Opinión

Detrás están las personas

Santa Cruz de Tenerife

En el caso que nos ocupa sobran, e hieren, las palabras, y duelen los números de la fatalidad inherentes al incumplimiento de la Ley de Dependencia en Canarias.

Cuando nuestros políticos se vienen arriba y creen en el vigor que le generan sus  cargos, se descuelgan con la afirmación de que detrás de los números de cada expediente que se agolpan en el tránsito administrativo no existen sólo cifras, sino que se está hablando de personas.

La frase les queda niquelada ante auditorios y en los titulares de los medios de comunicación, pero lo cierto es que la realidad la destiñe, la oxida y la taladra hasta convertirla en una suma de palabras huecas.

Y eso es lo que ha vuelto a pasar con el nuevo fallecimiento de una persona a la que se le ha ido la vida en la espera de acceder a la condición de perceptora de los hipotéticos derechos de la Ley de Dependencia en Canarias.

Hoy en la antena de Radio Club Tenerife volverán a escuchar el enésimo testimonio de una voz queda, compartiendo la impotencia resignada de una hija lamentando el fallecimiento de su madre, que pasa a engrosar la lista de las cifras sin rostro que engrosan el largo listado de incumplimientos de la referida ley que se le hizo creer a los ciudadanos que era un derecho tangible e indiscutible.

Cuando menos, confío en que los que otrora no eran casta no vuelvan a repetir que detrás de un número existe el rostro de una persona.

Eso sí, siempre quedará el recurso de echarle la culpa al empedrado.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad