Tribunales

"Sois todas unas guarras, hijas de puta": acepta seis años de cárcel por agredir sexualmente a una mujer y abusar de otras dos

El condenado también tendrá en vigor una orden de alejamiento de 300 metros durante siete años sobre la víctima y libertad vigilada durante seis

"Cuando te la meta ya verás cómo te tiemblan las piernas", le dijo a una de las abusadas. / Getty Images

Asturias

Un hombre de 47 años ha aceptado seis años de cárcel tras reconocer que agredió sexualmente a una mujer en el baño de un centro comercial, intentó abusar de otras dos -una en los servicios de la estación de autobuses y la segunda en la calle- y fotografió los glúteos de una menor de 14 años en el parque de San Francisco, en Oviedo.

La Fiscalía y la defensa han alcanzado un acuerdo de conformidad ante los magistrados de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por el que el acusado ha admitido haber cometido un delito de agresión sexual, dos delitos de abuso sexual en grado de tentativa y un delito leve de coacciones. Junto al reconocimiento explícito de los hechos también ha aceptado una pena de siete años de alejamiento a menos de 300 metros de la víctima de la agresión y libertad vigilada durante seis años, tampoco podrá acercarse a la misma distancia a las dos mujeres de las que abusó durante dos años ni durante seis meses a la menor.

El acusado ha admitido que el 9 de julio de 2021, sobre las 10:45 horas, siguió a una mujer que se dirigía al baño en el centro comercial Los Prados en Oviedo que no se percató de esta circunstancia ya que llevaba puestos auriculares e iba escuchando música. Seguidamente, el procesado asomó la cabeza por debajo de la puerta y, ante la reacción de la chica de subirse el pantalón, le dijo: "Disculpa, me equivoqué", aunque volvió poco después y por el mismo sitio introdujo la cabeza y su brazo izquierdo. La víctima le suplicó que se marchara e incluso le dijo que le daba su teléfono y su cartera, pero según relata la Fiscalía, el acusado le contestó: "Déjame tocarte, solo quiero tocarte. Si no, tendré que saltar y entrar en el baño”, lo que provocó en la víctima un estado de temor y nerviosismo que hizo que se acercara a la puerta, aprovechando el procesado para introducirle dos dedos en la vagina.

A continuación, el acusado comenzó a gritar: "Sois todas unas guarras, hijas de puta", agarrando a la mujer del pie derecho, lo que hizo que se desequilibrara y cayera al suelo, golpeándose la cabeza contra el inodoro, mientras el procesado continuaba diciéndole: "Solo quiero darte una cachetada, si me dejas, me voy". El procesado salió apresuradamente del baño ante la llegada de una vigilante de seguridad que acudió en ayuda de la mujer alertada por una clienta.

Al día siguiente, el acusado siguió hasta el baño de la estación de autobuses de Oviedo detrás de otra mujer y, tras intentar sin éxito abrir la puerta del aseo, introdujo su cabeza por debajo, lo que provocó que ésta comenzara a gritar, alertando así a la limpiadora y a otra señora que en ese momento entraba en los baños.

El acusado también ha reconocido que siguió a una mujer que caminaba por la calle Arzobispo Guisasola, de Oviedo y al llegar a la calle Ramón y Cajal la adelantó y le dijo: "Cuando te la meta ya verás cómo te tiemblan las piernas". La mujer, presa de gran nerviosismo, llamó por teléfono a su madre, se refugió en una zapatería de la calle Nueve de Mayo y la empleada del establecimiento llamó a la Policía, que lo localizó en la calle. Finalmente, el 31 de julio comenzó a seguir desde el parque San Francisco hasta la Plaza de España a una menor a la que fotografió los glúteos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad