Hora 14 JódarHora 14 Jódar
Sociedad

La castástrofe de Chernobyl, 36 años después, “Una mirada sobre la paz”

Conferencia y Mesa Redonda para dar a conocer el contenido de la exposición en Paleomágina durante el mes de abril

Charla de Alena Karpava

Charla de Alena Karpava

01:13:14

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1649493320703/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Jódar

El Centro Paleomágina de la localidad vecina de Bedmar, organizaba la conferencia y mesa redonda sobre la exposición temporal sobre Chernobyl que está en Paleomágina, durante todo el mes de abril.

Durante la conferencia se trataba del fatídico accidente nuclear en 1986, sus consecuencias, las superaciones desde entonces y la situación actual de conflicto en la zona. Un encuentro muy interesante sobre este momento actual que vivimos, con una mirada de esperanza hacia la paz.

La conferencia y mesa redonda contaba con la participación de los comisarios de la exposición Alena Karpava (Profesora de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada en Melilla y vocal de Educación del Centro Unesco Andalucía) y Vladimir Siz (Periodista de la Gaceta Investida, Bielorrusia), que lo hacía por vídeo-conferencia, el promotor de la exposición el Centro Unesco Andalucía, a través de su presidente Ángel Bañuelos, y el alcalde de Bedmar-Garcíez, Pablo Ruiz.

Momento de la charla, con el público asistente / Antonio Plaza

El alcalde de Bedmar, Pablo Ruiz, centraba su intervención en lo poco que se conoce de la castástrofe de Chernobyl, “… Se ha hablado mucho, se ha escrito y se ha dicho mucho, pero se conoce muy poco… Asociamos la palabra nuclear como algo pernicioso, peligroso y dañino. Nuclear tienes sus consecuencias negativas, pero luego tienes sus consecuencias muy positivas, como son la quimioterapia, las radiografías, como son todas las aplicaciones biomédicas… Pero es escuchar la palabra nuclear y ponemos todas las antenas… Ante el desconocimiento, ante la ignorancia, que yo creo que es el arma más peligrosa que hay, estas conferencias, charlas, este tipo de exposiciones nos vienen a abrir un poquito los ojos de lo que sucedió en Chernobyl… Lo más importante es saber lo que sucedió allí de primera mano… En la exposición nos podemos hacer una idea…”.

El presidente del Centro Unesco Andalucía, Ángel Bañuelos, exponía los objetivos con los que había planteado la exposición, “… Una exposición que tenía como guion los valores de la paz, de medio ambiente, de respeto entre los propios seres humanos… La respuesta que tuvieron los habitantes, la comunidad de todo el entorno, fue un ejemplo de supervivencia y, a la vez, de solidaridad… La energía nuclear tiene sus aspectos positivos y sus aspecto negativos… La energía nuclear puede ser, también, según como se utilice, un argumento para la paz, pero, efectivamente, también puede ser un arma para la guerra…”.

Alena Karpava, residente en Bielorrusia hasta los 18 años, a 100 kilómetros de la central nuclear, explicaba el contenido de la exposición, y centraba su charla en la entrevista al autor de las fotografías, Vladimir Siz, con una mención expresa a la situación en Bielorrusia, el país vecino, del que apenas se habla, “… Hizo un seguimiento de Chernobyl durante 30 años, desde el propio año 1.986… Hay dolor, hay sufrimiento, hay tragedia… Pero también está la vida, la colaboración, el pueblo que sigue viviendo en aquel territorio…”.

Momento del recorrido por la exposición del público asistente / Antonio Plaza

En sus conclusiones, Karpava, hacía una consideración sobre el papel de toda la sociedad, y de los medios de comunicación, para una mayor y mejor concienciación de los posibles problemas, “… En todas las cosas hay su lado positivo y su lado negativo… La responsabilidad de responder somos todos… Mi habilidad de responder, mi respuesta, puede ir por la parte destructiva o constructiva… Como yo llevo mi vida, como la organizo, en que gasto yo la energía, cual es mi responsabilidad con la energía… Si yo disminuyo mi uso de energía, probablemente yo incido en que se tomen otras formas de usar la energía… Hemos visto como están cerrando las minas de carbón, cerrando las centrales nucleares, están poblando los campos de cultivo con las placas solares… ¿Es la respuesta? Yo no tengo respuesta. Yo puedo ser coherente o no coherente con lo que veo, puedo tener una opinión… Comercializar cualquier idea verde, también tiene sus riesgos. ¿Qué deberíamos hacer? Miraría desde la responsabilidad de cada uno. Porque mis hábitos de vida influyen en esta empresa global… La sociedad del siglo XXI está basada en el miedo, en el riesgo, de consumo… ¿Por qué no hemos convertido en esta sociedad?, y ¿Por qué estamos echando la culpa a una central nuclear?, ¿Podría haber otras opciones de esta resiliencia?, nosotros también somos parte de esta resiliencia... Es el siglo de la guerra de los medios de comunicación. ¿Somos conscientes de cómo funcionan los medios de comunicación? Puede ser que nos haga falta un poco, también, de esta educación…”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad