Sucedió Una NocheLo que el cine nos dejó
Cine y TV

No ha habido nadie como Tony Leblanc

Se cumplen cien años del nacimiento del actor, uno de los más queridos de la historia del cine español.

Tony Leblanc

Los más jóvenes apenas le recuerdan como el padre de Torrente o el quiosquero de la serie Cuéntame. Para otros, en cambio, siempre fue un rostro familiar de la tele y el cine. Pero Tony Leblanc fue mucho más que eso. Estamos probablemente ante uno de los personajes más singulares y polifacéticos de la historia del espectáculo en España.

Para empezar, es el único ser humano que ha nacido en el Museo del Prado. Ocurrió hace ahora cien años, el 7 de mayo de 1922. Su padre era el conserje de la pinacoteca y su madre sintió los dolores del parto un día que le visitaba, dando a luz en la sala de tapices de Goya. Tony destacaba siempre que fue a la misma hora en la que murió el famoso torero Manuel Granero.

Tony Leblanc en una escena de El tigre de Chamberí

Muy pocos pueden presentar una carrera artística de más de ocho décadas. La primera vez que se subió a un escenario tenía siete años. Con 14 años, en plena Guerra Civil, entretenía a los soldados con espectáculos en las trincheras. Pero el primer escenario en el que destacó fueron las doce cuerdas. Fue boxeador profesional de los pesos ligeros, disputando más de sesenta peleas y ganando el campeonato de Castilla. Al mismo tiempo también jugaba al fútbol de portero. Su currículum deportivo no es que sea para tirar cohetes pero no hay ningún otro actor español que pueda igualarlo. Tampoco hay ninguno que haya sido como él campeón de España de claqué. Título que, además, sigue vigente, más que nada porque no volvió a celebrarse otro campeonato. Por cierto que de aquella época le venía el nombre artístico de Tony Leblanc.

Debutó como bailarín en la compañía de Celia Gámez y poco después lo hizo como actor cómico en el Price. Como el teatro no daba para mucho, el hombre ayudaba al puchero familiar actuando de extra en todas las películas en las que podía. La primera en la que tuvo diálogo fue Los últimos de Filipinas. Tony aparecía montado a caballo en la primera escena de la película. El papel no estaba pensado para él pero el actor que debía interpretarlo cayó enfermo. Entonces el director preguntó a los extras si alguno sabía montar acaballo y Tony levantó el dedo. En realidad su única experiencia como jinete había sido montar en el burro que su abuelo tenía en el pueblo.

Tony Leblanc en la ceremonia de los premios Goya de 1999, cuando ganó el premio al mejor actor de reparto por Torrente el brazo tonto de la ley

Tony Leblanc entró en el cine por accidente y a galope descontrolado pero allí se quedó para siempre. En el espacio de tiempo que va desde mediados de los cincuenta a principios de los setenta ningún otro actor español gozó de la popularidad y el tirón de taquilla de Tony Leblanc. A lo largo de su carrera rodó más de cien películas. Títulos como El tigre de Chamberí, Las chicas de la cruz roja, El astronauta o Los tramposos. Tony supo aprovechar su gracia natural creando un personaje tipo que le haría famoso: el del caradura simpático y castizo. Fue también el primer actor español en hacer pruebas para la televisión en sus emisiones experimentales y el primero también en tener su propio programa: Gran Parada, en el que cantaba, bailaba, hacía sketches e incluso recitaba sus propias poesías. En los años siguientes Tony se convirtió en un habitual de la tele creando para el medio personajes tan entrañables como el abuelo Don Anselmo, el boxeador Kid Tarao o el niño puñetero Cristobalito Gazmoño. Y es que a polifacético a Tony no le ganaba nadie: magia, comedia, literatura, música... ninguna habilidad artística se le resistía. Grabó discos, compuso bandas sonoras y cerca de 500 canciones, algunas tan famosas como el clásico Cántame un pasodoble español.

En el cine fue también guionista, director y productor. Escribió varios libros y comedias. Fue también empresario teatral y promotor de boxeo, aunque ambos negocios le llevaron a la ruina, pero siempre, a base de trabajo, Tony volvía a levantarse una y otra vez. Y es que la clave de toda esta actividad polifacética era su tenacidad y su espíritu de sacrificio. El actor contaba que hubo temporadas en las que pasaba meses sin dormir en una cama, rodando películas durante el día y doble función de teatro por la tarde y noche. Apenas si tenía tiempo de sestear en un sillón. Un ritmo inagotable que poco a poco fue decayendo a lo largo de los años 70 y que acabó de golpe un día de 1983. Un coche envistió de frente el Mercedes que conducía el actor. Sus caderas quedaron destrozadas. Le extirparon el bazo y la vesícula. En 1986 la Seguridad Social le dio la incapacidad total y las muletas se convirtieron en sus compañeras inseparables. Más de treinta veces tendría que pasar por el quirófano. Pero no era el dolor físico lo que peor llevaba sino el que le producía el no poder volver a subirse aun escenario.

Santiago Segura y Toni Leblanc en una escena de Torrente

Pero la gente nunca llegó a olvidarle, ni tampoco sus compañeros de profesión. La Academia de cine le concedió en 1994 el Goya de honor. Aquel premio parecía el broche final a su carrera. Pero el siempre sorprendente Tony iba a protagonizar en 1998 una auténtica resurrección artística. Santiago Segura, que siempre se había confesado admirador suyo, le convenció para que regresara al cine dando vida al padre de Torrente. Y de nuevo volvieron la popularidad y los premios. Un nuevo Goya, esta vez como mejor actor de reparto. Tony Leblanc rodaría después otras tres películas de la saga Torrente, intervino en la serie de televisión Cuéntame y se hizo un habitual de otro famoso programa de Televisión Española: Cine de barrio.

El actor falleció de un fallo cardiaco el 24 de noviembre de 2012 a la edad de 90 años. Ese día se nos iba un artista que lo había sido todo en la historia del espectáculo en nuestro país. Pero por encima de todo, de sus récords y de sus múltiples facetas, Tony Leblanc siempre fue y será recordado como un hombre bueno.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad