Leaniz y Bitaube, embotellara para su venta solo en Álava y en exclusiva por ellos, un vino con la denominación “Jerez Moraza”, cuyo nombre hacia referencia a Mateo Benigno de Moraza, un destacado personaje defensor de los fueros vascos. Una marca con un nombre popular, que facilitaba su penetración en el mercado.

Lorenzo de Benito, tuvo presencia en la Exposición Universal de Barcelona de 1888, donde expuso sus licores y bebidas en el “Pabellón Supletorio”. Aparece en el catalogo oficial de la exposición con el número 1014, de esta forma: “Benito Mingo (Lorenzo de), Vitoria – Licores. Fabrica de licores, aguardientes y bebidas gaseosas”. Representante en Barcelona:“Farré y Fábregas”.

Otras dos marcas alavesas figuran en el catálogo, en el apartado de bebidas: Arturo de la Cuesta, de Villabuena, con su vino de variedad garnacha, y la bodega Marques de La Solana, de la misma localidad.

En 1897, Lorenzo comenzó a vender el “Licor Carmelitano”, fabricado por los RR. PP. Carmelitas Descalzos, que era enviado desde el Desierto de Las Palmas, donde los frailes tenían el convento. La fórmula de la bebida fue elaborada por el fraile Fray Antonio de Jesús María, experto conocedor de las hierbas aromáticas. El licor hoy sigue fabricándose por la empresa “Carmelitano Bodegas y Bebidas” de Benicasim.

Lorenzo de Benito Mingo, falleció el día 15 de marzo de 1906 a los 44 años de edad, teniendo cinco hijos: Gerarda, Visitación, Amalia, Carmen y Lorenzo.

LOS SUCESORES

Se hizo cargo del negocio su viuda Julia Urizarna, hasta que en 1916 tomo las riendas su hijo Lorenzo de Benito Urizarna, con 24 años de edad, el cual le dio un gran impulso al negocio, al disponer de una fábrica de aguardientes construida por su madre en 1915.

El edificio estaba situado en la calle Canciller Ayala (1), haciendo esquina con Prudencio Mª Verástegui, frente a la estación del ferrocarril Vasco-Navarro.

Lorenzo se casó en Vitoria el 10 de marzo de 1917 con Casilda Elzardui García, hija de Julián Elzardui, el tablajero (2) más importante de la ciudad, del que tenemos el dato de que en 1902 importó de Argentina 120 carneros vivos, para ser sacrificados y vender la carne en su establecimiento de la calle Correría,7.

Además de elaborar toda clase de aguardientes, licores y jarabes para refrescos, el Sr. Benito se dedicaba a la venta de alcoholes rectificados y desnaturalizados a gran escala, surtiendo de este género a infinidad de clientes importantes,

La destilería era una de las mas importantes de la provincia, y sus productos consiguieron un justo renombre en el mercado nacional, con notable presencia en Gipuzkoa, Álava, Burgos, Palencia, León y Asturias.

La casa consiguió la representación en exclusiva para España, del coñac francés “Prunier”, licor que comenzó a fabricarse en 1769 y que hoy continua en el mercado, realizando una gran campaña publicitaria en los periódicos, para aumentar las ventas de ese brandy.

Lorenzo continuó con la tienda de sus padres de la calle Moraza, donde seguía despachando sus vinos y licores, manteniéndose como bebida mas popular el anís Laurak Bat.

E. Guinea

En 1926 se desprendió de la fábrica de licores de la calle Los Herrán, y en 1927 traspasó la tienda de la calle Mateo Moraza, tras insertar un anuncio, en un diario local que decía: “OPORTUNIDAD EXCEPCIONAL. Por tener que ausentarse de esta ciudad, se traspasan los antiguos almacenes y tienda de licores, alcoholes y jarabes de los sucesores de Lorenzo de Benito. Este negocio se encuentra en floreciente estado de prosperidad y con un aumento progresivo de clientes”.

En diciembre de 1929, por la gravedad de su estado, fue trasladada desde San Sebastián a Vitoria, Casilda Elzardui García, la esposa de Lorenzo de Benito (hijo), tras ser atendida en un centro hospitalario de la capital guipuzcoana, falleciendo el 31 de enero de 1930, tras años de soportar dolores de importancia y repetidas intervenciones quirúrgicas. Dejo cinco hijos: Fernando, Carmen, José Luis, Enrique y María Dolores.

LORENZO EN LA POLITICA

Lorenzo, en fecha sin determinar se trasladó a Gipuzkoa, donde ejerció la profesión de comisionista y representante, teniendo el domicilio en la calle San Francisco 18, de Donostia. Ostentó un cargo en el partido Unión Republicana, al ser elegido por votación el 16 de enero de 1936, como vocal de la Junta Municipal del partido en San Sebastián.

El 26 de abril de 1936, se celebraron unos comicios en todo el Estado, al objeto de elegir a los compromisarios, que junto con los diputados de las Cortes, participarían quince días después en la elección del presidente de la República. Lorenzo consiguió en aquellas elecciones, uno de los seis puestos de compromisario que se disputaban en el territorio de Gipuzkoa, obteniendo 18.311 votos. La elección del presidente se celebró en el Palacio de Cristal de Madrid el 10 de mayo de 1936, resultando elegido Manuel Azaña Díaz con 754 votos a favor, de los 847 emitidos.

Tras estallar la guerra civil (1936-1939), dada su actividad política en la izquierda, Lorenzo huyó a Francia por temor a posibles represalias del régimen franquista, tras lo cual envió dos cartas a la embajada de Méjico en París, solicitando un visado para trasladarse a aquel país.

El gobierno mejicano guarda en el Archivo Histórico “Genaro Estrada”, documentación de su embajada en Francia, relativa a los refugiados políticos españoles que consiguieron su entrada en el país azteca. En el aparece la segunda carta de solicitud de asilo que fue enviada por Lorenzo al embajador en junio de 1939, desde el “Refuge Basque” 14 Quai Lorraine de Narbonne (Francia).

En ella escribió de su puño y letra lo siguiente: “Excmo. Señor: Hace unos dos meses me permití dirigirle un solicitud a esa Legación cuyo número corresponde al 1013, al objeto de que me fuera visado el pasaporte y el de mi familia, en el caso de que V.E. nos considerara dignos de poder trasladarnos a ese hermoso país.

Aun cuando también lo tengo solicitado por el P.E. R.E., pero comprendiendo la máxima importancia que para ello tiene el máximo criterio a V.E. en estos casos, me permito rogarle me ponga en antecedentes de mi asunto si ello es posible.

Ya creo que en mi solicitud le decía pertenecer a Unión Republicana, con cargo directivo en Euzkadi (San Sebastián) de donde procedo y desde luego estaré gustoso ampliar informes si lo desea.

Con el mayor respeto y siempre a sus órdenes, le deseo muchas prosperidades a su país y a V.E. atte. S.S.”

Finalmente Lorenzo viajó a la República de Santo Domingo, estableciéndose en la ciudad de Santiago, donde encontró trabajo como técnico en una fábrica de alcohol. Consiguió el visado correspondiente, por medio de Julio Jauregui (PNV), miembro del Servicio de Emigración de Republicanos Españoles (SERE).

El Archivo Histórico del Gobierno Vasco conserva varias cartas, referidas a las gestiones realizadas al efecto.

Julia Urizarna Peña, falleció en Vitoria el 22 de abril de 1940 a los 87 años de edad, apareciendo Lorenzo en la esquela como hijo “ausente”.

LOS ORTIZ DE ANDA

La tienda de vinos y licores de la familia de Benito de la calle Mateo Moraza, tuvo continuidad, ya que pasó a ser administrada por Ciriaco Ortiz de Anda Ruiz de Zárate, originario de la localidad alavesa de Jokano, que siguió ofreciendo a los clientes las misas o similares bebidas que sus antecesores.

Fue una persona destacada en el territorio, ostentando algunos cargos de relevancia: diputado provincial, teniente alcalde del municipio vitoriano, gerente y secretario del Sindicato Católico Agrícola Alavés y vocal de la Cámara Agrícola de Álava. Un dato curioso sobre esta persona, es que en 1921, en representación del sindicato, consiguió una autorización estatal, para efectuar ensayos de cultivo de tabaco en el término municipal de Vitoria, para lo que se le facilitaron 6.000 plantas.

Ciriaco falleció el 15 de junio de 1932 a los 54 años de edad, y su viuda Beatriz Guinea y sus descendientes continuaron en el negocio, hasta que el local fue destinado a otra actividad.

El 19 de enero de 1973 en esa lonja fue inaugurado el restaurante Arkupe, que hoy casi cincuenta años después continúa en activo con ese nombre.

La fotografía del año 1968 que encabeza este artículo, refleja la portada de la tienda de vinos y licores, cuando la administraban los Ortiz de Anda. En la fachada del restaurante Arkupe aún se conservan visibles los restos de la inscripción “Ortiz de Anda”, que tras la reforma efectuada en 1973 se tuvo la precaución de que no desapareciera. Así mismo bajo los toldos extensibles para cubrir la terraza, cuando estos están recogidos, se pueden ver grabadas en la pared las palabras “alcoholes, licores y vinos”, que recuerdan su uso anterior.

(1) En 1920 la calle pasó a denominarse Los Herrán

(2) Carnicero

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad