Baloncesto

Playoffs NBA: los Pelicans igualan la serie, Denver logra una vida extra y se escapan Bucks y Miami

Triunfos importantes de Milwaukee Bucks y de Miami Heat que encarrilan sus series, los Warriors deben esperar e igualdad entre Suns y Pelicans

McCollum, jugador de Nueva Orleans, levanta el puño celebrando con la grada un punto. / Jonathan Bachman

Los Milwaukee Bucks ganaron por 119-95 a domicilio contra los Chicago Bulls y se hicieron con una ventaja de 3-1, los New Orleans Pelicans igualaron este domingo 2-2 la serie de 'playoffs' contra los Phoenix Suns. Los Denver Nuggets lograron imponerse este domingo a los Golden State Warriors por 126-121 en un partido que estaban obligados a ganar, por el 3-0. Los Miami Heat encarrilaron este domingo su pase a la segunda ronda de los 'playoffs' de la NBA al imponerse por 110-86 a domicilio a los Atlanta Hawks.

Allen y Antetokounmpo acaban con los Bulls

Con un nueva tremenda actuación del griego Giannis Antetokounmpo, quien aportó 32 puntos y 17 rebotes, y de Grayson Allen, con 27 puntos, los Milwaukee Bucks ganaron por 119-95 a domicilio contra los Chicago Bulls y se hicieron con una ventaja de 3-1 en la serie de primera ronda de los 'playoffs', por lo que podrán sentenciar el duelo el próximo miércoles en el Fiserv Fórum.

Dos días después de humillar a los Bulls (111-81), los Bucks volvieron a pasearse en el United Center y de nuevo con un Grayson Allen intratable, que sin Khris Middleton, lesionado, está dominando desde la línea de tres puntos (6 de 7 este domingo). Antetokounmpo acabó su partido con 32 puntos, 17 rebotes, siete asistencias y dos taponazos; Allen metió 27 puntos, tuvo dos robos y capturó dos rebotes.

También brilló Jrue Holiday, con 26 puntos, cinco triples y siete asistencias, mientras que el español Serge Ibaka metió cuatro puntos y recogió dos rebotes en dos minutos y 47 segundos en la pista. A los Bulls no les bastaron los 24 puntos de Zach LaVine, con cinco rebotes y trece asistencias, ni los 23 de Demar DeRozan, con cinco rebotes y tres asistencias.

Obligados a reaccionar tras la humillación sufrida dos días antes, los Bulls intentaron ser más agresivos, pero volvieron a toparse con unos Bucks decididos a rematar la serie y regresar a Milwaukee con más de medio billete para la segunda ronda en el bolsillo.

Los Bulls crearon buenos tiros, con buenas acciones ofensivas, pero una vez más les faltó acierto. La temporada regular y esta misma serie de 'playoffs' lo dejaron claro: para que tengan opciones de tutear a los Bucks, sus porcentajes deben estar por encima del 50 %.

Este domingo, los hombres de Billy Donovan tuvieron un 38 % (35 de 90). Y de hecho, con un 18 de 43 en la primera mitad, los Bulls chocaron con unos Bucks en total confianza, que se hicieron con una tempranera ventaja de once puntos en el 23-12 gracias al primer triple de Grayson Allen que fue el preludio de un nuevo triunfo en el United Center. Allen, que había hundido a los Bulls hace dos días, conectó sus cuatro primeros intentos desde el perímetro y llevaba ya 16 puntos al descanso, apoyado por los doce de Giannis y los once de Jrue Holiday y de Bobby Portis.

LaVine, con doce puntos, y Vucevic, con once, intentaron acercar a los Bulls y mantenerles en la pelea, pero a sus canastas respondía un Allen intratable, que abrió el camino, junto a Holiday, para el 56-41 que dejaba ya cuesta abajo el camino de los Bucks. Una imagen al descanso representó el mejor ejemplo de la concentración con la que los Bucks llegaron a Chicago. Giannis Antetokounmpo y Brook López regresaron con cinco minutos de antelación a la pista durante el descanso para ensayar tiros y libres.

En los primeros minutos del tercer cuarto los Bucks aceleraron de forma definitiva, con un parcial de 7-0 y dos triples de Portis y Holiday para el 63-41. Chicago tiró de orgullo y, guiado por dos triples de Donsunmu y DeRozan, consiguió recortar la desventaja hasta el 68-59, pero las ambiciones de remontada apenas duraron pocos minutos en el tercer período. Antetokounmpo la cortó por completo con unas jugadas espectaculares, penetración de velocidad, potencia y técnica, para volver a poner 19 puntos de por medio en el 79-60.

Un triple de Allen con 0.2 por jugar en el tercer período, cuando los Bulls estaban a trece de distancia, subió el 90-74 al marcador y castigaba una vez a los Bulls. Los Bucks lucían entonces 20 puntos de ventaja en el 115-95, en un United Center que se había casi completamente vaciado de aficionados.

El orgullo de Nueva Orleans

Con una actuación de orgullo y enorme compromiso defensivo, los New Orleans Pelicans igualaron este domingo 2-2 la serie de 'playoffs' contra los Phoenix Suns, al imponerse por 118-103 en una noche iluminada por los 30 puntos de Brandon Ingram, los 26 del lituano Jonas Valanciunas y por el contagioso esfuerzo en defensa del hispano José Alvarado.

José Alvarado, estadounidense de raíces puertorriqueñas y mexicanas, sacó de quicio a Chris Paul con su agresividad defensiva, en particular en el último período, en el que sus robos y su sacrificio fueron clave para una victoria que reabre por completo la serie ante los Suns, que siguen echando de menos al lesionado Devin Booker.

"Tienes que luchar", era el lema impreso en las camisetas rojas que los Pelicans regalaron a sus aficionados para intentar comenzar la remontada a partir de las gradas. Y el equipo de Nueva Orleans asumió su papel de equipo no favorito frente al todopoderoso líder la Conferencia Oeste y luchó con todo, peleó por cada balón y terminó con premio. Ingram fue el líder anotador de los Pelicans con 30 puntos, a los que añadió cuatro rebotes y cinco asistencias, mientras que Valanciunas fue dominante con 26 puntos, quince rebotes y cuatro asistencias. CJ McCollum aportó 18 puntos, con nueve rebotes y dos asistencias.

Los cinco puntos, dos rebotes, una asistencias y dos robos de José Alvarado no son suficientes para explicar su peso en este triunfo. Su presión sobre Chris Paul, durante y después de las acciones, con el juego parado, provocó que la estrella de los Suns apenas anotara cuatro puntos y perdiera tres balones.

Eso sí, el veterano maestro repartió once asistencias, en una noche en la que, a falta de Devin Booker, Deandre Ayton anotó 23 puntos, con ocho rebotes. La serie regresa ahora a Phoenix con los Suns obligados a hacer bueno el factor cancha, que sigue de su lado, para evitar la que sería la gran sorpresa en esta primera ronda de 'playoffs'.

Una vida más para Denver

Los Denver Nuggets lograron imponerse este domingo a los Golden State Warriors por 126-121 en un partido que estaban obligados a ganar, por el 3-0 abajo que sufrían en la eliminatoria.

El partido lo dominaron con solvencia hasta el último minuto cuando Stephen Curry puso dos puntos por delante a los suyos y en el que el factor diferencial, además de los 37 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias de Nikola Jokic, fue el buen hacer de su entrenador, Michael Malone, al diseñar las jugadas finales. Con el ambiente de 'playoffs' se vivió el encuentro, aunque con muchos aficionados visitantes en las gradas gracias a aquellos Warriors que ganaron tres anillos en cuatro años (2015, 2018 y 2018) y que empezó duro.

Primer minuto y manotazo de Draymond Green, al intentar robar el balón, en el ojo derecho de Nikola Jokic, con un encontronazo posterior con el ala-pívot Aaron Gordon que acabó en técnica para ambos. En ese ambiente se movieron mejor los californianos, con un 13-6 de salida gracias a dos triples seguidos de un Klay Thompson que, sin embargo, su aportación en la primera mitad acabó ahí. Cuatro faltas en los primeros 24 minutos le dejaron sin apenas protagonismo.

Tras las faltas tempranas del escolta entró Stephen Curry, otra vez suplente, y erró cuatro tiros seguidos; lo que fue una premonición de la primera parte de los suyos.

Los Nuggets bajaron el ritmo inicial, que no favorecía el juego habitual de su estrella, actual MVP y candidato a repetir esta temporada, Nikola Jokic. Impuso su baloncesto el serbio para firmar 18 puntos en el primer cuarto, por los 21 que anotaron todos los Warriors.

Steve Kerr, por lo desacertado de Andre Iguodala, optó por darle protagonismo al novato Jonathan Kuminga, quien firmó buenos minutos en temporada regular pero que en los partidos previos su papel fue residual. A pesar de sus buenos minutos, aportando en defensa y en la finalización gracias a su físico privilegiado, el factor diferencial de la primera parte estuvo en los Nuggets.

El también jugador de primer año Bones Hyland anotó tres triples seguidos saliendo del banquillo y le dio a los suyos una distancia de 17 minutos con solo 15 minutos jugados. Los Warriors fueron haciendo la goma, sin lograr reducir la distancia de dobles dígitos y yéndose al descanso 63-52 abajo. Jordan Poole, estrella de lo que llevamos de eliminatorias con 86 puntos en sus primeros tres partidos de ‘playoffs’ perdió tres balones; Stephen Curry, quien tiene un 92.3% en tiros libres esta temporada, falló dos seguidos.

Cuatro de 15 en triples y la única buena noticia para los Warriors en la primera parte, además de la ventaja de 3-0 en la eliminatoria, fue que Draymond Green, tras un encontronazo con DeMarcus Cousins, se libró de su segunda técnica y la consiguiente expulsión.

El descanso no cambió la tónica del partido, pareció el inicio del encuentro con un Klay Thompson que asumió galones. Dos temporadas después, tras una lesión en la rodilla y en el tendón de Aquiles, demostró sus ganas de ‘playoffs’. 13 puntos seguidos para poner a los suyos a siete, pero apareció Monte Morris con 15 en su casillero, tras no meter ninguna canasta en el primer tiempo, para dejar las cosas como estaban.

Los de Kerr siempre encontraban respuesta a sus intentos de remontada, hasta un último cuarto en el que los Nuggets demostraron personalidad para no bajar los brazos, por el 3-0 y tras, finalmente, dejarse remontar la máxima de 17 puntos de ventaja que tuvieron, a falta de 1:47’.

Draymond Green, con un +20 en pista, fue expulsado por faltas, pero apareció Stephen Curry para dar ventaja a los suyos, la primera desde el primer cuarto.

Sin embargo, con las estrellas en la pista, fue el buen hacer del entrenador local, Michael Malone, el que determinó el encuentro. Dibujó dos jugadas para atraer las ayudas a un Jokic que acabó 37 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias- y encontrar la ventaja. Por su parte, Kerr, con dos abajo en el marcador, planteó una extraña jugada colgándole el balón a Andrew Wiggins y lo perdió a manos de Austin Rivers, cinco robos en el encuentro. Tras el tiempo muerto, le llegó el turno a Will Barton, quien liberado en la esquina tras el pase de Jokic anotó el triple que puso el 126-121 definitivo y que hace que los Nuggets sigan vivos en la eliminatoria (3-1)

Atlanta ya necesita un milagro

Los Miami Heat encarrilaron este domingo su pase a la segunda ronda de los 'playoffs' de la NBA al imponerse por 110-86 a domicilio a los Atlanta Hawks, con un doble-doble de 36 puntos y 10 rebotes de un intratable Jimmy Butler, para tomar ventaja 3-1 en la serie.

Tras caer por un punto en el tercer partido, los Heat, primeros clasificados en el Este en la temporada regular, no dieron opción a los Hawks y podrán sentenciar la serie el próximo martes en Miami.

Butler lideró a los Heat con 36 puntos, diez rebotes, cuatro asistencias, cuatro robos y un taponazo frente a unos Hawks que se derritieron por completo tras llegar a tener una ventaja de ocho puntos en el 37-29 del segundo cuarto. Miami encarriló su victoria a base de asombrosos parciales en ese mismo período. Logró un 15-0 para ponerse por delante 44-37 y selló otro 11-0 para cerrar el cuarto con catorce puntos de ventaja en el 55-41.

PJ Tucker aportó 14 puntos, ocho rebotes y tres asistencias, mientras que Bam Adebayo contribuyó con 14 puntos, ocho rebotes y una asistencia.

En los Heat, que no pudieron contar con Kyle Lowry, lesionado, pero siempre al lado del equipo, dando indicaciones a sus compañeros en los tiempos muertos, hasta doce jugadores lograron al menos dos puntos. Fue un triunfo completo para Miami, que volvió a anular a Trae Young. La estrella de los Hawks solo anotó nueve puntos, con tres de once en tiros. Fue su segunda peor actuación del año, después de la del primer partido, cuando no pasó de las ocho unidades.

El mejor de los Hawks fue De Andre Hunter, con 24 puntos, tres rebotes y una asistencia. Necesitan un milagro los de Atlanta para remontar la serie ante unos Heat que pueden blindar su billete para la segunda ronda el próximo martes, ante sus aficionados.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad