Fórmula 1

La fiabilidad abandona a Max Verstappen: "Es extramadamente frustante"

El campeón del mundo ha sumado dos ceros en tres carreras cuando iba segundo. Leclerc le saca ya 46 puntos

Max Verstappen contemplando el Ferrari de Leclerc después de retirarse del GP de Australia / Mark Thompson

"Desafortunadamente no sé por qué he tenido que parar el coche porque hemos tenido un problema. Aún no sabemos qué ha pasado, pero es extremadamente frustrante", declaraba Max Verstappen después de la carrera. Iba segundo cuando en la vuelta 39 el RB18 empezó a arder. Y el neerlandés, lejos de Charles Leclerc, veía impotente cómo el monegasco ampliaba aún más sus distancias. Les separan 46 puntos. Una importante cuantía por los dos asaltos en los que Leclerc ha vencido en el cuerpo a cuerpo. Aunque la diferencia se explica sobre todo desde la fiabilidad. El Ferrari es una certeza. El Red Bull, una incógnita que ha salido cruz en dos de tres grandes premios. De haber acabado en Baréin y Australia, la ventaja sería de sólo diez puntos. Pero en la Fórmula 1 no hay suposición que valga, Verstappen lo sabe.

Más información

Ferrari instala la preocupación en Red Bull

"No hemos podido luchar por la victoria, pero hubieran sido buenos puntos", añadía Verstappen. En un mundial de 23 carreras, donde la constancia es determinante en la lucha por el título, el neerlandés sabe que ya ha gastado dos poderosas balas con 20 GP por delante. "Tenemos que solucionar ciertas cosas. Esto no puede volver a suceder", sentenciaba.

El revés de Albert Park es el segundo para Red Bull y el propio Max Verstappen después del doble abandono de Sakhir. La escudería austriaca reportó un fallo la presión del combustible y la existencia de un vacío en la bomba de gasolina con los que regaló un doblete a Ferrari y un podio a Hamilton. A la espera de conocer qué ha provocado el fuego en el interior del RB18, la escudería también tendrá que dedicar esfuerzos a la velocidad de sus tripas. "Lo de Ferrari es algo preocupante. Hoy han sido muy superiores, en ningún momento pudimos poner ninguna presión", afirmaba Checo Pérez, preocupado desde el segundo escalón del podio.

La implacabilidad de Leclerc ha sido un drama para Red Bull. El monegasco ha impuesto un ritmo inalcanzable. A cada Safety Car que recolocaba la parrilla, rompía de nuevo el crono para engordar la distancia. Pérez acabó a 20 segundos de él. En el momento del abandono, Verstappen también lo había perdido de vista. Ni tan siquiera él pudo apretarle más allá de una relanzada en la que el de Ferrari le cerró todas las puertas. Hasta una vuelta rápida tenía guardada en el bolsillo para el último giro.

El Ferrari está por delante a pesar del triunfo que se trabajó Max en Yeda. Le toca remangarse a Adrian Newey en Milton Keynes para aplacar las diferencias con la Scuderia italiana. "Hay mucho trabajo por hacer. Tenemos un paquete nuevo para Imola. A ver qué tal", avanzó Checo con cierta esperanza.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad