Sociedad

El mal estado exterior del Casino de Huesca

Mal estado del Casino de Huesca

Huesca

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Huesca presenta uno de los aspectos más deplorables. El Círculo Oscense, en pleno corazón de la ciudad lleva sufriendo desde hace años la ausencia de inversiones en su parte exterior. Una falta de mantenimiento que queda en su exterior con numerosos desconchones en la pintura, peldaños rotos en la escalinata central, ausencia de farolas y decoración en mal estado. Todo un símbolo de la ciudad que no está pasando por su mejor momento. Todo lo contrario que en su parte interior donde el edificio ha mantenido parte de su esplendor tanto con la decoración como con la escalinata de entrada, vidrieras o las zonas de restauración que posee

Ya han sido varias las voces que han denunciado el mal estado que presenta la parte exterior del mismo con claras deficiencias. Y varias las actuaciones que han tenido que realizar los bomberos para quitar pináculos de los torreones al encontrarse en mal estado.

Una imagen de dejadez que también se nota la parte delantera del inmueble municipal declarado BIC (Bien de Interés Cultural) en 2007 como “un bien relevante de la arquitectura aragonesa” y al que la falta toda una hilera de farolas en uno de sus lados. Un edificio carismático que es visitado por todos los grupos de turistas que acuden a la capital oscense y que no presenta su mejor imagen exterior.

En su interior si que se han realizado varias actuaciones donde se ha coservador, mantenido y mejorado su estado tanto en las zonas de restauración como en su entrada principal con una gran escalinata, balaustrado y vidrieras que conservan el esplendor de su creación a principios de 1900.

Historia del Casino

Construido entre 1901 y 1904, el Círculo Oscense conserva su fuerza original. Atalaya y emblema de Huesca, esta joya modernista guarda el acontecer cotidiano del último siglo, acaecer de luces y sombras, de íntimas y fastuosas historias ciudadanas.

Nacido como sede del Partido Liberal, impulsó en aquel cambio de siglo el ímpetu emancipador de una burguesía ansiosa por renovar caducos sistemas. Se levantó asimismo como sede del Círculo Oscense, club social y recreativo que le da nombre, fundado en 1877. Para su sostén, abrió salas de juego, siendo conocido como el Casino.

Su diseño vanguardista, funcional y polivalente, resiste el paso del tiempo. La burguesía progresista renunció al academicismo y llamó al arquitecto catalán Ildefonso Bonells, que fundió ideas neoclásicas con las de Wagner, Gaudí, Doménech, Montaner o los Castillos del Loira. En el corazón de Huesca Es el mejor ejemplo de arquitectura modernista de esta ciudad y en él confluyen diferentes aspectos urbanos y arquitectónicos que lo convierten en un bien relevante de la arquitectura aragonesa, declarado por ello Bien de Interés Cultural.

Está compuesto por un gran cuerpo central coronado por un frontón, que en cada uno de sus laterales tiene adosado un cuerpo más pequeño y como remate de las esquinas, cuatro torreones octogonales.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00