Fútbol

El Sporting ve truncada su racha pero confirma su cambio (3-2)

Los rojiblancos volvieron a mostrar una imagen muy ambiciosa pero pagaron su falta de pegada y su peor tarde en defensa ante su 'verdugo' José Alberto López

Pascanu y Rober Pier lamentan uno de los goles encajados por el Sporting en El Sardinero. / LaLiga

¡Cómo ha cambiado este Sporting! Y, salga mejor o peor, ¡cómo se agradece! Aunque a veces salga cruz, como sucedió en Santander este sábado. El partido fue un espectáculo muy divertido para el espectador, aunque seguro que no tanto para los entrenadores. Especialmente para Miguel Ángel Ramírez, que ha logrado darle al equipo un espíritu ambicioso y vertical, pero que en la moneda al aire del fútbol esta vez vio cómo la moneda caía del lado no deseado. Curiosamente, el día que el Sporting logró marcar dos goles fuera de casa, perdió. Y lo hizo porque no aprovechó otras muy claras que tuvo y porque en defensa, esta vez, sí patinó. Mucho más contento, aunque seguro que con mucho que analizar, se fue José Alberto López, que como entrenador del Racing le sigue teniendo tomada la medida a su exequipo.

Cuesta creer que un equipo que genera tanto en ataque como hizo el Sporting en Santander acabe perdiendo el encuentro. Pero los errores defensivos, en una mala tarde especialmente de Róber Pier, y la falta de gol de toda su delantera (salvo el renacido Gaspar Campos) le pasó factura en un partido de ida y vuelta, que fue un espectáculo por el fenomenal ambiente (más de 4.000 sportinguistas en la grada de El Sardinero) y por la vocación ofensiva de los dos equipos. Unos se fueron más contentos que otros, pero nadie se aburrió.

El Sporting tiene esta temporada un jugador que, definitivamente, lo cambia todo. Hassan es un futbolista diferencial, que impulsa a su equipo, que vuelve loco al contrario, que genera, que emociona a la grada. En El Sardinero fue un martillo pilón, cada vez con más confianza, aunque no lo puede tener todo: le falta gol. Él y Djuka dispusieron de sendos mano a mano con el portero que hubieran podido cambiar el partido.

Gol precisamente es lo que tuvo Ekain, que fue una pesadilla para la defensa del Sporting. Y cuando el equipo gijones mejor estaba, cuando generaba más peligro, él fue el autor del primer gol racinguista, después de una mala entrega de Róber Pier, que no acertó en su pase a Roque Mesa. Con el Sporting descolocado, Yáñez logró sacar el primer tiro de Íñigo Vicente pero no el segundo de Ekain.

Otero y Campuzano, trabajadores como siempre pero con poco mordiente, no encontraban la forma de generar peligro a la portería racinguista. Así que tuvo que aparecer un jugador con colmillo: el letal Gaspar Campos. Hassan recibió de Nacho Méndez, regateó a los dos defensas que tenía encima y su centro, con la caña, lo aprovechó el ex del Burgos para empatar el encuentro.

Los rifirrafes propios de un partido tan intenso (que ya se tuvo que interrumpir durante un largo rato al principio por el enorme susto de ver a Aranda caer desplomado al césped por un cabezazo) bajaron el ritmo del partido. Íñigo Vicente montó un circo intolerable para intentar, sin éxito, sacar del partido o de quicio a Roque Mesa. El partido parecía enfangarse.

Antes del descanso Hassan tuvo la oportunidad de oro para adelantar al Sporting: Juan Otero, con mucha visión, dejó pasar el balón pero el egipcio no confió en su pierna derecha y su zurdazo no fue acertado.

Salió mejor el Racing tras el descanso y, en poco más de dos minutos, logró ponerse por delante. Un disparo a bocajarro de Peque, ajustado al larguero, pilló por sorpresa a Rubén Yáñez.

Pasó momentos de apuro entonces el Sporting, con Ekain volviendo loca a la defensa. Ramírez actuó: triple cambio. Entraron Guille Rosas, Christian Rivera y Uros Djurdjevic por Pascanu, Roque Mesa y Campuzano. Los cambios mejoraron al equipo, que empezó a llegar más al área rival. Ese dominio se materializó en el segundo gol de Gaspar, un impecable remate de cabeza tras otro centro de Hassan.

El Sporting no se conformaba con el empate. Se fue a por el cuarto gol. Lo intentaron Hassan, Christian Rivera, Juan Otero.... Y sobre todo la tuvo Djuka, al que no le podía fallar el mano a mano de cada partido con el portero, en el que últimamente siempre ganan los guardametas. Fue otra ocasión clarísima. Recuperar a Djuka o encontrar alternativas para el gol, se diga lo que se diga desde dentro, es la gran asignatura pendiente.

En el otro área, Ekain seguía siendo un elemento perturbador para la defensa del Sporting. Se anticipaba en cada remate, se desmarcaba con facilidad. Y así, a ocho minutos para el 90, se aprovechó de otro desajuste defensivo y de un error de posicionamiento de Cote para marcar el tercero y hundir las aspiraciones del Sporting, que todavía lo intentaría en los últimos finales con un buen pase atrás de Djuka con la zurda (noticia) que no supo aprovechar otro de los jugadores al que es urgente recuperar: Fran Villalba.

Derrota honrosa y por ello quizás un poco más dolorosa de un Sporting cuyo cambio se agradece pero que tiene cosas que pulir, en defensa y en ataque, para que el paso adelante impulsado por Ramírez no le suponga un peaje demasiado caro. La apuesta se agradece pero hay que afinarla.

David González

David González

Vinculado a SER Gijón desde 1998. Director de SER Deportivos Gijón y voz de los partidos del Sporting...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00