Política

Alertan de que Granada tendrá que triplicar la recogida selectiva para cumplir con la nueva ley de residuos

Según la asociación sin ánimo de lucro 'Rethinking Observatorio de Residuos', en la provincia granadina se tiran al vertedero al año materiales reciclables por valor de más de 13 millones de euros

Contenedor de color marrón para los residuos estrictamente orgánicos / Cadena Ser

Granada

Luchar contra el cambio climático no solo es un deber cívico sino que es rentable para nuestros bolsillos. Granada mejora cada año sus cifras de reciclado de residuos pero no es suficiente. Cumplir con la nueva ley supondrá que tengamos que triplicar la recogida selectiva de forma inmediata.

Con ello ahorraremos, dado que dejamos de reciclar cada año materiales por un importe de 13 millones de euros, según un informe elaborado por la asociación sin ánimo de lucro 'Rethinking, Observatorio de Residuos', que calcula en 11,7 millones de euros lo que los distintos municipios de la provincia pagarán a partir del próximo año con el nuevo impuesto al vertido. Ese dinero habrá de invertirse en la nueva recogida y tratamiento, que deberá ser más eficientes. Entre otras cosas, será necesario implantar de forma inmediata el contenedor marrón, donde irán los resíduos orgánicos.

A pesar de las advertencias desde hace más de una década sobre la necesidad de cambiar el modelo de gestión de residuos, para hacerlo más sostenible, incrementando la recogida selectiva y con ella el reciclado de materiales, lo cierto es que las políticas desarrolladas en la provincia de Granada por las administraciones locales 'han sido a todas luces insuficientes para alcanzar unos objetivos mínimos de reciclado establecidos para el año 2020', según dicho informe.

Nueva ley

El pasado 9 de abril salió publicada en el BOE la Ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular. Esta Ley, que transpone la directiva europea de residuos, publicada hace cuatro años, intenta invertir el modelo de sociedad en la que vivimos, basada en producir, usar y tirar bienes de consumo, en un modelo de economía circular, donde se reduzca el consumo de materias primas, se alargue la vida de los bienes y se reciclen los residuos que produzcamos.

La ley de residuos establece unos objetivos para el año 2035, con unos hitos intermedios en los años 2025 y 2030. Estos objetivos están relacionados con la recogida selectiva, el reciclado y los residuos que se terminan eliminando en vertedero.

Según el análisis realizado por 'Rethinking, Observatorio de Residuos', la situación de la provincia de Granada 'está muy lejos de alcanzar los objetivos de la Ley: en recogida selectiva se tendrán que multiplicar por 3 o 4 veces los resultados actuales, en reciclado será necesario multiplicar por 2,5 veces el reciclado actual de los residuos municipales, mientras que los residuos eliminados en vertedero duplican el límite permitido'.

Esta deficitaria gestión tiene una importante consecuencia económica. El valor de mercado de los residuos reciclables eliminados en vertedero alcanza los 13 millones de euros. Así mismo, el impuesto a vertedero que comenzará a aplicarse en enero del próximo año 2023 implicará que los ayuntamientos verán incrementados sus costes de tratamiento en 11,7 millones de euros.

A este incremento de costes y pérdidas económicas se añade la posibilidad real que los ayuntamientos puedan recibir sanciones, ya que no alcanzar los objetivos que marca la Ley de residuos está considerada una falta grave, sancionable entre 2.000 € y 100.000 €.

Rethinking apela a los responsables de las administraciones locales a que aprovechen las subvenciones que están llegando con los Fondos NextGenerationEU para no dilatar más los cambios necesarios en el modelo de gestión de residuos y poder afrontar con garantías los retos que trae la nueva normativa de residuos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad