El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

Sean Baker: ''Hay un vínculo entre la política de EEUU y la vida sexual de los individuos"

El director estrena 'Red Rocket', un retrato de la América en la era Trump a través de un actor porno venido a menos en la Texas profunda

'Red Rocket' | Entrevista a Sean Baker y Simon Rex

Madrid

El cine independiente americano se divide entre aquel que defiende el gran mito fundacional del país: el sueño americano. Y aquel que cuenta el lado oscuro, la parte que no funciona. La cara b de todas esas cosas de paredes azul pastel y césped y banderas con barras y estrellas. Directores como Sam Mendes en American beauty, o Baz Luhrmann El Gran Gatsby, adaptación Scott Fitzgerald precisamente sobre las miserias de ese sueño, o Fincher en La Red Social o hasta Orson Welles en Ciudadano Kane han incidido en los aspectos negativos.

Hay un director americano cuya denuncia va más allá de mostrar las fallas de esta meritocracia inexistente. Es Sean Baker que se ha centrado en sus películas en contar la vida de comunidades que ni siquiera pueden permitirse el debate sobre el sueño americano. "Mis últimas películas se centran en comunidades o microcosmos a los que no pertenezco", reconoce el director que estrena en España Red Rocket, título que pasó por el Festival de Cannes y luego por San Sebastián.

"Mi acercamiento a ellos se basa en pensar cómo querría yo ser representado y tratado por un director de cine, cómo quisiera que me documentara para la gran pantalla. Busco respeto y responsabilidad", incide el director de películas como The Florida Project o Tangerine en esta entrevista en la SER. El secreto para lograr meterse en una comunidad ha sido pasar tiempo allí. "Pasar tiempo es el gran secreteo, aprender, trabajar con las personas, asegurarnos de que hay autenticidad. Y hacerlo de manera responsable y humanizando a los personajes".

En sus películas no suele haber actores profesionales o grandes estrellas, con la excepción de Willem Dafoe en Florida project, que logró una nominación a los Oscar. Aquí ha elegido a Simon Rex, rostro conocido por películas como Scary Movie que, como el personaje que interpreta en este filme, también trabajó en el cine para adultos. "Simon tiene un instinto actoral excelente. Ya lo intuía en los ensayos. Me hizo pensar que era perfecto para hacer este personaje complejo", explica el director. "Soy un niño en el fondo", bromea el actor.

Simon Rex interpreta a un caradura con carisma, que lleva el peso de toda la cinta. "Hablamos mucho de eso, estaban en la preproducción en Texas yo llegué en el último minuto y pude ver lo que habían rodado sobre un tipo en el mundo del cine adulto y vi un arquetipo de un tipo que se dedica a eso y yo pensé, vale lo tengo. No tuve tiempo de hacer un estudio profundo del personaje, simplemente usé mi imaginación y así lo hicimos".

Red Rocket es comedia oscura precisamente sobre un actor porno y proxeneta, que vuelve a su casa en Texas tras trabajar en la industria del cine adulto en Los Ángeles, donde vive su exmujer y su suegra, donde lidian con la desesperanza del lugar. Ese estado de ánimo se indica por el paisaje y por esos personajes, mujeres y hombres reales que vivían en esa zona de Texas donde rodaron la película y que acabaron participando en el rodaje.

"Nos abrieron las puertas, fueron muy amables con nosotros. Fue una gran lección, porque yo he vivido en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles que son ciudades con fama de abiertas. Solemos tener ideas preconcebidas sobre esa América, encuentras a gente dulce, con sus ideas políticas y religiosas, y se convierten en tus amigos. Ha sido una gran lección entrar en esa zona. Les amo, son maravillosos", cuenta el actor. "Más que actores algunos se convirtieron en asesores, que nos ayudaban para que la representación fuera correcta, que usáramos el lenguaje y la jerga local de manera correcta", apunta Sam Baker.

Triste, realista, con un humor salvaje y con personajes sin escrúpulos, la película refleja un momento político. Todo lo que les ocurre a estos personajes que trafican con droga, que la consumen, que ven la televisión, que fuman, comen comida basura, practican sexo, toman viagra... ocurre bajo la mirada de Trump. La tele está de fondo todo el rato. "Es que aquellas elecciones en 2016 parecían un reality y los personajes están viendo esa cobertura como verían precisamente un reality. No he querido ser muy directo haciendo comparaciones entre Trump y este personaje, sin embargo, creo que hay una unión entre la política nacional en EEUU y la política sexual de los individuos", declara.

Los planos luminosos de gasolineras, de casas maltrechas junto a las empresas petrolíferas que dañan el poco paisaje de la región, bares de donuts, ríos marrones, paisajes áridos, ese es el contexto en el que se mueven unos personajes anclados al lugar y a la miseria. No hay sueño americano en el cine de Sean Baker. Ni siquiera pueden soñar con él, mucho menos intentarlo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad