Ocio y cultura

De "Casa de la Misericordia" a "Centro Cultural la Térmica"

Inaugurada en 1.912 como orfanato hoy es un vivero de actividad cultural

culturaterapia 7 de junio

05:59

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1717751283586/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En 1912 la Diputación de Málaga inaugura la "Casa de la Misericordia de Málaga", un orfanato para "niños de la calle" decían las crónicas del momento. Un precioso edificio de estilo regionalista que diseñó el arquitecto José Novillo y terminó José Rivera Vera. La institución se dejó en manos de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul que desde el primer momento pugnó porque no solo fuera un orfanato sin más, sino que la educación fuera lo principal y eso incluía talleres de formación profesional. Llegó a tener más de 100 niños alojados en sus grandes dormitorios que reían, jugaban y aprendían entre sus patios y sus grandes pasillos. Fueron muy famosos sus talleres de imprenta, los de zapatería o los de panadería en los que se hacía el pan que la diputación necesitaba para todos los centros sociales de la provincia. importante fue Sor Teresa Prat que durante 30 años fue su directora y priora que se le ha reconocido poniendo nombre a la avenida principal donde está el centro.

En 1988 el centro se cerró como internado y estuvo funcionando como Centro Cívico hasta que en 2013 se convirtió en el magnífico centro cultural que es hoy. Pero los edificios guardan la memoria de los tiempos pasados y en sus almacenes aún quedaban bandejas, sábanas o sillas del antiguo orfanato. Con esos elementos recuperados, el artista isidoro lopez-Aparicio ha creado algunas obras de arte que son un auténtico homenaje poético a la institución. La exposición se llama "^misericordia. isidro Lopez-Aparicio(iLA)" y estará abierta hasta el 18 de octubre.

Nuestro médico cultureta José Mateos nos ha recetado hoy un abrazo de gratitud que es lo que se desprende de esta hermosa exposición de memoria de la historia de Málaga. Isidro ha utilizado las bandejas para crear todo un glosario de palabras de las que se usan para resolver conflictos. Palabras como humanidad, perdón, paciencia o ternura troqueladas en las bandejas que sirvieron para comer a los niños que tuvieron una oportunidad gracias a la misericordia de este edificio. Con las sábanas ha hecho papel en el que portar las fotos de la institución pero como le han salido unos centenares los entregarán a los niños, hoy adultos que aún viven por Málaga y que se reunirán allí mismo en fechas próximas. Es muy importante no perder la memoria de la historia de la ciudad, de las personas que han hecho esta ciudad.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00