Sociedad

Interior rectifica y admite la solicitud de asilo de dos de los polizones que llegaron sobre el timón de un barco a Canarias

Desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado esperan la revisión favorable del tercer expediente

Salvamento Marítimo ha rescatado este lunes a tres polizones subidos a la pala del timón de un petrolero que acababa de llegar a Las Palmas de Gran Canaria tras haber partido hace once días desde Lagos (Nigeria). / Salvamento Marítimo EFE

Las Palmas de Gran Canaria

El Ministerio del Interior ha notificado este lunes a última hora a la Comisión Española de Ayuda al refugiado que reconsidera su decisión sobre los tres ciudadanos de origen nigeriano que llegaron hasta la isla de Gran Canaria como polizones en el timón de un barco petrolero y admite a trámite su solicitud de asilo de dos de ellos. De momento, el caso del tercero se reexaminará en los próximos días. El cambio de criterio en el reexamen del caso se ha comunicado a los dos solicitantes cuyo expediente estaba más avanzado apenas unas horas después de que se denegara en primera instancia el asilo a los tres.

Más información

Desde la delegación de Canarias de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado han celebrado la admisión ha trámite del expediente de dos de las tres personas que fueron descubiertas a bordo de la pala del timón del petrolero una vez que llegaron al Puerto de La Luz y de Las Palmas en la isla de Gran Canaria. "Durante este lunes se solicitó y se realizó el reexamen de la solicitud de protección internacional que fue inicialmente denegada", recuerda su portavoz, Juan Carlos Lorenzo. "A última hora del martes se notificó la admisión de la solicitud de asilo y, probablemente, se realizará para la tercera persona una revisión de su expediente para luego ser admitido", confía Lorenzo.

En un primer momento, el Gobierno español había decidido no admitir a trámite ninguna de las tres peticiones de asilo en la frontera por considerar que ninguno de ellos responde al perfil previsto en la legislación sobre protección internacional.

En un documento, Acnur recuerda a España que la jurisprudencia del Tribunal Supremo en supuestos como este le obliga a ser "proactiva" al examinar las circunstancias especiales a las que se refiere el artículo 46.3 de la ley del Derecho de Asilo, el que habilita la excepción humanitaria.

El organismo también subraya que es algo que los letrados de la ONG Caminando Fronteras y el Secretariado de Migraciones del Obispado de Canarias han planteado en nombre del ciudadano nigeriano al que representan, por lo que aconseja al Gobierno español adoptar "incluso de oficio" un trato "diferenciado" a este solicitante, "adecuado a sus circunstancias de especial vulnerabilidad".

Doce días sin comida a bordo del timón de un barco

Según pudieron constatar los medios de rescate una vez localizados a bordo del timón del barco hace más de una semana, los tres hombres permanecían sentados encima de este elemento del buque con síntomas de hipotermia moderada y también deshidratación después de un viaje de doce días sin comida. Una vez detectados, fueron trasladados hasta el Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria desde donde recibieron las primeras atenciones médicas. Una vez revisado su estado de salud, fueron trasladados hasta los dos hospitales de referencia de la capital de la isla: dos de ellos al Hospital Doctor Negrín, mientras que un tercero ha sido trasladado hasta el Hospital Insular de Gran Canaria.

El petrolero partidó desde Nigeria según consta en los registros de Salvamento Marítimo. A ese país de la costa occidental del continente africano lo separan 1658 kilómetros de distancia en línea recta hasta la isla de Gran Canaria.

Un viaje habitual y muy arriesgado

Fuentes de Salvamento Marítimo reconocen que esta manera de tratar de llegar al continente europeo es más habitual de lo que parece, aunque lamentan que muchos de ellos no terminan de conseguir su objetivo. La zona del barco en la que arriesgan su vida para llegar hasta el suelo europeo oscila entre cinco y seis metros según el peso del interior del buque.

Cuando estos no están especialmente cargados, desde Salvamento aseguran que es entonces cuando se arriegan la vida para colocarse entre este elemento y el hueco que conecta esta pieza con el barco, aunque no con su interior. "Es una locura", aseguran trabajadores de este organismo del Estado porque, a pesar de no siempre están en contacto con el agua, el mal estado del mar durante la travesía y las olas pueden sobrepasar este elemento poniendo en grave riesgo la vida de quienes se lanzan desesperadamente a viajar de esta manera.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad