Actualidad

El incendio de las sierras de Los Guájares, Las Albuñuelas y Pinos del Valle sigue sin control

De momento lleva calcinadas más de 2.000 hectáreas. Es el peor de lo que llevamos de verano en la provincia

Incendio en Los Guájares (Granada)

Motril

El incendio de Los Guájares sigue activo y aún sin control, con el viento como enemigo. Se ha complicado aún más en las últimas horas, dado que las llamas siguen ganando terreno. Trabajan en la zona 23 medios aéreos y un gran dispositivo humano con más de 250 bomberos forestales.

El INFOCA sigue trabajando en los flancos este y oeste para controlar el incendio que afecta a las sierra de Los Guájares, Las Albuñuelas y Pinos del Valle.

En toda la zona trabaja durante toda la mañana un amplio dispositivo en tierra apoyado desde el aire por nada menos que 23 helicópteros y aviones. Las llamas están quemando más de 2.000 hectáreas con algunos cultivos de aguacates afectados, y amplias zonas de matorral y, sobre todo, pinar. La orografía, con pronunciadas pendientes y riesgo de rodamientos, junto al errático viento está complicando las labores para sofocar las llamas.

Los vecinos de la localidad observan este fuego que "destruye" su sierra con "pena e impotencia" y desde el Ayuntamiento acaban de informar a través de las redes sociales que se suspende la XII CXM Valle de los Guájares. "El estado anímico del municipio de Los Guájares no es el ideal para poder realizar esta fiesta de la montaña entre los participantes, voluntarios y vecinos", reza el mensaje.

El fuego llegó a estar "casi liquidado" anoche, pero el viento cambiante y en ocasiones peligroso, fue avivando todo lo que se había logrado apagar, de modo que los efectivos trabajan este viernes para intentar controlar las llamas con un dispositivo que se ha ido reforzando conforme ha avanzado la mañana, marcado por la incorporación de medios aéreos --ya son 21 de extinción, uno coordinación y otro de mando-- y de numerosos efectivos terrestres que deben luchar contra las llamas a la vez que extreman la preocupación dada la difícil orografía.

Se trata de una zona con pronunciadas pendientes y riesgo de rodamientos que pueden poner en peligro la integridad física de los bomberos, los cuales deben trabajar con este riesgo añadido. El viento errático y caprichoso, con rachas de entre 25 y 35 kilómetros por hora de media, también está dificultando el control de las llamas, aunque afortunadamente la boina de humo que este viernes rodeaba al incendio se ha disipado y los medios aéreos están pudiendo operar con normalidad.

Se espera un cambio de viento con componente S-SE, lo que motiva el traslado del Puesto de Mando a Albuñuelas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad