Gastro

Viñero hasta Las Banderas

La mítica taberna del gaditano barrio de La Viña, con 140 años de historia, reabre con nueva dirección y el mismo sabor tras permanecer tres décadas cerrada

Entrevista con Antonio Hernádez Rodicio, copropietario de Las Banderas

11:37

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1667560627132/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cádiz

Cuando se cumplían treinta años de su cierre, unas declaraciones en el Diario de Cádiz de la familia propietaria del local, dejando abierta la posibilidad de un acuerdo con alguien interesado, lo precipitó todo. Andaban entonces los compañeros Antonio Hernández Rodicio y Fernando Pérez rondando la idea de "abrir algo con alma", cuando ante sus ojos lo vieron clarísimo. Apenas establecieron el contacto, se dieron la mano con la familia de Jesús Díaz, Jesús el de Las Banderas, fallecido en 2015 a los 82 años, y con posterioridad se incorporaron otros dos socios más, Óscar González y Javier Juárez.

El barrio de La Viña recuperaba así uno de sus establecimientos clásicos. Fundado en 1892, llevaba tres décadas clausurado. En pleno corazón del barrio, haciendo esquina entre la calle José Cubiles y la antigua de San Pablo, el local permanecía vacía desde entonces, con el consiguiente deterioro. En el año y medio que ha transcurrido desde que se firmó el acuerdo, la nueva propiedad ha venido trabajando con ilusión, mimo y esmero para mantener toda la esencia del bar de siempre, pero incorporando una propuesta lo más atractiva posible y adaptada a los tiempos.

Detalle del interior del recuperado bar Las Banderas

Detalle del interior del recuperado bar Las Banderas / cadena ser

Así, una de las tabernas más antiguas de Cádiz reabría con el mismo nombre, Las Banderas, este pasado miércoles 2 de noviembre. Con la vocación de volver a ser sede de las tertulias taurinas, carnavaleras, deportivas y cofrades, la nueva propiedad ha restaurado la barra de inspiración modernista de azulejos amarillos y verdes que han debido desmontar, y recuperado la tabla de mármol. Igual que el suelo hidráulico de 1920 fabricado En El Puerto, que ha sufrido un importante lavado de cara. Bajo la supervisión del estudio de arquitectura Pujol Cruz Pizarro, que ha realizado una labor puramente arqueológica, ha quedado a la vista en las paredes del interior una preciosa fábrica de ladrillo y se ha respetado el personalísimo color verde pastel caribeño de la fachada, idéntico al que lucían las gradas del viejo Carranza antes de la primera remodelación del estadio de mediados de los ochenta.

La persona que está encima del negocio es Manuel Bueno Pipi, con Jorge Ramírez como lugarteniente y un buen equipo de profesionales a su cargo.

La esquina "es perfecta", asegura Hernández Rodicio, que se muestra ilusionado con "la cada vez mayor desestacionalización del turismo en Cádiz, que presenta durante muchos días las calles llenas de ambiente". Su gran estímulo, "recuperar este espacio y devolvérselo a la ciudad con una oferta gastronómica y cultural, porque los jueves habrá actuaciones de carnaval, flamenco, jazz...".

Como el gran gourmand que es, Antonio se ha esmerado en la oferta del local, que se divide en seis bloques. Lejos de centrar todos los productos en un mismo distribuidor, ha ido a buscarlos donde sabía que estaban los mejores. Así, aunque no ha habido rincón de España que haya quedado sin explorar, su apuesta por la provincia es total. Pero para los ibéricos, ha seleccionado de Guijuelo y Jabugo las mejores cañas de lomo o el lomo de presa, y al mismo tiempo ha apostado por un espectacular chorizo de ajonegro de Cuenca. La carne mechada, el chicharrón de Jerez y hasta cien tipos de latas distintas de España y Portugal están a disposición del cliente.

Como los salazones y semisalazones de Barbate, una selección de los mejores quesos de la provincia, del resto de España y de Francia; la ensaladilla de la casa y una completa lista de montaditos. Hay también guisos diarios calientes, como la carne al toro o las papas con chocos.

Hasta cuatro cartas de vinos forman la completa bodega, con generosos de casi todas las referencias del Marco de Jerez, pero también con vinos de pasto y botas viejas propias con manzanilla, oloroso y palo cortado a granel; vinos de mesa de casi todas las denominaciones de origen españolas, pero también de Burdeos, Borgoña, algunos italianos y champán francés.

Antonio Hernández Rodicio pasaba este jueves por el espacio Abocallena, el espacio gastronómico de la Cadena SER en la provincia de Cádiz.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad