Opinión

El que no se ha escondido, tiempo ha tenido

COMENTARIO CASTAÑEDA 24 ENERO

03:12

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674550157377/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Santa Cruz de Tenerife

Ya lo dice el juego infantil del escondite: "El que no se ha escondido, tiempo ha tenido". Así que ya saben que deben estar al loro cada vez que se presente un proyecto público con el que discrepen para presentar recursos y alegaciones. Porque si no recurres en su momento, tendrás que atenerte a lo de “conejo huido, palos a la madriguera".

Con las frases anteriores, intento que venga al caso la sorpresiva aparición de los activistas en Fitur desdiciendo los encantos turísticos que allí se exponían con el objetivo de la captación de más visitantes para nuestra tierra.

La aparición de los beligerantes exclusivamente armados con la voz en alto y algunas pancartas, debe invitarnos a reflexionar y preguntarnos qué está pasando para que los denominados activistas se hayan convertido en los últimos tiempos protagonistas de diversas protestas de destacado nivel.

Con certeza, estimo que se puede afirmar que no estamos en una situación ni siquiera próxima a la denominada turismofobia, pero que además de la preocupación medioambientalista, sí existe una especie de parcial distanciamiento social  respecto al sector turístico.

En etapas de crisis los estados de ánimo se enervan pero, por encima de las actitudes apasionadas, debe prevalecer la serenidad necesaria para convertir en realidad progresiva una palabra que está en boca de todos y que no es otra que la tan mentada sostenibilidad.

Yo no estoy capacitado para sugerir nada en el mapa de la discordia del modelo turístico a desarrollar de cara al futuro, o en lo concerniente a los cambios que el mismo precisa que sean realizados de manera inmediata.

Pero creo que dejar en el almanaque del olvido las sonoras protestas que se están produciendo es un error, porque los cambios que nos han traído los nuevos tiempos vienen marcados por el deseo de participar y de pronunciarse de las nuevas generaciones en la planificación de nuestro territorio y en el debate sobre el modelo turístico a seguir.

El diálogo es la mejor forma de cimentar las bases de la convivencia pacífica. De ahí, que me haya alegrado un montón una notificación personal remitida por un empresario que, sin que se le hinchara la vena del cogote, venía a decirme que coincide con los activistas en la necesidad de revisar el modelo territorial para ir a una economía sostenible, sin perder empleo, y plantear una ley de residencia que evite la llegada sistemática y  masiva de personas a residir en Canarias.

El citado empresario discrepa en otros planteamientos con los denominados activistas, pero cuenta con una sensibilidad medioambiental extraordinaria que abre puentes de entendimiento con los discrepantes, mucho más cuando han manifestado que no están contra el turismo, pero sí contra el modelo tradicional de su desarrollo y sus consecuencias negativas.

Una vez más, procede hacer un llamamiento a una planificación ambiciosa y sostenible en la que participen todos los que tienen algo que aportar al respecto.

Jugar a guardar en una gaveta esta cuestión es propiciar la fermentación de conflictos progresivamente más duros y radicales.

El que no se ha escondido, tiempo ha tenido.

Martes, 24 de enero. Buenos días, La Palma. Buenos días, Tenerife.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad