Ciencia y tecnología

Una enzima que come plástico podría eliminar miles de millones de toneladas de basura

Esta enzima sería capaz de "comerse" el plástico en días u horas

mattpaul

Madrid

Un equipo de ingenieros y científicos de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, ha creado una nueva enzima que es capaz de descomponer las miles de toneladas de residuos de plástico que ahora invaden el medio ambiente y que, normalmente, tardan siglos en degradarse. Esta nueva enzima puede “comerse” estos plásticos en cuestión de días o, incluso, horas, según los resultados de este avance científico que publica la prestigiosa revista 'Nature'. Según esta publicación científica, este descubrimiento podría ayudar a resolver uno de los problemas ambientales más graves del mundo: qué hacer con los miles de millones de toneladas de desechos de plástico que ahora se acumulan en los vertederos y que, además, se vierten de forma incontrolada en zonas terrestres y de todos los mares del planeta.

Esta enzima es capaz de potenciar el reciclaje de las basuras de plástico a gran escala y esto, a su vez, permitiría a las principales industrias de este sector reducir su impacto ambiental mediante la recuperación y reutilización de plásticos a nivel molecular.

“Las posibilidades son infinitas en todas las industrias para aprovechar este proceso de reciclaje de vanguardia”, explica Hal Alper, profesor en el Departamento de Ingeniería Química en Universidad de Texas Austin.

Obtención

En una primera fase, este proyecto pionero se centra en el reciclaje del famoso PET, el tereftalato de polietileno, un polímero que se encuentra en la mayoría de los envases de plástico de gran consumo, como las botellas de refrescos o los envases de frutas y ensaladas. De hecho, ahora mismo, el PET constituye el 12% de todos los residuos que se generan cada día en todo el mundo.

Pues bien, esta nueva enzima ha demostrado ya que puede descomponer este tipo de plástico en partes más pequeñas (despolimerización) y luego volver a unirlo químicamente (repolimerización) en tan solo 24 horas. Investigadores de Universidad norteamericana de Texas han logrado obtener esta enzima “casi milagrosa” tras generar una serie de mutaciones en una enzima natural llamada "PETasa" que permite que las bacterias degraden los plásticos PET.

El modelo predice qué mutaciones en estas enzimas lograrían el objetivo de despolimerizar rápidamente el plástico residual posconsumo a bajas temperaturas.

Demostración

Además, este equipo de científicos ya ha probado la eficacia de esta nueva enzima artificial en 50 tipos diferentes de envases de plástico, cinco telas de poliéster y varias botellas de agua fabricadas con PET.

“Este trabajo realmente demuestra el poder de unir diferentes disciplinas, desde la biología sintética hasta la ingeniería química y la inteligencia artificial”, ha subrayado el investigador estadounidense Andrew Ellington, cuyo equipo dirigió parte de este proceso. El reciclaje es la forma más efectiva de reducir los desechos de plástico, pero, hasta el momento, ro a nivel mundial, apenas se ha reciclado menos del 10 % de todo este tipo de residuos.

La investigación para obtener enzimas capaces de reciclar el plástico ha avanzado durante los últimos 15 años. Sin embargo, hasta ahora, nadie había sido capaz de descubrir cómo hacer enzimas que pudieran operar de manera eficiente a bajas temperaturas para que fueran portátiles y asequibles a gran escala industrial.

A baja temperatura

Esta nueva enzima, llamada FAST-PET, puede realizar el proceso a menos de 50 grados centígrados. En una segunda fase, este equipo de científicos de Estados Unidos está comenzando a trabajar para poder ampliar la producción de esta enzima para preparar su aplicación industrial y ambiental. Los investigadores han presentado una solicitud de patente para la tecnología y están considerando varios usos diferentes. La limpieza de los vertederos y de las industrias que producen muchos desechos son las más obvias. Pero otro uso potencial clave es la remediación ambiental. El equipo está buscando varias formas de llevar las enzimas al campo para limpiar los sitios contaminados.

“Al considerar las aplicaciones de limpieza ambiental, necesita una enzima que pueda funcionar en el medio ambiente a temperatura ambiente. Este requisito es donde nuestra tecnología tiene una gran ventaja en el futuro”, concluye Hal Alper.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad